ROCK CLOWN 2011

Rock & Clown, 2011

 

 

Saben de qué va. Durante varios años organizaron los añorados “Marzo Pop” que vieron pasar por A Estrada a, entre otros, Jason Ringenberg, Elliott Murphy o The Undertones. Así que cuando el año pasado presentaron una nueva iniciativa, Rock & Clown, estaba claro que no se trataba de unos recién llegados que probaban a ver si sonaban las campanas. No, todo estaba bien contrastado. Tras aquella primera edición de un festival inédito en el Estado, con los mejores payasos (en la acepción más completa y adulta de la palabra) y bandas de rock, tocaba expander la idea.

 

 

Así que a las siete de la tarde del pasado 14 de mayo la banda local Os John Deeres abrían la segunda edición, en una onda de hard-rock con influencias clásicas y con la poderosa voz de su vocalista Thais, recordando también a Lois Pereiro en el año en el que se le dedicaba el Día de las Letras Gallegas. A continuación, Maika Makowski, con una banda perfectamente engrasada, mostró una personalidad encima del escenario como nadie en toda la noche. Puede que no le favoreciera el horario, pero reivindicó haber tenido un hueco más nocturno en el cartel con el que hubiera puesto a los demás en evidencia.

 

 

Jango Edwards fue el primer clown en aparecer en el escenario, dedicándose, sobre todo, a imitar a rockeros como Jerry Lee Lewis y a pasearse medio desnudo por el escenario, obteniendo las primeras sonrisas de la noche con su humor más gestual que otra cosa. Tras él llegó el trío madrileño Dinero, más cercanos a un rock apto para las mayorías, en castellano, pero que deberían haber intercambiado su lugar en el escenario con Maika Makowski.

 

Lo mejor de la noche, en cuanto a espectáculo, fueron los distintos shows ideados para dar continuidad al festival, con bailarinas de cancán, coreografías a cargo de grupos de adolescentes entre el público, saltimbanquis, procesiones de muertos vivientes, meigas, simulacros de situaciones de emergencia con médicos y enfermeras… Leo Bassi lo tenía difícil tras todo eso, pero prometió quemarse vivo por hereje y, aunque no fuera más que una representación simbólica, al menos le dio tiempo para arremeter contra los fachas, el clero, el franquismo (con un hinchable que reproducía el Valle de los Caídos) y los intolerantes.

 

 

Vistos por primera vez, The Soundtrack of Our Lives convencen con su mezcla de rock, psicodelia y sonido setentero, aunque los ya veteranos en sus recitales aseguraban que su cantante Ebbot Lundberg no estaba en plena forma. En cualquier caso, eran el reclamo perfecto para una noche así, y los suecos arrasaron con su versión de The Stooges, perfecto ejemplo de lo que se les pedía de antemano.

 

Para el final, Vinila von Bismark, llegada desde una boda familiar ese mismo día en Galicia, puso el color, el burlesque, la imagen y las ganas de levantar la fiesta, algo en lo que está perfectamente secundada por una banda rocker como The Lucky Dados. No queda más que esperar por su tercera edición… y, a poder ser, también, la resurrección del “Marzo Pop”.

 

A Estrada (Pontevedra), 14 de mayo. Público: 3.000 espectadores. Promotor: Concello de A Estrada-Idearock.


 

(Ver más fotos)

 

{youtube}WUrE_HKuME0{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *