PONY BRAVO: Un gramo de fe 1

PONY BRAVO: Un gramo de fe (En el Rancho)

 

 

 

 

La personalidad, eso tan difícil de tener, eso tan difícil de mostrar sin parecer forzado, ese bien tan escaso… Lo primero en lo que uno pensó tras escuchar el debut de los sevillanos Pony Bravo, Si bajo de espalda no me da miedo y otras historias (2008), es que el grupo iba bastante sobrado de ello. Como los hechos se demuestran andando, el grupo montó su propio sello En el Rancho, diseña sus propias portadas y carteles (todo un arte en su caso), da la posibilidad de descargar su disco gratis antes de comprarlo -confiando totalmente en lo que se traen entre manos-, y hasta editaron hace pocos meses el debut de su proyecto paralelo -y más anguloso- Fiera.

 

 

Todo se repite y mejora en Un gramo de fe. Uno sigue imaginándoselos en su local de ensayo experimentando una y otra vez, estirando las canciones hasta dar con algo que conserve la melodía pero que suene nuevo, distinto, sin dejar de mostrar lo ecléctico de su colección de discos, que se intuye de un exquisito buen gusto. Qué placer ver que están en esto por las razones correctas y que aún hay quien puede seguir ensanchando el rock en castellano -con un orgulloso acento andaluz-, paseándose por el kraut (“El campo fui yo”), las raves (“La Rave de Dios”), Manolo Caracol (“Ninja de fuego”), los hongos psicotrópicos (“Noche de setas”), el dub (“Pumare-Ho”), el pop, Talking Heads, Radio Futura y tantas otras cosas que es imposible captarlas incluso después de varias escuchas. ¿El gran grupo hispano de la década que iniciamos? Cuando menos, el más personal por ahora.

 

 

 

{youtube}4Qy0FW5p6Lw{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *