RED HOT CHILI PEPPERS

 

Red Hot Chili Peppers, resucitados

red hot chili peppers

 

          Tras unos cuatro años de silencio discográfico y de vidas tortuosas, regresan al circo del rock los californianos y siempre excesivos Red Hot Chili Peppers. Y lo hacen pletóricos de optimismo y energía, tras un período muy marcado por las adicciones y los problemas internos. La salida del túnel tiene mucho que ver con el retorno de John Frusciante, que acompañaría a Anthony Keidis (voz), Flea (bajo) y Chad Smith (batería) en su disco de más éxito comercial, Blood Sugar Sex Magik.

 

          En el cenit de la fama, cuando estaban a punto de abrir el festival Lollapalooza del 92, Frusciante abandonó. Dave Navarro, ex Jane’s Addiction, se convirtió en el octavo guitarrista que han tenido los Peppers en sus 16 años de historia. Navarro dejó su sello en One Minute Silence (95), pero la química no funcionó fuera del estudio y la banda entró en punto muerto.

 

          Fue Flea quien rescató a John de la clínica de desintoxicación y lo repescó para el grupo. Su sorprendente recuperación propició unas sesiones improvisadas de apogeo creativo, de las que surgieron las canciones de su nuevo disco Californication, un retrató irónico del lugar donde se formaron en 1983. El disco, con la producción de nuevo a cargo de Rick Rubin, no tiene la pegada punk de sus inicios, pero sí incluye estimables canciones de funk-rock.

 

Hace poco, nadie se daba un duro por el grupo. ¿Estabais virtualmente separados?

          – Anthony: Sí, pasamos un período personal bastante malo. John y yo casi abandonamos la música, y el grupo se mantuvo gracias a Flea y Chad, que han sido muy pacientes y han superado todos los obstáculos: el abandono de John, mis depresiones y algunas cosas que no iban bien con Dave.

 

¿Cuál era el problema con Dave Navarro?

– A: Más que un problema, era una cuestión de química. En el fondo, todos le vimos como una solución temporal.

          – Chad: Su marcha no tuvo que ver con las drogas, como se dijo. Habíamos tenido problemas de ese tipo antes, así que nadie pensó en echarlo. Fue como un hasta luego de común acuerdo, porque todos teníamos ganas de dar otra oportunidad a John. Dave se fue sin ningún problema a trabajar en Spread, el proyecto que empecé con él.

 

¿Cómo os ha sentado trabajar juntos de nuevo?

          – Flea: Nos ha devuelto ganas, frescura, energía y un gran sentimiento de unidad y creatividad. Empezamos de cero y dejamos que la música fluyera por encima de los problemas pasados, lo que se tradujo en voluntad de hacer algo juntos. Nos metimos en mi garaje sólo por las ganas de hacerlo: todo volvía a tener sentido en sí mismo y no por formar parte de una industria o de la inercia del estrellato.

 

John, ¿por qué abandonaste en el momento de más éxito?

          – John: Todo aquello no tuvo mucho que ver con la presión de la fama ni nada de ese tipo de cosas. Yo sentí simplemente que entonces no éramos una entidad creativa, que todo el mundo se había convertido en una máquina pensada para reproducir los beneficios y el éxito. No había expresividad, no estábamos disfrutando de la música como antes. Los conciertos se habían hecho muy repetitivos y la música no evolucionaba como yo esperaba. Y parecía que no había nada más que yo pudiera aportar.

          – F: Yo creo que tengo un punto de vista muy distinto. No creo que nuestra integridad estuviera en juego, ni que estuviéramos en un mal momento creativo o centrados en hacer dinero…

          – J: Pero tú y Anthony manteníais puntos de vista similares.

          – F: No fue culpa de nadie: simplemente, en aquel momento no teníamos facilidad para hablar de nuestros sentimientos. Si nos hubiéramos comunicado con sinceridad y respeto, habríamos superado los problemas.

 

¿Creéis que el grupo ha cambiado en ese aspecto?

          – J: Sí, ahora todo es distinto. Compartimos un sentimiento común y lo canalizamos a través de la música.

 

¿En qué momento os disteis cuenta de que podíais trabajar juntos de nuevo?

          – J: Para mí fue muy importante cuando Flea vino a verme unas cuantas veces y me dijo que le gustaría que volviéramos. También Anthony me lo comentó. Me dijo que el simple hecho de que ambos estuviésemos vivos podía ser suficiente para volverlo a intentar.

          – A: Flea fue el primero en sugerir la posibilidad, aunque yo, en el fondo, nunca creí que pudiera funcionar. Los años anteriores le pedía al cielo que John siguiese vivo. No sabía si estaría interesado en volver, ni tampoco cómo nos íbamos a llevar. Cuando hicimos las primeras sesiones y vi que funcionaba, me pareció un sueño hecho realidad.

 

¿Qué es eso de Californication?

          – F: Se refiere a las ideas, los sueños o las impresiones que tiene la gente al margen de la realidad. Tiene mucho que ver con el lugar donde crecimos y la influencia, buena o mala, que ha tenido sobre el resto del mundo.

          – A: No se trataba de buscar un título provocativo. A mí me pareció perfecto para englobar un disco divertido y optimista que quiere sugerir muchas imágenes. Todo surgió de la idea que tenía John para la portada, que a mí me parece de las más hermosas que hemos hecho.

 

¿Qué conclusiones habéis sacado de estos años tormentosos?

          – A: Ha sido una gran lección. Nos hemos dado cuenta de que tenemos que estar unidos para que la música funcione. Tiene que haber amor, respeto.

 

¿Estáis menos locos que antaño?

          – F: Quizá cualquier cosa que a ti te pueda parecer loca a mí me parezca normal. Para mí hay pocas cosas más locas o enfermizas que estar aquí sentado, respondiendo a preguntas como éstas.

          – John: Es que no puedes comparar las cosas que hace una persona normal con las que puedes llegar a hacer cuando formas parte de una banda famosa. Es ridículo.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *