RADIO 4

Radio 4, el sonido de la ciudad

 

          Seguro que has leído un buen montón sobre la escena de Nueva York recientemente, sobre muchas bandas desbordantes que se encuentran en el ojo del huracán, con varias discográficas a su alrededor tan preocupadas por no perder el Norte como por la imagen de sus posibles fichajes. La realidad, por una vez, no es tan distinta de lo que proclaman los medios. Por primera vez en casi veinte años, la escena de Nueva York está plagada de grupos locales realmente inventivos, salas de conciertos llenas y, sí, todo tipo de excesos por parte de los cazatalentos. Los Strokes no eran más que la cresta de la ola. 

        Aquí están, ahora, Radio 4. Los cinco tipos que se esconden tras ese nombre, después de tres años juntos, son, de hecho, los abuelos de la escena. Ya con su segundo disco, editado –Gotham! estuvo precedido por The New Song And Dance-, el grupo viene de Brooklyn, donde su cantante Anthony Roman lleva la tienda de discos Somethin’ Else, que es, también, el lugar de reunión de los grupos locales.

         Y Gotham! es simplemente el disco definitivo de baile de los últimos meses en el mundo del rock, saturado de guitarras y una actitud post-punk que, francamente, invita a mover el culo.  Gotham! es uno de los discos más excitantes y agresivos que se han publicado en los últimos meses. Las primeras palabras de Anthony Roman en la canción que lo abre, “Our Town”, sientan las bases de lo que se viene encima: “Los nuevos sonidos eléctricos hacen temblar el underground”.  

        Con el constante pulso del bajo y la cacofonía sintética de los agudos y los chirridos, estos son, sin duda, nuevos sonidos eléctricos. No queda la más mínima duda de que sus influencias vienen de la época y los sonidos de Gang Of Four, The Clash o Talking Heads, pero pocas veces se ha escuchado algo tan directo, fresco, político y, al mismo tiempo, funky.

         La melodía y el movimiento definen Gotham!: una canción sigue a la otra sin respiro, compuestas evidentemente para ser tocadas encadenadas en una pequeña sala. Piezas rock tan adictivas como “Start A Fire”, “Eyes Wide Open” y “Calling All Enthusiasts” son acentuadas por el trabajo funky con la guitarra de Tommy Williams, mientras que “Speaking In Code” y “Pipe Bombs” exploran hipnóticas influencias dub. Por su parte, “Struggle” y “End of the Rope” podrían llevar a una revolución bailable. Y, sí, el himno “Dance To The Underground” resume a toda una generación de grupos que te piden que te pongas a bailar inmediatamente. Como dijo alguien de su ciudad, “Gotham! es un híbrido casi perfecto de ritmo sin descanso y electricidad; sería imposible permanecer quieto y no sentirse conmovido por estas canciones.”

         No hay duda de que la presencia de The DFA (Death From Above, también conocidos como Tim Goldsworthy y James Murphy) ha tenido una gran influencia en el sonido, llevándolos a lugares antes insospechados y ayudándoles a definir su visión de la colisión entre rock y baile. Las maquetas fueron hechas por el grupo en su local de Brooklyn, momento en el que el dúo de productores se pusieron manos a la obra, usando su experiencia tanto con artistas del mundo de la electrónica (UNKLE, David Holmes), como bandas de rock (Turing Machine, Trans Am) y aquellos que mezclan ambos (The Rapture, Primal Scream, Zero Zero).  

        Pero lo más especial de Gotham! es cómo se extiende su contagio. Cada canción pide tu atención y tu participación en este mismo instante, en la pista de baile, en las calles, en tu cuarto… La urgencia, expresada en versos como “alguien necesita prender la mecha aquí”, “métete en el lío ahora mismo” o “llamando a todos los entusiastas” hace que cada escucha se convierta en algo que recompensa y, al mismo tiempo, impulsa a la acción.

        Gotham! fue compuesto antes de que Rudolph Giuliani utilizara el once de septiembre para asegurarse conferencias lucrativas y contratos para la edición de libros de cara a su jubilación. Fue escrito cuando el alcalde estaba sacando leyes que prohibían bailar en las salas de la ciudad. ¡Cierto! A uno le podían multar por bailar en Nueva York. Así que Gotham!  habla de ello y de otras muchas cosas, tanto como del apetito de Radio 4 por nuevos sonidos y una nueva cultura.  

        Así que, mitad fiesta de baile, mitad mitin político, Gotham! es un disco de rock para esta nueva era. Es, sobre todo, un disco de Nueva York, hecho en Nueva York y que habla de Nueva York. Es un disco militante, que urge a los medios a hablar del SIDA más a menudo (“Start A Fire”), a sus seguidores a que se preocupen del arte de su comunidad (“Save Your City”), y a la gente de Nueva York a que se rebele contra aquel alcalde que les ponía las cosas difíciles. Su magia, aún así, viene de que se puede entender en cualquier sitio, por su contenido local y, al mismo tiempo, universal. 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *