REDD KROSS

Redd Kross, adictos a la cultura pop

 

El próximo año se cumplen 30 años de la formación de Redd Kross en California. Desde entonces, los hermanos Steve y Jeff McDonald han mantenido viva la leyenda de un grupo que, en estos tres décadas, sólo ha editado cinco discos. El último, Show World, data ya de hace 10 años y, a pesar de no contar con material nuevo en tanto tiempo, se les sigue recordando y venerando, tal y como tendremos ocasión de comprobar esta semana en una gira española -con la clásica formación que grabó Neurotica en 1987- que los trae hasta la Sala Capitol de Santiago este jueves 25.

 

Desde aquel ya lejano 1978 en el que los hermanos McDonald formaron el grupo en Hawthorne, la misma población en la que surgieron los Beach Boys, Redd Kross ha experimentado más cambios en su personal, estilos musicales y compañías de discos que la mayoría de músicos que les doblan la edad. Con 15 y 11 años, respectivamente, Jeff y Steve ya eran habituales de locales de Los Ángeles como The Whiskey A Go-Go tocando con su primera formación.

 

Al principio se llamaron The Tourists, casi al mismo tiempo que Annie Lennox y Dave Stewart utilizaran ese mismo nombre en el Reino Unido antes de formar Eurythmics. Después se decidieron por Red Cross (Cruz Roja), pero lo cambiaron por Redd Kross ante las amenazas de llevarlos a los tribunales por parte de la organización internacional. En 1980 aparece su primer EP y, al año siguiente, su debut en larga duración, Born Innocent.

 

¿Ha sido fácil seguir a Redd Kross durante estos años?

         – Somos de esa clase de gente que crea su propio mundo, seguro. La gente se ve conminada a formar parte de ello, pero tienen que tener un montón de referencias oscuras para sentir que están incluidos. Pero ése es el mundo en el que nos sentimos cómodos dentro y ése ha sido hasta ahora nuestro viaje. Si miro hacia atrás, pienso que éramos unos locos, pero que ha sido mucho mejor así.

 

Cambios de personal en el grupo, de sellos… Y, sobre todo, cambios de sonido.

         – Todos nuestros discos suenan diferentes unos de otros, y por supuesto que se debe a que los músicos cambiaban constantemente. Jeff y yo -Steve- hemos sido pésimos a la hora de llevar las relaciones dentro del grupo, aunque en los últimos tiempos lo hacíamos algo mejor. Al principio éramos jóvenes y también lo eran quienes tocaban con nosotros. Las cosas deben cambiar constantemente. Cada disco atraía a un sector de gente distinta. Por ejemplo, nuestro primer disco Born Innocent parece que le gustó a la gente metida en círculos artísticos de moda. Sonic Youth lo tomaron como algo suyo, algo que no descubrimos hasta más tarde. Nunca nos vimos metidos entre los grupos que tocaban punk-rock de forma urgente; estábamos muy ocupados pintando con sprays el garaje de nuestros padres.

 

¿Cuál de vuestros discos os gusta más hoy en día?

– Ahora que escucho aquel primer disco no me importa cómo fuera entendido, porque creo que tiene mucha actitud. Éramos unos adictos a la cultura pop, ya que crecimos con la televisión. Así que aquel disco es un producto del ambiente y de nuestra reacción al estilo de vida de los suburbios del Sur de California. Es el disco del que estoy más orgulloso, porque no nos importaba nada. Ya me gustaría hoy hacer un disco que capturara con tanta espontaneidad un momento concreto en el tiempo como lo hizo aquel álbum.

 

Han pasado ya 10 años desde Showtime. ¿A qué se debe?

         – Después de acabar la gira de aquel disco nos dimos cuenta de que habíamos estado haciendo esto durante 20 años, que habíamos optado por este camino con 10 años. La visión de túnel y la competitividad de estar en un grupo nos estaba cansando, y habíamos estado trabajando demasiado tiempo con el sentido de la realidad de un chaval de 11 años. Necesitábamos salir de ese engranaje, tener perspectiva y reevaluar la situación.

 

De todas formas, habéis estado involucrados en varios proyectos: ambos habéis producido a varias bandas, habéis formado Ze Malibu Kids con tu mujer y la hija de Jeff, Astrid de 7 años, tocando la batería, y, además, tú has formado The Steven McDonald Group y has regrabado el disco White Blood Cells de The White Stripes añadiéndole las líneas de bajo. Vuestro concierto en el Azkena Rock de Victoria el año pasado sirvió de revulsivo para el grupo. ¿Para cuándo nuevo disco de Redd Kross?

         – En el Festival tocamos dos temas nuevos, pero seguimos componiendo durante la gira con la idea de meternos en el estudio a grabarlo cuando acabe. Así que gran parte se habrá escrito en España. Seguramente habrá de todo: glam, pop, garage, punk, hard-rock… En principio pensamos en llamarlo Motorcycle Black Madonna, pero ahora creo que se titulará… ¡Co-Co Uno!

Xavier Valiño

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *