SAMBISARANE, CATHY CLARET

 

Sambisarane, Cathy Claret revisada por Henrik Takkenberg

cathy claret sambisarane

Hay quien defiende que el mundo se divide en dos: los que  conocen a Cathy Claret y los que no sólo conocen a Cathy Claret, sino que, además, se han enamorado de esa voz que susurra para cantar, como quien acaba de llegar y no quiere interrumpir. 

El músico y productor Henrik Takkenberg, artífice de Sambisarane, cuenta que cuando conoció la música de Cathy Claret no sólo le intrigó la textura de su voz sino su forma de cantar. Y es que Cathy canta como ahora lo hacen en Brasil Vinicius Cantuaria, Marcio Faraco, Celso Fonseca o el mismo Caetano Veloso, que también lo hace a la manera ya clásica de Jôao Gilberto o Chico Buarque de Hollanda. Canta desde dentro, desde lo vivido, pero sin dejar de mirar, y de contar lo que mira, como cuando se hace por primera vez.

La música de Cathy Claret huele a tomillo de limón recién cortado; se siente suave, como cuando te deslizas bajo un edredón de plumas o te paseas descalzo por la playa desierta. En fin, puro vicio en forma de bossa susurrante y susurrada, de tarde de domingo al sol, que a finales de los ochenta, una Cathy Claret autodidacta, nómada y músico, ya combinaba con rumba , la chançon francesa y los instrumentos de juguete.

          Takkenberg adivinó en seguida que en ese encuentro propiciado por Cathy Claret, en el que con tanta calma como convencimiento ha dejado fluir ambos lenguajes, bossa y flamenco, podían convivir otros ritmos. Y no se puede negar que Takkenberg sabe dónde poner atención y corazón, no en vano ya había probado fortuna en Málaga, como miembro y productor de los dos primeros discos de Chambao.  Conectaba con lo que denomina la gran apuesta artística de Cathy, “un estilo ingenuo que desde la letra de sus canciones, dispara una profundidad bella y sincera”. Y trabajar con Cathy Claret suponía sumarse a la larga trayectoria de músicos con los que ella ya había grabado: primero Rafael y Raimundo Amador,  luego los tíos y primos de Pata Negra en el grupo Los Fernández-Claret, Pascal Comelade en la Belle Canto Orquesta y más tarde, en sus álbumes en solitario,  con Kiko Veneno, Sorderita, Tomasito o Ara Malikian. El propio Henrik Takkenberg  nos comenta sus canciones. 

1. TOI: En esta canción quería trabajar la idea de opuestos. Apoyándose en una batería con fuerza rítmica, las cuerdas abren un espacio en el que la voz de Cathy cae misteriosamente. Ya en la canción original notaba una influencia reggae que utilicé para sorprender el cambio de rumbo en la canción. ¡Y Kiko Veneno cantando en francés!  

2. ESPERANZA: Busqué  el ritmo de la guitarra para apoyarme en un sonido cálido. Añadí fondos de acordes electrónicos para reforzar el sentimiento de la letra tal y como yo la sentía. Una base rítmica ayudó a encontrar una continuidad al tema. Necesitaba mantener la sensación de que la voz de Cathy fuera como una brisa de verano.  

3. VOLANDO VAN: Aquí me interesaba dibujar un paisaje sonoro en el cual hubiera suficiente espacio para que la letra de Cathy tuviera impacto. Fue la primera canción con la que trabajé y todavía estaba buscando direcciones en las que trabajar, así que decidí añadir vientos para jugar con un sentimiento retro años 60. 

4. PORQUE PORQUE: La versión original ya era conocida y decidí cambiarla por completo. La regrabamos desde el principio, intentando mantener un toque pop jugando con la voz de Cathy con un sintonizador automático, en vez de utilizar el vocoder, y resultó interesante. En el arreglo intenté buscar una sensación de tensión en los versos para que los estribillos sonaran más ligeros. ¡Emilio le añadió su toque de guitarra y ahí está!

5. BOLLORE: Esta versión es la que más suena a un remix. Buscaba darle un fondo dance elegante. Cuando encontré el rapeo de Tomasito, que no se utilizó en el original, lo incluí sin dudar. También me divirtió descubrir que esta canción se trata de un papel de fumar y utilicé “qué papel” como estribillo al final.  

6. MI CASA TIENE RUEDAS: Una de las más bellas del disco, en mi opinión.  De muchas maneras reflejaba cómo yo mismo me sentía personalmente hace poco. Quise mantener su simplicidad ya que la guitarra y la voz lo decían todo.  

7. ASI SERÁ: Me inspiré creando un paisaje de cuerdas para la intro y añadiendo fuerza rítmica a esta canción. Al final me atreví a incluir mi voz porque estaba de acuerdo que todos tenemos un secreto dentro, y el mío es…  

8. LA MELANCOLIA: Quise mantener esta canción ligera y apoyarla de nuevo en la guitarra y en pequeños juegos de ritmo. Añadiendo las cuerdas y los vientos le daba un toque sesentero que funcionaba.  

9. SUSURRANDO: Busqué una tensión previa a la entrada rítmica. La selección de sampler de batería está inspirada en Raimundo Amador, en la forma de tocar la guitarra, donde hay una influencia rockera/blues. Si tuviera un sampler de John Bonham (Led Zeppelin) lo habría utilizado.  

10.SAMBISARANE: Fue compuesta por Cathy al final del verano. Quise mantener una base continua de congas y dejar que la voz de Cathy marcara la canción.  

11 LE, LE, LE, LE: Esta remezcla entró en el recopilatorio serie de Flamenco Chill In. No solamente abrió un camino hacia el disco, sino que también inició un estilo que estaba funcionando. Dejé el estribillo al final para crear más impacto.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *