PREFAB SPROUT (y III)

Prefab Sprout, la perfecta canción pop (y III)

 

 

Si Satanás está en posesión de las mejores melodías, Paddy McAloon le robó al mismo Belcebú. No está claro cómo sucedió ni cuándo, pero el caso es que se apropió de unas cuantas canciones pop perfectas sin que este se enterara. Además, regodeándose en ello y para escarnio público del anticristo, el escocés se atrevió a asegurar en una de sus primeras canciones editadas que sí, que el diablo las tenía todas, desviando la atención lejos de su persona.

 

No creemos que Paddy McAloon le vendiera su alma al diablo, como siempre se ha mantenido que hizo Robert Johnson (y algún que otro músico) por un puñado de sus armonías celestiales, aunque sí es cierto que lo necesita imperiosamente para seguir viviendo, llegando a afirmar que “si no estoy componiendo, estoy muerto”. (Repasamos su historia en tres entregas, de la que se publicaron dos en los días anteriores y esta es la última).

 

Proyectos no editados:

 

“Estoy frustrado por no haber editado más discos. Me siento como un Orson Welles fraudulento: los triunfos que nunca tuve, mi hipotética carrera… Hay más de 100 canciones por ahí. Me despierto por las noches muchas veces pensando que mi mejor material no está disponible. Tengo que hacer algo, pero no se qué, porque hay algo en mí que solo me permitirá grabar ese material cuando tenga el respaldo financiero que merecen. Necesito un mecenas rico, alguien como Bill Gates”.

 

Paddy McAloon nunca ha dejado de componer, y lo ha hecho a lo grande, muchas veces pensando en álbumes completos. Hay muchos discos en distintas fases de gestación, y no parece que vayan a ser editados nunca. Repasemos los más significativos:

 

Prefab sprout Paddy McAloon and Wendy Smith 1985

 

20th Century Magic: Hecho a la medida de Low de David Bowie: canciones pop en la primera mitad y experimentos en la otra, con la idea central del cambio de milenio, temas para Diana de Gales y el Dome de Londres (“Twilight of the Pimps”).

 

– Atomic Hymnbook: Un disco con “canciones gospel laicas”, en palabras de McAloon.

 

– Behind the Veil: Un álbum conceptual sobre Michael Jackson del que solo llegó a ver la luz “The Sound of Crying” y que tendría  títulos como “Unicorn in Trouble”, “Danger and Me” o “Mr. Lightning Boots”.

 

– Billy Midnight: Probablemente su contenido coincide con otro del que McAloon avanzó también su título, Knights in Armour, ambos “muy románticos”.

 

– Earth: The Story So Far: El más conocido de los discos perdidos del grupo. En él Paddy McAloon trabajó al menos tres años y fue descartado finalmente para no tener que discutir con los ejecutivos discográficos lo que costaría grabarlo, a pesar de que Sony llegó a confirmar su edición con 28 canciones.

 

 

– Famous Fakes: Álbum con retratos y biografías de personajes célebres. De las canciones que iba a incluir, solo llegaron a publicarse dos: “Faron Young” y “Diana Ross”.

 

– Total Snow: También conocido como A Symphony of Snowflakes. Su disco navideño, con canciones de ‘espíritu tradicional’.

 

– Zorro the Fox: Concebido como un antídoto frente a las bandas sonoras de las películas norteamericanas, fue derivando hasta convertirse en un proyecto de película musical. La única canción que llegó a ver la luz es “Swans” en Andromeda Heights.

 

 

 

 

Otros documentos audiovisuales:

 

Circulan por ahí varios discos piratas interesantes grabados en directo entre 1983 (el primero, en Darlington) y el 2000 (el último, en Dublín). De entre ellos, destaca el concierto de Utrecht del 8 de diciembre de 1985 y el de Cambridge el 5 de abril de 2000, este último emitido por la BBC. En 1986 se prensaron 100 copias, hoy muy cotizadas, de un concierto del grupo en la Universidad de Reading el 16 de noviembre del año anterior y emitido por la BBC.

 

Las caras B, rarezas y singles han aparecido en diversas formas. El más conocido es el disco Silhouettes, aunque es más completo el doble compacto The Devil Has All the Best Tunes, en el que se recogen gemas olvidadas como “Real Life”, “Dragons”, “Bearpark”, “Just Because I Can”, “Girl I’m Here” o “The End of the Affair”.

 

Por su parte, el fanzine Rollmo llegó a editar diez compactos de edición muy limitada acompañando a algunos de los 17 números de la publicación. Los más destacados son el número 1, con versiones y colaboraciones, los números 3, 4 y 5, con algunas rarezas y caras B, y el número 6, con el concierto de Reading. Los números 8 al 10 recogen tres conciertos de 1986, 1990 y 1994 grabados desde el público en Bari, Portsmouth y Londres.

 

Por último, circula por la red en formato DVD una actuación para la televisión alemana filmada en el Alabamahall de Munich el 2 de diciembre de 1985, tal vez la mejor forma de poder hacerse una idea de cómo eran sus conciertos y, además, en el momento de su mayor repercusión pública.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *