QUÉ FUE DE BRAD

Qué fue de Brad

Mike White (Vértice)

 

 

Sin duda, Qué fue de Brad es la palpable representación en imágenes de la llamada crisis de la mediana edad, con sus deseos, sus temores, sus dudas, sus angustias y, también, sus momentos de epifanía. Es justo lo que el actor y director Mike White pretende recoger en su segunda película a través de un guion tratado como una tragicomedia y en el que muestra cierto afecto por su protagonista y su agitada vida interior, un personaje tan entrañable como insoportable.

 

Ben Stiller, en el papel más agradecido de su carrera –junto a la reciente The Meyerowitz Stories (New and Selected), de Noah Baumbach–, aunque ya interpretado varias veces, logra la simpatía –más que la empatía– del espectador a base de humillarse una y otra vez, buscando renacer en algún momento o caerse definitivamente al abismo.

 

Su personaje es un hombre patético, que cree no haber triunfado y no tener el estatus social que debería al compararse con sus compañeros de universidad, con muchísimo más dinero pero, también, menos integridad, algo de lo que no parece darse cuenta. Ahí también radica la mayor debilidad de una película de la que algunos podrán desconectar teniendo en cuenta que se trata de una tipo con una situación privilegiada que no deja de quejarse de su situación durante 100 minutos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *