PIRATAS

Los Piratas, manual para los fieles

 

         Los gallegos Piratas son el único grupo del Estado que puede hacer música pop no convencional y vender discos al mismo tiempo. Siempre cabalgando entre un público mayoritario y la escena independiente, su nuevo disco, Relax, es el que mejor ejemplifica esa aparente contradicción: cuanto más aventureros son los sonidos que graban, más venden. Seis álbumes les ha costado, pero Piratas se han ganado ya un lugar preferente en la historia de la música pop española de los últimos años.

Mi impresión es que éste es el disco más atlántico de Piratas, más gallego, lleno de bruma. ¿Estáis de acuerdo?

– No lo había pensado, pero creo que sí. Es posible que Galicia estuviera más presente. Las cosas que han pasado han hecho que muchos tengamos a Galicia más presente y creo que la geografía de uno es parte de uno.


¿Cómo surge la idea de expresar lo mismo a partir de sonidos más contenidos, austeros y menos textos?

– Supongo que era algo que queríamos hacer desde hace tiempo, pero al final siempre se juntaban demasiadas cosas que pretendíamos hacer. El productor, Suso Sáiz, consiguió plasmarlo y guiarnos en el camino.


En eso la elección de Suso Sáiz me parece acertada. ¿Cuál de sus producciones os decidió a contar con él?

– Fueron todas y ninguna. Lo que más nos gustaba era esa trayectoria. Sin conocer casi nada, ya nos parecía el adecuado y cuando nos conocimos, todo fluyó.


¿Piratas quiere que su público crezca con ellos, que descubran otras músicas?

– Supongo que a nosotros nos gustaría que en general se escuchase más música, pero la verdad, nos da un poco igual. Tal y como están las cosas, bastante trabajo es preocuparse de uno mismo, y ciertas situaciones necesitan terapias de choque. Nosotros preferimos el relax, ja, ja. 

Me confesaré: empecé a interesarme como fan por Piratas con Ultrasónica. ¿Cómo ve el grupo los anteriores discos?

Los vemos de muchas formas, según el día… Hay días que nos parece todo terrible y, en otros, conseguimos ser condescendientes.

¿Seguís respaldando Ultrasónica y el giro que el grupo dio ahí?

– Las cosas que hemos hecho son todas parte de nosotros y Ultrasónica era necesario para el grupo. Ahora mismo tenemos el disco nuevo en la cabeza y, a medida que vayamos tocando, sabremos las cosas que nos sobrarán el año que viene.


Me da la impresión de que estas canciones, aún vestidas de otra forma, no son muy distintas en su composición de las de Ultrasónica. ¿Es así?

– Yo creo que no son distintas. Todas las canciones del mundo son la misma. Varían los intérpretes. A la hora de hacer los discos hacemos casi las mismas cosas que al principio; sólo hemos cambiado las personas y tocamos distinto o nos expresamos distinto. Pero es casi igual.


¿Son estos dos los discos en los que más cerca habéis estado de los que pretendíais a la hora de grabarlos?

– Yo creo que con cada disco nos acercamos más. Pero el caso es que realmente no sabemos lo que queremos. Simplemente tiramos y esperamos a ver que sale. Cada vez reconocemos más lo que no queremos, pero lo que queremos…


Me parece una idea estupenda las fotos de promoción de este disco. ¿De quién fue la idea y que se pretendía?

– La idea fue de Santalla. Se basaba en una exposición suya que se titulaba Fugas, en la que salía la ropa sin las personas. Nosotros no queremos hacer sesiones de fotos y no nos sentimos cómodos poniendo la cara. Por otro lado, creemos que da igual el careto que tengamos, que un mejor careto no hace un disco mejor; además, que no es necesario, a estas alturas, que sigamos haciendo algo que no creemos que nos ayude en nada y que nos resulta muy incomodo.


¿En qué hay que claudicar hoy en día para que una compañía grande le edite a uno seis discos?

– No creo que haya que claudicar en nada. Sólo hay que convencerles de que merece la pena… Ja, ja…


¿Cómo es la relación entre vosotros después de trece años?

– Pues gracias a Dios, cada día mejor. Tal vez ése sea el gran secreto para que una banda pueda sobrevivir. En algún momento supimos que el grupo era lo importante, no las piezas.


¿Alguna idea de por dónde irán Los Piratas próximamente o sois ya un grupo totalmente abierto a cualquier improvisación y estímulo?

– No tengo ni idea… Iremos hacia donde podamos. Sólo tratamos de encontrar sitios excitantes para nosotros y aún queda mucha música por escuchar y muchas películas por ver…

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *