QUEENS OF THE STONE AGE

Queens Of The Stone Age, sospechosos habituales

 

 

         Las Reinas de la Era Jurásica acaban de entregar otro álbum de rock’n’roll como ya no se hacen. Canciones para sordos es su título y en él se acompañan de gregarios de lujo,  como Dave Grohl o Mark Lanegan. Sus devociones, por ahora, están en todo aquello a lo que cantan y en otras pequeñas sorpresas. 

Desde que Rated R reventó las listas de todo crítico, Josh Homme y Nick Oliveri han sido alabados en todos los sentidos, siendo considerados desde genios visionarios a drogadictos, incluso místicos jurásicos. Al mismo tiempo, empezaron a circular rumores de que las Reinas de la Era Jurásica vivían como rajás entre los cactus del desierto de Joshua Tree en California, corrompiendo a los fans confiados en su estilo de vida decadente y en una música que induce al trance. Y, como se sospechaba, nada de eso es mentira, aunque a la hora de publicar sus discos saben muy bien qué deben incluir. 

Hace unos años aún llevaban la vestimenta de un pequeño grupo llamado Kyuss, arremetiendo con gruñidos psicodélicos que se asemejaban más que nada a Moby Dick con amplificadores. Después de una década de drama, los Queens Of The Stone Age estaban preparados para tomar los mandos de un mundo indigno. Se pasaron 1999 y 2000 cruzando el globo, enloqueciendo a las multitudes en todos los continentes. Ahora han regresado para entregarnos uno de los discos fundamentales de los principios del rock del siglo XXI: Songs For The Deaf

“Las grabaciones continuaron durante semanas, mes tras mes. A veces terminaban tan tarde por la noche que los aturdidos músicos se encontraban a sí mismos entrando por la puerta de salida,” nos comentan. “Y lo que había comenzado con nosotros dos, Josh y Nick, empezó a expandirse, más rápido que el universo, aunque, eso sí, algo más predecible. Detrás de la batería nos encontramos con el legendario Dave Grohl, líder de Foo Fighters y el aporreador de pieles de Nirvana. También contamos con el cantante melódico malhumorado de Screaming Trees, Mark Lanegan, que añadió su estilo vocal en plan Lee Hazelwood-colocado-de-pegamento. Y la lista de celebridades luminarias no acaba ahí,” aseguran. 

“Alain Johannes y Natasha Shneider de Eleven suministraron los teclados y el sabor internacional; Paz y Anna, del campamento de A Perfect Circle, se encargaron de los  arreglos de cuerdas, e, incluso Dean Ween y Blag, de The Dwarves, estaban disponibles para añadir locura a la mezcla. Chris Goss, de Masters of Reality, también hizo su aparición, uniéndose ahora a nuestro equipo de directo para añadir puntiagudas divagaciones que nos hacen sonar de una forma especial.” 

En el nuevo disco hay un poco de todo: desde el estilo cortante y aflamencado de “First It Giveth” al infeccioso sonido Gary Glitter puesto de ácido de “Do It Again”, de Mark Lanegan sintonizando a ZZ Top para encontrar “God Is In The Radio” al trance “Go With The Flow”. “Six Shooter” sondea las profundidades de la depravación lírica, mientras que “Just Another Love Song” explora la cara romántica de la locura.  

¿Ha quedado superado el stoner rock? “Sí, supongo que como siempre, la energía maníaca de estas canciones nos eleva por encima de los muelles del stoner rock a un reino donde la blasfemia punk con su aliento de fuego se funde con el sagrado fango de Black Sabbath.”  

Con sus descomunales casi dos metros de altura y sus saludables rizos rojos, Josh Homme parece el hijo bastardo de Ozzy Osbourne.  Ahora no es sólo el cantante y guitarrista de Queens Of The Stone Age, sino que también ha estado aprendiendo a volar en sus horas libres, que han sido pocas y están lejanas, ahora que su sello Rekords Rekords finalmente ha despegado. “Quería pasar mucho tiempo en el aeropuerto durante la grabación del álbum, para acceder al niño sordo que llevo en mi interior. ¿Puedes escuchar la diferencia?” 

Se supone que aquí tenía que haber nicotina, valium, vicodin, marihuana, éxtasis y alcohol, tal y como cantaban en su contagioso éxito “Feel Good Hit Of The Summer”, pero él sigue con el símil aeronáutico. “Nuestro vuelo de hoy es de ayuda humanitaria aérea. En tres minutos sobrevolaremos el Warped Tour, donde lanzaremos copias promocionales de Songs For The Deaf para aquellos que están musicalmente desnutridos. Perdonadles, porque no saben lo que están escuchando.” 

Con el lanzamiento de Songs For The Deaf quizá, por fin, los ciegos puedan ver, los mudos, hablar, e, incluso, también, los sordos puedan oír a los Queens Of The Stone Age. Como Shaun Cassidy comentó una vez: “Esto sí que es el auténtico rock´n´roll.”  

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *