SAMESUGAS

Samesugas, el punk no ha muerto

 

 

 

 

 

Son una referencia de la escena punk-garage-hardcore no ya gallega, sino en todo el Estado. Samesugas llegan a la docena de años de existencia editando un disco, They Are out Here, en el que vuelve la intensidad y la fuerza del directo. Álex y Alberte nos hablan de este álbum brutal y grasiento y su ya largo proyecto. 

 

Son ya doce años tocando y grabando. ¿Cómo se ve esto después de tanto tiempo? 

– Álex: ¿12 años ya? Pues la verdad es que pasó rapidísimo. Vemos todo igual, más o menos. Supongo que ahora tocamos un poco mejor y hacemos mejores canciones.

– Alberte: Pues con mucha ilusión, igual que al principio. Ahora mismo tenemos la ilusión de un nuevo disco que pensamos que es mejor que los anteriores, la misma ilusión de salir a tocar e ir a sitios nuevos o volver a ciudades en las que ya hemos estado. Si perdemos la ilusión, ya podemos dejarlo.


¿Son distintas las motivaciones que las que teníais al principio para grabar ahora un nuevo álbum?

– Alberte: Yo creo que son las mismas: hacer lo que nos gusta lo mejor que podemos e intentar disfrutar con ello. Quizás ahora somos más exigentes con nosotros mismos y le damos más vueltas a todos los detalles, pero las motivaciones son las mismas.

– Álex: Son las mismas, nos encanta entrar en el estudio y escuchar lo que sale de ahí. Supongo que es como cuando eras un niño y te grababas en una cinta y luego te escuchabas. Nos encantaría entrar mucho más en el estudio y experimentar mucho más, pero no tenemos mucho tiempo. Pienso que lo ideal sería tener unas pocas canciones nuevas y grabarlas para no perder esa energía y esa intensidad y esas ganas locas de querer grabar algo nuevo, pero no tenemos más remedio que esperar por falta de tiempo y dinero.


¿Pensáis que ha cambiado lo que queréis contar en vuestras canciones o la forma de hacerlo?

– Álex: Seguimos funcionando igual en ese aspecto. Si nos gusta a todos, pues adelante, eso lo tuvimos claro desde el principio.


En They Are out Here parecéis recuperar la fuerza de vuestros inicios. ¿Era la intención?

– Álex: Es posible. Me imagino que se debe a que cada vez somos más capaces de captar en el estudio la brutalidad de nuestro directo y, al mismo tiempo, que no le haga daño a la gente que lo escuche o que no rompa algún bafle o algún micro en la grabación.

– Alberte: No hay nada intencionado en el sentido de “ahora vamos a hacer esto y después aquello”. Simplemente vamos haciendo lo que nos va apeteciendo y evolucionando de la manera que surge.


¿Cuánto tiene que ver en ello la masterización de Mike Mariconda? ¿Y la grabación en los estudios Bonham? ¿Ayuda la experiencia de esto años?

– Álex: Tiene mucho que ver: le dejamos hacer a los dos. Lo que grabó Bonham está de puta madre y Mariconda le dio ese toque grasiento que tanto nos gusta.

            Alberte: Por supuesto que ayuda la experiencia. Llevamos grabando con Bonham desde hace 10 años y nos conocemos muy bien. Aprendimos mucho con él y creemos que él también ha ido aprendiendo a sacar lo mejor de nosotros. Pensamos que este disco es lo mejor que hemos grabado, y también estamos muy contentos con la masterización de Mariconda: le ha dado un toque personal que nos encanta.


¿Y cuánto tiene que ver en ello la turbulenta situación actual que nos rodea? ¿Empuja eso a ser más fieros, más rabiosos? ¿Se traduce en las letras, en vuestro ánimo?

– Alberte: Supongo que podríamos decir que sí, claro que nos afecta la situación social o política de nuestro entorno pero, en realidad, cuando llegamos al local siempre nos volvemos rabiosos. Es algo natural en nuestra forma de ser y de tocar. Quizás en este disco recuperamos más agresividad respecto al anterior, pero en directo nunca la perdimos. Para bien o para mal somos bastante brutos, je, je.


Incluís un tema en gallego, una adaptación de Lois Pereiro. ¿Cómo surgió la idea? ¿Era ya algo previsto antes de lo de las Letras Galegas?

– Alberte: En realidad tenemos que confesar que fue fruto de una propuesta para participar en un tributo a Lois y, por supuesto, la hicimos encantados y finalmente la acabamos incluyendo en el disco.


Habéis hecho adaptaciones de Easybeats, Turbonegro -en gallego-, Union Carbide Productions, The Humpers, The Chantays, Motörhead, Gene Vincent, Wipers… Y, también, de los gallegos Andrés do Barro, Los Contentos y The Homens. Sé que ha habido otras en directo. ¿Cuáles?

– Alberte: En estos 12 años hemos hecho decenas de versiones, algunas por encargo para diferentes tributos y la mayoría por el gusto de hacerlas. Últimamente estamos tocando en directo temas de Night Marchers, Reigning Sound y New Christs. Y también hemos homenajeado a los Rolling Stones, Hard Ons, Rose Tatoo, Dead Boys, The Clash, Cock Sparrer, Eddie Cochran, The Saints, Hanson Brothers, Os Mutantes, Los Saicos, The Sonics, Los Perros…

¿Cómo os enfrentáis a esas adaptaciones de temas ajenos?

– Álex: Como si fueran canciones nuestras. No encanta tocar canciones de otra gente. Siempre se ha hecho desde los 50. Creemos que hoy en día esto se está perdiendo y es una pena. Creo que es una forma de mantener un legado, es cultura popular. Nosotros hemos conocido originales gracias a que otras bandas hicieron esas versiones. Es un poco como la tradición oral pero con música.


Contadnos cómo un grupo gallego llega a editar en sellos de medio mundo, algo que supongo le interesará a la gente que empieza ahora en la música. ¿Cómo hay que hacerlo?

– Alberte: La escena underground punk-hardcore siempre ha estado conectada por todo el mundo y además, especialmente desde la existencia de internet, es todo mucho más fácil y está todo mucho más cerca. Algunas veces mandamos canciones a sellos que nos interesaban (el compartido con Garage 13, tributo a Turbonegro, compartido con Marcelo Pocavida y los Viagra Boys de Rastrillo Records…) y otras directamente recibimos ofertas de algún sello.


Habéis tocado fuera, ¿no? ¿Cómo se os recibe? ¿Cambia según el lugar?

– Alberte: Solo hemos salido de la Península Ibérica hace años para tocar en Finlandia cuatro conciertos y nos recibieron de puta madre. Hubo proyectos para ir a Bélgica e Inglaterra pero nunca llegamos a ir. Por aquí cerca hemos tocado en el Norte y Sur de Portugal, Euskal Herria, Asturias, Castilla, Catalunya y Valencia. Hubo conciertos de puta madre y otros para olvidar, sin importar el lugar. Hay ciudades de las que siempre tenemos un recuerdo especial como Donosti, Porto o Ferrol.


¿Qué queda hoy de la escena compostelana de punk-garage-hardcore en la que os iniciasteis con otros grupos como Fame Neghra o Dirty Barriguitas? ¿Únicamente vosotros?

– Álex: Pues quedamos todos, si no me equivoco. Todos o casi todos seguimos tocando.

– Alberte: Podemos decir que aquello ayudó a crear la base, una referencia para todo lo que existe hoy en día. Quizás seamos la única banda estable con miembros salidos de aquella época, aunque como bien dice Álex casi todos siguen tocando de una forma u otra.


¿Alguien que veáis trabajando en la misma dirección?

– Álex: Nosotros no somos ningún ejemplo para nadie…

– Alberte: Hoy en día, afortunadamente, hay muchísimos grupos y nos podemos sentir identificados con muchos de ellos por diferentes razones, sean musicales o de otro tipo. De hecho, la mayoría de los grupos trabajan igual que nosotros, pagándose las grabaciones, buscándose y organizándose los conciertos e intentando no perder dinero. Podemos decir que el “Do It Yourself” ha triunfado. ¿Quién dijo que el Punk había muerto?


Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota de este tiempo en el mundo de la música?

– Alberte:

No sé si es la mejor, pero es una anécdota de la que me acuerdo ahora. Lo más lejos que tocamos de casa exceptuando Finlandia fue en L’Alcudia de Crespíns (Valencia). A las 4 de la mañana ya habíamos tocado y no estaba nada claro dónde íbamos a dormir, y como yo tenía que trabajar al día siguiente en turno de noche decidimos venirnos de vuelta para casa. Antes de llegar a Madrid, paramos en un hotel de carretera, y en la cafetería vimos a dos tíos cenando en la barra y nos fijamos que uno de ellos se parecía un huevo a Mick Jagger. Enseguida nos dimos cuenta que eran… ¡los hermanos Calatrava! ¡Fuimos a perder dinero a la orilla del Mediterráneo, volvimos en mitad de la noche y coincidimos en el underground con los hermanos Calatrava! Una tontería como esa nos hizo sonreír un poco antes de ir a dormir, ja, ja.

 

{youtube}KkDsgmPKT9U{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *