SANTI CAMPOS 2005

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


 

Santi Campos, examen de conciencia

 

 

         De Castellón a Madrid. De Malconsejo a una trayectoria en solitario que se inició con Pequeños incendios y que continúa en este 2005 con Amigos imaginarios, título tomado de una canción de Ron Sexmith. Santi Campos se ha convertido en poco tiempo en uno de los mayores valedores del denostado concepto del cantautor eléctrico.

 

         Su segundo álbum en solitario ha contado con la producción de Pablo Sbaraglia y con la colaboración de músicos como Ana Béjar -de Orlando-, Juan Ferrari, Josema Martín -de Vancouvers-, Alfonso Pachés, Fernando Lupano -colaborador de Charly García y Raimundo Amador- o los miembros de Nominees, el otro proyecto actual de Santi junto a The Shannons.

 

         Sus canciones conservan la melodía y el gusto por los textos trabajados y sinceros, pero sus arreglos buscan huir de lo más acomodado para requerir de su oyente una atención que pocos piden hoy en día. Está claro que no ha optado por la vía fácil y que el disco necesita varias escuchas para enganchar. “Eso ha sido algo totalmente consciente. Los discos que me gustan van entrando poco a poco, y quería hacerlo así. Aunque parezca contradictorio, las canciones que requieren un esfuerzo para ser escuchadas, terminan agarrándose con más fuerza… Los arreglos han ido por ese camino. Supongo que podría haber optado por un disco más claramente pop o rock en cuanto a ambiente, pero me habría cansado rápidamente de él, y eso es algo que quería evitar. He de reconocer que es la primera vez que puedo escuchar un disco mío y disfrutarlo”.

 

¿Cómo ves hoy la trayectoria de Malconsejo? ¿Algún arrepentimiento? ¿Alguna gran decepción?

A medida que pasa el tiempo siento que teníamos algo especial. Éramos cuatro personas con un objetivo común y éramos muy amigos, no he conocido a ningún grupo tan unido como lo estábamos nosotros. Vivíamos en una burbuja. Arrepentimiento no hay, pero sí muchas decepciones, ya que ni los discos ni los directos conseguían reflejar ni lejanamente la magia que conseguíamos a veces en el local de ensayo. Éramos muy inseguros y autodestructivos como músicos, y creo que eso impidió que se pudiera ver todo lo que teníamos dentro.

 
¿Qué te enseñaron aquellos años?

Muchas cosas. Gracias a todas aquellas dudas, ahora soy un músico mucho más seguro, y más ambicioso a nivel creativo; doy menos importancia a los errores puntuales y trato de disfrutar más. También me influye menos mi entorno a la hora de hacer la música que quiero hacer. Otra cosa importante que aprendí, y que intento llevar a la práctica, es que es fundamental ser amigo de la gente con la que tocas, pues eso se transmite en el escenario.


¿Seguís en contacto los miembros del grupo?

Sí, siempre que voy a Castellón o ellos vienen a Madrid nos vemos.


Pequeños incendios coincidía con tu traslado de Castellón a Madrid. ¿Hay algún hecho que haya marcado Amigos imaginarios?

Varios, asociados con mi estancia en Madrid, y en muchos casos con mi relación con la gente del mundo de la música, que es el ambiente en el que me muevo. Este mundillo es tan pequeño y cerrado que a veces tengo la sensación de vivir en una aldea. También hay algunas canciones que ya estaban hechas en Castellón, pero, extrañamente, encajaban muy bien en el disco, cuya temática principal es -creo- el paso del tiempo. De alguna forma, es una especie de revisión de mi pasado, de examen de conciencia.


¿Es cierto que el título está tomado de Ron Sexmith? ¿Qué pretendías reflejar en él?

– Sí, es cierto, es una canción de Retriever. El disco se iba a llamar Vendiendo arena, pero a última hora decidí cambiarlo… Me parecía un título bonito y que encajaba a la perfección. Algunas de las canciones del álbum hablan de gente que yo consideraba amigos y luego resultaron no serlo; otras hablan de la infancia, una época muy dada a tener amigos imaginarios… Incluso creo que esa estética un poco de cómic manga del diseño de la carpeta va muy bien con el título.


¿Te asusta exponerte en tus textos, ser tan sincero?

No me lo planteo. De alguna forma creo que la sinceridad debe ir asociada a cualquier persona que desarrolle algo creativo. En mi caso puede parecer más evidente, ya que los temas de mis canciones son muy personales. Rebatiendo lo que acabo de decir, no sé si soy realmente sincero en nada de lo que hago.


¿Es ser personal tu forma de hacer algo universal, que pueda llegar a todos?

No sé si sabría hacer otro tipo de letras, por lo que en el proceso no entra la voluntad, no hay un plan. De cualquier forma, sí que me gustaría que mi música llegara a la mayor cantidad de gente posible, y creo que los temas de los que hablo pueden facilitar las cosas, cualquiera se puede identificar fácilmente con las canciones.

 

¿Qué tenía el poema de Gil de Biedma para adaptarlo para el disco?

– Ángel González  y Gil de Biema son mis poetas preferidos. En el caso de este poema, a medida que pasan los años me voy sintiendo cada vez más identificado con él… Habla de sí mismo de adulto y de joven, y en ambos casos da la sensación de no estar a gusto, de sentirse un poco invasor de un cuerpo y de una vida que no se adaptan muy bien a sus dudas.

 

¿Buscas conscientemente la unidad y coherencia de las canciones de tus discos?

 No a la hora de escribirlas, pero sí cuando las selecciono y a nivel de producción. Como músico y como oyente soy más de álbumes que de singles, y me gustan los discos que están planteados como un todo, aunque esto en ocasiones no le haga mucho bien a cada canción por separado. Creo que  he conseguido lo que quería en ese sentido: el disco tiene coherencia en conjunto, pero es muy difícil sacar una canción que sea realmente representativa de lo que puedes encontrar en él.

 

Creo que tu voz transmite algo que es difícil de explicar, pero que toca a quien la escucha. ¿Estás de acuerdo?

– Me gustaría que fuera así, aunque la verdad es que no me siento muy orgulloso de mi voz; canto a pesar de ella, y no gracias a ella (je, je)…  Hay gente que me dice que le gusta, precisamente por ser muy peculiar, y hay gente que a la que no le gusta. Hace años era un tema que me preocupaba, pero he de reconocer que cada vez me importa menos; poco a poco me voy acostumbrando a lo que tengo y aprendiendo a sacarle provecho.


¿Te vas acercando cada vez más a sonidos más clásicos?

Siempre he sido bastante clásico en cuanto a gustos, y hasta los grupos actuales que más me gustan se basan mucho en sonidos antiguos, aunque en la mayoría de los casos traten de llevarlo a su terreno y no se conformen con la mera copia. Creo que la forma de conseguir algo verdaderamente original es absorber bien las referencias y canalizarlas de la manera más personal posible, y eso es lo que intento hacer.


Da la impresión de que te nutres sobre todo de cantautores norteamericanos, ¿no?

Me nutro básicamente de música norteamericana, pero no exclusivamente cantautores. Me encanta el rock hecho allí, desde The Velvet Underground a Luna, de The Band a Giant Sand, de Big Star a Wilco… Aunque también me gustan mucho los grupos británicos de final de los 60 y principios de los 70. Salvo excepciones, no me suele llegar la música británica actual, ni la española. 

 

Tengo entendido que, de las bandas actuales, sientes una especial devoción por Wilco. ¿Cómo ves su progresión? ¿Te interesan tanto sus primeros discos como los últimos?

En cierto modo, Wilco es una banda revolucionaria: con elementos muy clásicos han inventado algo nuevo, hasta el punto que son prácticamente un género en sí mismos. Aunque mi favorito es Yankee Hotel Foxtrot, me gustan todos sus discos, y creo que aun son mejores en conjunto y en orden cronológico.

 
¿Cuáles son tus últimos descubrimientos musicales?

Intento estar al día. Escucho un montón de discos nuevos que me gustan, pero hace algún tiempo que no oigo nada que se me haya hecho imprescindible. De todas formas hay muchas bandas nuevas que son muy excitantes, aunque no hayan descubierto la pólvora, como Rumiko Jr o Broken Family Band.


Supongo que estás en Rock Indiana porque te gusta tu música. Pero, ¿ves posible que Santi Campos grabase para otro sello?

Llevo en RI más de 7 años, primero como músico, y desde hace casi tres también como socio, nunca me he planteado realmente estar en otro sello, aunque todo se arregla con una buena oferta, je, je. Hablando en serio, antes desde fuera y ahora desde dentro, creo  que no hay nadie en este mundillo tan honesto y buena gente como Pablo y Fito.


¿Es rentable o te beneficia vender discos a cinco euros?

– Es un debate complicado. Gracias a esta política, Indiana sobrevive y edita discos, y tal vez sea una de las pocas independiente que no van en picado. Por otro lado se nos han cerrado algunas puertas, y nuestros discos no están en tantos sitios como nos gustaría, pues muchas tiendas son reacias a ajustarse a ese precio. Me gustaría que mi álbum estuviera en más sitios, aunque no estoy muy seguro de que esto ayudara a vender más discos, si la forma de estar es subiendo el precio.


¿Cuál es tu aportación en The Shannons y Nominees y qué buscáis en ambos grupos?

En los dos grupos soy guitarrista y eventual compositor. De las dos bandas he aprendido mucho, sobre todo a disfrutar en directo y a mejorar con la guitarra. Aunque son muy distintas en planteamiento: Shannons se más intuitivo y poco ensayado, y todo gira alrededor de Edu Orbezua, en cambio Nominees es una banda que ensaya  con regularidad, y deja menos cosas al azar. En ambos casos buscamos hacer buenos discos y ofrecer conciertos intensos.


Por último, ¿qué queda hoy en Santi Campos del chaval que empezó en Neumáticos?

– Han pasado más de quince años, y la verdad es que no me reconozco muy bien. He aprendido a soltar lastre y a disfrutar más de la música y de la vida. En cuanto a gustos musicales, creo que soy bastante más abierto, aunque en esencia me gusta lo mismo: la música intensa, emocional y poco cerebral.

 

Xavier Valiño

 

<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *