SALIERI

 Salieri, ojos blancos

salieri

 

Veteranos de distintas formaciones andaluzas como Sick Buzos o Zonites, Salieri se presentan con una nueva formación y los ánimos renovados. Tras grabar tres maquetas y llegar a ser semifinalistas del Proyecto Demo del Festival Internacional de Benicassim, Salieri editan ahora su primer disco, Electric Doorbells. Javier Neria (guitarrista) y Diana P (cantante, teclista y guitarrista) nos lo presentan.

 

¿Qué queda hoy en Salieri de Sick Buzos y Zonites?

         – Javi (J): De Sick Buzos, el amor por la música pop y rock, la experiencia y mi compañera Diana. De Zonites, la mente abierta, los delays, cierta experimentación y mi hermano Jaime.

 

¿Habíais perdido la fe cuando Discos Liliput os ofreció editar un disco? Tengo entendido que lleváis juntos desde 2001. ¿Algún momento de desánimo en este tiempo?

         – J: Yo he confiado en Salieri desde el primer ensayo. Aunque hay momentos duros, para mí la música es como una droga: necesito mi medicación periódica. No me voy a quitar.

         – Diana P (D. P): Todos los grupos pasan por fases de desánimo cuando llevan mucho tiempo trabajando y no encuentran apoyos… Aquí, en Sevilla -donde no hay apenas discográficas- hemos visto desaparecer muchos grupos de amigos y conocidos; la mayoría han acabado en su casa. Nosotros llevábamos ya cuatro años con el grupo -que es bastante tiempo- y mucho más haciendo música, pero teníamos fe en nuestros temas.

 

Creo que iba a ser un EP en principio pero decidisteis convertirlo en un LP. ¿Cuál fue la razón?

         – D. P: Cuando contactamos con Discos Liliput nos convencieron de probar el formato largo. Teníamos canciones y ganas.

 

¿Podéis comentarnos qué había en vuestras maquetas, que, si no me equivoco, son Salieri (2001), Olfs (2002) e Ingang / Entrance (2003)?

         – D. P: Tras pasar por diversos grupos de pop y rock, cuando empezamos con Salieri teníamos ganas de experimentar, indagar en lenguajes diferentes, con instrumentos menos usuales… Las canciones eran más ariscas que las de ahora; evitábamos los estribillos a favor de temas que iban in crescendo…

         – J: En las dos primeras tocábamos temas prácticamente instrumentales. Salieri la mezcló David Belmonte (ex Sr. Chinarro) y metió algunos samplers. En las tres demos tocábamos sin bombo, con guitarras y teclado con efectos (delay). En Ingang/Entrance -la primera vez que grabamos con Jordi Gil- bajamos a tierra, en el sentido de que metimos más voces, guitarras más distorsionadas y agresivas, canciones con una estructura más pop… Con esa maqueta quedamos semifinalistas en Proyecto Demo 2003.

 

¿Era Salieri un grupo instrumental en un principio? Si es así, ¿cuándo se fraguó el cambio o ha ido surgiendo poco a poco?

         – D. P: En la primera maqueta -de 6 temas- sólo había uno con voz y letra (“Y luego desaparecen”) y otro susurrado (“Ojos blancos”). Empezamos a introducir progresivamente más voces… Tenía que ver en gran parte con encontrar unas melodías que encajaran con nuestro sonido: no me parecía que las típicas melodías pop casaran con nuestros temas.

 

¿Cuál sería, a vuestro juicio, las principales diferencias de Electric Doorbells respecto a las maquetas?

         – J: Electric Doorbells es el fruto de todos estos años de trabajo. La entrada de Óscar Collado al bajo en 2003 cohesionó y reforzó la base rítmica, y Javi dio el paso definitivo con unos riffs más ‘pop’ y Diana cogió la guitarra. La música está en movimiento -como todo- y Salieri también.

 

¿Qué parte de culpa tiene Antonio Luque en esa evolución o ya estaba todo muy claro al entrar en el estudio?

         – D. P: Antonio Luque no tuvo nada que ver… Cuando hablamos de que nos produjera el EP ya estaban terminados temas como “Because I Hate You”. Él fue el primer sorprendido al ver el giro que habíamos dado en las nuevas canciones.

         – J: Sin buscarlo, estaban saliendo temas más pop. El disco está grabado en dos sesiones, con un intervalo de 9 meses: fue como un parto. En la segunda repetimos con Antonio: queríamos que terminara lo comenzado, y grabamos 8 temas más. Finalmente, de 13 canciones grabadas dejamos 10. Antonio es un gran productor que sacó lo mejor de nosotros y de nuestra música.

 

Me gusta el efecto electrónico de “Parched Bird”, la evocación de Nico y John Cale en “Canadian Sky” o el aire country de “Cowboys Ride Alone”. ¿Qué es lo que más sorprende del disco por ahora?

         – D. P: Para los que nos conocían de antes, las canciones más ‘pop’ les han sorprendido: “Because I Hate You” o “And Then It´S Over” y, por supuesto “Cowboys Ride Alone”, ya que nunca nos habíamos acercado a algo parecido al country.

         – J: La portada, la voz de Diana y, en general, el sonido y las canciones. De momento, parece que está gustando. Todos los liliputienses estamos muy contentos. Antonio Luque también.

 

Ahora tenéis un sonido más clásico, a partir de vuestras influencias de siempre. ¿Cuáles son los discos o artistas que os empujaron a montar una banda?

         – D. P: A mí los Pixies, Joy Division, The Jesus & Mary Chain o la Velvet Underground; de hecho, empecé tocando la batería influida por Moe Tucker.

         – J: Yo decidí comprarme una guitarra eléctrica tras oír repetidas veces “Boys Don’t Cry” de The Cure. Me gusta la música rock de todos los tiempos. Descubrir Spacemen 3 me dio otra visión del rock. Flaming Lips, Camper Van Beethoven y The Telescopes son otras bandas que me animaron a hacer canciones. Por supuesto, la Velvet y The Stooges.

 

¿Y qué otros tipos de sonidos os van que no se relacionarían fácilmente con vosotros?

         – D. P: Pues a veces escucho grupos instrumentales como Do, Make, Say, Think o Godspeed You Black Emperor! Y también me gusta el neo-folk de Animal Collective, Joanna Newsom, etc., y música más bailable como The Go! Team.

         – J: Me atrae la música africana: creo que encierra el origen del pop. También la música electrónica es muy poderosa.

 

¿Alguna sorpresa, positiva o negativa, en los comentarios de la prensa y/o vuestros seguidores?

         – D. P: Todas positivas, de momento. A mí un crítico me llamó ‘la Marlene Dietrich del Guadalquivir’ y eso me ha dejado a cuadros.

 

Por último, ¿cuáles con los objetivos del grupo?

– J: Tocar todo lo que podamos y que vaya bien el disco, para poder preparar el siguiente; así sucesivamente.

         – D. P: Poder seguir haciendo música durante mucho tiempo y que nos dé tiempo a seguir evolucionando.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *