SELECTRONIC-GAL

Selectronic.gal, la letra de la electrónica gallega

 

 

La mayor sorpresa de la pasada edición del Sónar Galicia no fue ninguna de sus actuaciones, aunque Fluzo arrasara y dejara bien claro el estado de la escena musical de esta Comunidad Autónoma. No. La mayor sorpresa llegó en forma de libro del que casi nadie sabía nada: selectronic.gal es el primer volumen dedicado a glosar la electrónica gallega desde su alborada. Entre Soeadade Noia y Carlos Amado idearon y dieron forma a un libro imprescindible, aunque sólo sea por su singularidad. El segundo de ellos nos lo presenta.

 

¿De dónde nace la iniciativa del libro? ¿De los autores? ¿Es un encargo del Xacobeo? ¿Era una idea que ya existía y se pensó aprovechar el Sónar para llevarla a cabo?

– El proyecto Selectronic.gal nace de la emoción suscitada por el anuncio de la primera edición del Sónar Galicia en A Coruña.  En la rueda de prensa de la presentación del festival en febrero tuvimos la oportunidad de exponer este proyecto a Ricard Robles y a Ignacio Santos, a los que les gustó y apoyaron de inmediato. Se trataba de elaborar la guía Selectronic.gal, un trabajo ya ideado, ahora pensado para distribuir en edición promocional, recopilando el grueso del corpus creativo local asociado a nuevos recursos instrumentales. El objetivo de este proyecto era demostrar que Galicia tiene algo que ofrecer fuera, en lo referido a nuevos esquemas productivos. Creemos que este objetivo se ha cumplido y la demostración existe como obra impresa.

 

¿Cuáles fueron las premisas a la hora de hacerlo?

– Imparcialidad, rigor, calidad narrativa, encauzamiento de hechos aparentemente aislados y valoración contrastada de las propuestas. Estas fueron algunas de las principales premisas, pero también se tuvieron en cuenta las características propias de una fenomenología idiosincrásica que estaba necesitando darse más a conocer. Por eso se puede decir que la principal premisa a la hora de elaborar los contenidos de Selectronic.gal ha sido la condensación informativa para poder llegar a la gente cumpliendo una función referencial y buscando la vertebración social de un hecho cultural.

 

¿Cuál es la relación vuestra (de los autores) con la música electrónica?

– Absolutamente desprejuiciada. Nos gusta la música y nos relacionamos con ella según la intensidad con la que nos llega, dependiendo más de su capacidad comunicativa de emociones y valores estéticos que de los formatos en los que se ejecuta.

 

¿Cómo se repartió el trabajo entre los dos autores? ¿Algún problema?

– En realidad fue un trabajo de equipo colectivo desarrollado sobre un proyecto diseñado por mí. La compilación de datos se desarrolla conjuntamente con Soedade Noia y los textos fueron elaborados a partir de una puesta en común de los datos compilados. El único problema -hándicap- fue que casi nos enamoramos haciendo este trabajo. Je je, fuera bromas fue una relación muy agradable, hasta que Soedade tuvo que emigrar a Marruecos. Ahí es cuando entra en acción Erika Leal, con un entregado trabajo de documentación fotográfica y de revisión de apuntes de última hora, hecho que permite a Manolo Martínez y al equipo de Signum hacer un magnífico trabajo de maquetación en un tiempo record.

 

¿Hasta qué punto colaboraron los protagonistas del libro?

– Con mucho interés y dando facilidades para acceder a información, música y fotos. El proyecto tuvo una acogida muy cálida entre los protagonistas, que se revelaron como buenos informantes en la mayor parte de los casos solicitados.

 

¿Cómo se decidió el reparto de los grupos entre los distintos epígrafes?

– Atendiendo a los propios criterios estructurales del volumen: primeramente bajo un tamiz histórico, a continuación referenciando sus ubicaciones geográficas y, finalmente, atendiendo a sus rasgos estilísticos.

 

¿Quién fue el encargado de hurgar en los antecedentes de la música electrónica gallega? ¿Era algo que ya conocíais o hubo que indagar y trabajar esa parte?

– Los antecedentes explorados, básicamente a partir de los años setenta forman parte de nuestra relación con el mundo musical y de nuestra experiencia personal, así como su relato forma parte de una aproximación emotiva a nuestra historia cultural reciente, complementada con investigaciones ulteriores.

 

¿Cómo llegasteis hasta el “Trazado electrónico do Camiño”?

               – Buscando los puntos de conexión en los tramos gallegos del Camiño de Santiago desde los que se propagan propuestas electrónicas con criterio o compromiso, contribuyendo a la consolidación de la escena.

 

¿Cuál es el objetivo que os habéis propuesto con el libro?

– Aproximar una experiencia periférica de creatividad colectiva a un país que, en su mayor parte, la desconoce y que, en general, no la estima ni en su riqueza ni en su variedad.

 

¿A quién pensáis que debe llegar y con qué repercusión os sentiríais satisfechos? ¿No pensáis que no se le está dando la difusión que debiera? Por ejemplo, podría haberse regalado con la entrada del Sónar o venderlo a un precio muy asequible.

– Como cualquier obra de divulgación pensamos que debería llegar al mayor número de gente interesada. La difusión fue pensada para medios especializados acreditados en los principales festivales gallegos. Ya se facilitaron ejemplares para distribuir entre profesionales y artistas en el Sónar Barcelona, en el Sónar Galicia, en el Fresh Weekend de Culleredo, en el Vigo Transforma y tengo entendido que en Cultura Quente también. A finales de verano se editará en la red para que se pueda bajar libremente.

 

 

 

¿Cómo se puede conseguir el libro?

– De momento, mientras queden ejemplares lo seguirán distribuyendo en los festivales que designen sus editores. La gente que esté interesada en conseguir una copia debe ponerse en contacto con el Servicio de Publicaciones del Xacobeo y solicitarla a modo personal, pero se está acabando ya que la tirada fue sólo de mil copias.

 

Curioso que después de sólo dos libros en 50 años de música pop gallega (Rock and grelos, Rock Bravú), este año, en un mismo mes, hayan aparecido dos (el otro sería 50 anos de pop, rock e malditismo). ¿Casualidad, síntoma de que algo está cambiando…?

– Esperemos que algo cambie, aunque la crisis editorial no pronostica un futuro muy prometedor para este tipo de publicaciones e iniciativas. Aunque la situación no parezca mejorar estamos seguros de que va a haber muchas sorpresas.

 

Por cierto, ¿estuvisteis en el Sónar? Si es así, ¿qué os pareció?

               – El Sónar Galicia nos pareció una maravilla y un sueño realizado, después de tantos años teniendo que emigrar a Barcelona para poder asistir. Con todo, está claro que el nivel no es el mismo, pero la semilla ha sido plantada y ahora hay que esperar a que vaya creciendo y que se consolide. Deberían corregir alguna cosa, como el infumable sonido del Sónar Village, pero el festival debería quedarse entre nosotros.

 

También, ¿qué fue lo que más os gustó y lo que os decepcionó?

– Blixa Bargeld y Alva Noto, Fluzo, Air, Flying Lotus… La mayor decepción fue el pésimo sonido que tuvieron todos los artistas que actuaron en el Sónar Village, especialmente notorio en los casos de Kid Koala, Laurent Garnier y Sasha.

 

¿Cuáles son para vosotros los discos clave de la electrónica gallega? ¿Y vuestros artistas favoritos de esta escena?

– A diferencia del pop o del rock, la mayor parte de la producción en estos ámbitos no se refleja tanto en clásicos discos de larga duración sino en temas sueltos o EPs, y en sesiones en el caso de los selectores. Nuestros artistas favoritos son todos aquellos que se deciden a romper barreras y a personalizar propuestas, como pudieron ser en su día Prozack o Estereocéano. Actualmente existen claves muy valiosas en distintos frentes, sobre todo en los apartados de innovación relacionados con nuevos estilos electrónicos y mestizajes. Destacamos artistas como los del colectivo Arkestra y de labels como Trescatorce, o avanzadillas de pop electrónico como 6pm, Mequetrefe o Emilio José o el hip hop maquinerista de Fluzo. La verdad es que hay mucha calidad en esta escena y no hay demasiadas cosas pero mucho de lo que hay tiene un gran valor.

 

¿Y cuál es vuestra visión? ¿Está a nivel de otras, fue mayor en otros tiempos, faltan infraestructuras…?

– Es una escena en crecimiento que necesita aún hacerse fuerte y creer más en su trabajo. Faltan infraestructuras y profesionalización, pero se camina en una buena dirección y existen entidades concretas como el caso de Sinsal que en su evolución han conseguido dotar a sus propuestas promocionales de un sello personal de gran calidad.

 

Finalmente, ¿cuál fue la mejor anécdota relacionada con la elaboración de este libro?

– Llevábamos dos cajas de libros para el Sónar y los de seguridad nos preguntaron si eran las pizzas que habían encargado Laurent Garnier y su equipo. Cuando vieron que eran libros, no nos querían dejar pasar.

 

 

{youtube}HCVtOIq1EBk{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *