SEARCHING FOR SUGAR MAN

Searching for Sugar Man, la resurrección de un músico olvidado

 

 

Una de las historias más insólitas del rock underground de la década de los años 70, la historia de un oscuro LP de debut  de un  cantautor de Detroit llamado Rodríguez que se convirtió en una fuente de esperanza e inspiración para el movimiento anti-apartheid en Sudáfrica, se convirtió en 2012 en el documental del año, obteniendo el Óscar al mejor documental después de ser la gran sorpresa de los festivales de cine de Tribeca y Sundance.

 

Dirigida por Malik Bendjelloul, Searching for Sugar Man cuenta una historia que comienza con el lanzamiento del álbum debut de Rodríguez, Cold Fact, en 1970. Los productores Dennis Coffey y Mike Theodore, ambos de la ciudad de Detroit, habían descubierto a Rodríguez a finales de los años 60 en un bar local y se habían quedado impactados por sus composiciones dylanescas calificadas por la revista Rolling Stone como “un ejemplo notable del soul hippie de Michigan”.

 

Artista carismático y misterioso detrás de sus gafas de sol, Rodríguez había atraído un gran número de seguidores locales y era un verdadero héroe popular en el sentido más puro. Sin embargo, el disco no tuvo éxito comercial y, a pesar de la publicación de un segundo LP, Rodríguez se perdió en la oscuridad. Los rumores sobre su destino se exageraron totalmente, con historias sobre un suicidio horrible en el escenario que incluía la auto-inmolación debido a una  depresión galopante.

 

Mientras tanto, el LP había dado la vuelta al mundo hasta Sudáfrica (y, también, Australia), donde el gobierno represivo lo había prohibido. Las copias fueron pirateadas y distribuidas, y Rodríguez se convirtió sin darse cuenta en la banda sonora de una emergente juventud africana en la era del apartheid, cuyo movimiento de resistencia adoptó Cold Fact como su grito de guerra. Durante las siguientes dos décadas, Rodríguez se convirtió en un nombre familiar en el país.

 

Tras encontrarlo en Detroit, Bendjelloul decidió contar la emocionante historia de la búsqueda de Rodríguez por parte de dos fans sudafricanos y todo lo que ello supuso para todos los que participaron en ello, convirtiéndola en una película edificante y absolutamente recomendable que habla de la esperanza, la inspiración y el poder de la música. Parece ficción, pero es la más pura realidad.

 

 

 

(Dentro del Monopol Music Festival que se desarrolla dentro del Festival de Cine de Las Palmas esta semana, hoy se proyecta la película Searching for Sugar Man)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *