PULP DIFFERENT CLASS

 

PULP: Different Class (Island – Polygram, 1995)

 11_mejores_portadas_72_the_chemical_brothers_PULP - Different Class

Después de dieciséis años y unos cuantos álbumes, las obsesiones pop británicas de Pulp cobraron sentido. Éste fue el “Top Of The Pops” de los 90. Discriminación de clase, sexualidad reprimida, multitudes viviendo entre paredes muy finas, desengaño… 

Mientras sus recién coronados contemporáneos hablaban de quién-sabe-qué (por cierto, ¿qué narices es “Wonderwall”?), Jarvis Cocker escribía canciones descaradas en la recurrente voz de un tipo que aún mantenía la esperanza y no tenía miedo de mostrar sus sentimientos. Aunque el cinismo que nace de esa vieja esperanza, y no de la lujuria burguesa y del aburrimiento, consigue que lo rechacen una y otra vez. 

Las crónicas de Jarvis Cocker nunca tienen el sabor engañoso de las uvas amargas: es demasiado listo para eso. En su lugar, construye una persona política, con la que tiene mayor poder para retener y destruir. No es un santo, ya que reconoce acostarse con las mujeres de los ricos y los famosos mientras sus maridos pasan “un año en Provenza”. Tan sólo se enfrenta a los hechos y a sí mismo. 

Aún así intenta tomar el camino más grande, como en la encantadora y divertida “Common People” en la que una joven de buena familia quiere salir al mundo exterior para “dormir con gente corriente como tú”. Cocker hace lo mejor que puede, y la lleva incluso al supermercado para que conozca la realidad más mundana, al tiempo que le recomienda: “Córtate el pelo y consigue un trabajo. Fuma y juega al billar. Haz como si nunca hubieras ido al colegio”. Cuando se da cuenta que nunca lo conseguirá, descarga sus envenenados dardos sobre su aburrimiento mientras la banda lo envuelve con todos los trucos de nueva ola bien aprendidos de su ya usado libro de estilo.   

Sí, “Common People” es su momento para la eternidad, pero Different Class tiene mucho más. “Disco 2000” piratea el riff del “Gloria” de Umberto Tozzi –sí, el mismo, por increíble que parezca- al tiempo que relata la conversión al mundo adulto a través de una relación sexual adolescente. En  “Something Changed”, la mejor canción que Lloyd Cole nunca escribió, se niega a aceptar su suerte cuando encuentra el amor verdadero: “¿Dónde estaría ahora si no nos hubiésemos conocido? ¿Le estaría cantando esta canción a otra?”.  

“Live Bed Story” tiene el sonido ampuloso de los buenos momentos de Pink Floyd. “Sorted For E’s And Wizz” describe una rave en un tono como de David Bowie rodeado de soniquetes de Casio: “En mitad de la noche sienta bien, pero a la mañana siguiente te vienes abajo”. Y la forma en que pronuncia la palabra “abajo” es tan suave y triste que puedes sentir el dolor y el vacío de la mañana después. Incluso en las sociedades menos clasistas, el sexo separa a los hombres de las mujeres, a las mujeres de las niñas, a los románticos de los depredadores. Different Class es el sonido de Jarvis Cocker sin perder la visión y mostrando una deliciosa precisión.

Recomendado en una línea similar: 

Dog Man Star de Suede (1994)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *