SANTIAGO DELGADO Y LOS RUNAWAY LOVERS

Santiago Delgado y los Runaway Lovers bailan el loco twist

 


 

Santiago Delgado tocó el bajo en Gacela Thompson e hizo cuatro maquetas caseras a su nombre entre 1999 y 2003. Igor y Gorka tocaban en un grupo juntos, Los Friday Golfos, y ahora ambos tienen otras aventuras musicales: Igor canta en un nuevo  grupo y Gorka es el batería de Los Reverendos. Juanjo no tenía antecedentes en otros grupos, aunque en su currículo destaca por ser el letrista de “Gonna Burn this Town” de los Boogie Punkers. Según Santiago Delgado era sólo una frase, pero… ¡qué frase! Los cuatro forman Santiago Delgado y los Runaway Lovers que acaban de editar su primer álbum, Por amor al rock’n’roll.

Hace tiempo que os vengo siguiendo y esperaba ya vuestro debut. ¿Por qué ha pasado tanto desde la edición del EP “Canta el rock en la cara del DJ” en 2007?  

– Puede ser debido a que me gusta grabar las canciones en tandas de cuatro, dejar pasar un tiempo y volver a grabar otras cuatro. Esto hace que todo sea más lento pero grabas las canciones con la mentalidad de grabar un EP y esto me gusta mucho. Además, creo que de esta manera la selección de canciones es más acertada.


Yo diría más: como un fanático de la música que eres desde hace muchos años, ¿tuviste siempre la intención de editar un disco algún día? Si era así, ¿por qué no pudo ser antes?

– Primero, porque nunca creí que pudiese cantar, y lo hice. Segundo, nunca creí que compondría una canción buena, y creo que ya lo he hecho, aunque las quiero componer mejores. Tercero, porque me creí que podía llegar a ser un virtuoso con la guitarra, pero la realidad me puso en mi lugar: puedo tocar la guitarra rítmica y poco más. Y, cuarto, porque después de enterarme de que no podría ser un virtuoso de la guitarra, pensé que podría ser un grandísimo bajista… y otra vez me equivoqué. Todo eso frena bastante. Aparte, me gusta sentirme respaldado y en esto me han ayudado mucho los Runaway Lovers.


Has sido locutor de radio, ¿no? ¿Qué otra relación con la música directa o indirecta antes de este primer álbum?

– Sí, Juanjo y yo somos unos locos de la radio. Hemos hecho nuestros pinitos. Ahora no ejercemos pero nos encantaría hacer radio. También te diré que cuando más he disfrutado escuchando música es cuando no sabía tocar ningún instrumento, ni estaba metido en nada musical, ahora disfruto de la música pero de otra manera.


Tus gustos son muy variados. Sin embargo el disco se mueve en los parámetros del rock’n’roll, doo-woop, twist, surf… Todo lleva a los 50. ¿Era lo más sencillo, lo que más os emociona, la base de todo…?

– Lo importante son las canciones. Las canciones mandan. Y tienes razón, mis gustos son muy variados, pero a la hora de componer  lo que me sale es básicamente pop y rock´n´roll clásico.

No queda duda con el título, Por amor al rock’n’roll. ¿Hubo algún otro o estaba muy claro?

– El título se debe en gran parte a Ruta 66. Pensábamos llamar el disco Santiago Delgado y los Runaway Lovers bailan el loco twist, pero una tarde, revisando antiguos números de la revista, vi una reseña de un disco de Robert Gordon y lo vi clarísimo. ¡Ya teníamos título! El titulo de Robert Gordon es All for the Love of Rock´n´roll y nosotros cantamos una frase parecida en la canción “Runaway Lover”. Así que el disco se quedó con su nombre definitivo Por amor al rock’n’roll.

 
Y ya que siempre sale el nombre de Jonathan Richman y que vosotros lo ponéis como referencia, ¿hay otros nombres que a la gente se le pasa al hablar de vosotros y que creéis también tienen que ver con el grupo?

– Sí, el genio de Ben Vaughn, el carisma de Adriano Celentano, la melosidad de Ricky Nelson, los maestros Beach Boys, todo de Ramones, la emotividad de Del Shannon, los coros de Dion y los Belmonts, esos subidones vocales de Roy Orbison, el swing de Nat King Cole, los  años 80 españoles representados, por ejemplo, en Los Gatillos o Los Coyotes, y, por supuesto, el gran Charlie Misterio y el único e inimitable Malcom Scarpa.  

“Runaway Lover” está dedicado a uno de vuestros primeros componentes, Dani Crazy Cutter, ¿no?

– Pero la canción es anterior. Creo que no se hizo pensando en él, aunque supongo que se le puede aplicar al caso. Dani Crazy Cutter era corista, luego le sustituyo Igor Martínez. La historia es ésta: esa canción fue la primera que escribí para los Runaway Lovers y en ese momento éramos Juanjo Ibarra y Dani Crazy Cutter, coros, y yo, guitarra y voz. Estuvimos juntos más o menos año y medio, hasta que Dani dejó el grupo. Le sustituyó Igor Martínez, que posteriormente trajo a Gorka Mirantes del brazo para tocar la percusión. El caso es que después de unos meses, Dani Crazy Cutter murió, lo que fue un palo para todo el rockerío bilbaíno y de los alrededores. Dani era un tío muy querido: era peluquero y se ponía en algunas fiestas de la asociación Northern Rockers a cortar el pelo a los rockers. La verdad es que como peluquero rocker era muy bueno. Así que cuando grabamos “Runaway Lover”, lo vimos claro: esa canción tenía que estar dedicada a Dani Crazy Cutter.


Muy buena la etiqueta ye-yé-du-duá. ¿Es mejor darles el trabajo hecho a los periodistas antes de que os pongan otra cosa que no os guste o con lo que no tenéis nada que ver?

– Me has pillado a la primera y no tengo excusa. De todas maneras, creo que las etiquetas te cierran más puertas que las que te abren.

 


 

Vuestro sonido es acústico. ¿Es algo irrenunciable, como base del sonido…?

– No es irrenunciable, es sólo una manera de trabajar. Creo que este formato es muy bueno porque tienes que dar forzosamente importancia a ciertos aspectos de la música como la emoción… En definitiva, tienes que hacer magia.


Lo que sí parece irrenunciable es que vuestras canciones tienen que tener un componente festivo, ¿no? ¿Es lo que más os motiva a la hora de componer?

– Las canciones salen porque sí, y nunca sabes por qué, simplemente salen. Un chiste bueno mal contado puede ser muy triste… No sé si te contesto o me estoy haciendo un lío. En realidad sí creo que me motivan más las canciones alegres. Algunas canciones tristes están esperando su oportunidad en algún cajón, lo que en una canción que se llama “Las canciones escondidas” yo denomino ‘los cajones del olvido’.

 
¿Quiénes son los compositores que mejores canciones han hecho de ese tipo?

– Depende de quién escuche. Supongo que lo importante es la sensación que desprende la música cuando se interpreta. A mí el cuerpo alegre se me pone con un buen rock´n´roll, tipo Fleshtones o A-Bones, con Jonathan Richman o Ramones, pero supongo que para ti serán otros y que cada uno tiene los suyos propios.

En el disco se repiten varias canciones que ya habían aparecido en el EP u otros recopilatorios. ¿Por qué se han quedado fuera la joya pop “La playa” o la versión de “Tumbado en la pradera”?

– ¡Ah, veo que nos conoces bien! Esperemos que “La playa” quede grabada en algún disco, a todos los del grupo nos encanta… Es algo inexplicable. Cuando compones una canción estás como enamorado de ella, te parece la mejor canción que has compuesto nunca. En su día me pasó con “La playa” pero parece que el enamoramiento pasó. La versión de “Tumbado en la pradera” de los Gatillos nos permitió conocerles en Madrid. Vinieron a una fiesta de Flor de Pasión en Siroco y fueron muy amables con nosotros. Por supuesto, tocamos su canción en nuestro set. Fue muy emocionante.

 

Con la canción dedicada a Juan de Pablos y lo que él ha escrito, parece que está casi todo dicho. ¿Algo nuevo sobre él, algo que queráis añadir, algún historia curiosa…?

– Está dicho en la canción: Juan de Pablos es todo emoción. Las historias buenas son las que cuenta él en Radio 3. ¡Maestro!  Aunque no tengo muy claro si es mejor como locutor de radio o como pinchadiscos en un guateque. ¿Vosotros que opináis? Lo que sí tengo claro es que este disco no existiría sin su apoyo.

 

¿Cuántas maquetas previas grabasteis y cuántas canciones han quedado fuera del disco? ¿Hay posibilidad de recuperar alguna?

– No, no hay material sobrante de las sesiones con Saúl Santolaria en Sweet Saul Music; lo que se grabó, se editó. Hay grabaciones caseras que quizás algún día regrabemos, quién sabe…

En el disco hay versiones de The Nitemares, F.A.N.T.A. y Utopia. ¿Alguna más que hagáis en directo o que hayáis hecho en el local?

– Ahora mismo estoy maquinando una versión de Serge Gainsbourg que me tiene loco. Me siento orgulloso de las versiones a las que damos una vuelta de tuerca y también de aquellas de las que hacemos una adaptación, que no traducción, al castellano, como el “Lullubelle” de Nat King Cole, “Don´t Knock the Twist” de Chubby Checker, o el “Dark Glasses” de Billy Joe Royal: nos quedamos con el espíritu de la canción y las hacemos a nuestra manera. Eso sí, hemos hecho una barbaridad de versiones; el día que hagamos una lista nos vamos a asustar…


Ahora que hay disco de los Runaway Lovers, ¿habrá algún día disco de Santiago Delgado en solitario o todas las canciones podrían acabar siendo tocadas por el grupo?

– No lo sé. Ojalá. Hay canciones que no encajan de todo con los Runaway Lovers. A mí me gustan mucho Mose Alison, Joao Gilberto y el maestro Javier Krahe. Algunas de esas canciones las podéis ver en el myspace de Santiago Delgado. Ojalá algún día las pueda grabar…


Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota en este tiempo en el mundo de la música?

– Hay algunas pero no nos dejan en buen lugar, así que te las cuento otro día…

 

{youtube}e61vGGsNBoo{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *