ROMA

Roma

Alfonso Cuarón (Netflix)

Empecemos por darle la vuelta a la palabra del título, Roma: Amor, exacto. Puede que haya sido una casualidad o que el director mexicano fuese perfectamente consciente de ello desde el principio. En cualquier caso, su nueva y premiadísima película, tal vez la más celebrada de toda la temporada, bien se puede entender como un trabajo de amor.

De amor por el lugar en el que nació (el barrio de clase media del Distrito Federal a que hace referencia el título) y, sobre todo, a las mujeres que le rodearon y lo formaron cuando era un niño, con sus luces y sus sombras, ante la ausencia de cualquier figura paterna. En su personal revisión se deja llevar por un ritmo pausado, no apto para todos los públicos, de largas secuencias, en un blanco y negro claramente deudor del neorrealismo.

Aunque incluye referencias históricas (como la matanza de las fuerzas paramilitares contra el movimiento estudiantil en 1971) lo que cuenta es su visión poética de aquellos días, de aquella parte de su vida, responsabilizándose también del guion y la fotografía mientras busca la emoción en la rutina, en la cotidianeidad, dándole el protagonismo principal a su cuidadora indígena, junto a su madre y la empleada del hogar. Preguntadas estas tres recientemente sobre de qué trata la película, estas respondieron muy acertadamente: “De mujeres valientes”, “De la vida misma”, “De las cicatrices de la infancia”. Ni más ni menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *