PHILOMENA

Philomena (Vértigo)

 

 

 

             

La mayor sorpresa de esta película es ver a Steve Coogan en un papel dramático. Él es productor y guionista de esta cinta en la que se aparta de todo lo que le hemos visto hasta ahora en pantalla, con un personaje de un periodista antiguo asesor del Gobierno caído en desgracia, educado en Oxford, ateo, descreído y con propensión a la ironía. La posibilidad de rehabilitarse le llega al ofrecérsele una historia de ‘contenido social’, la de una mujer madura libre de todo cinismo que lee novelas románticas baratas y que 50 años después busca al hijo que las monjas le robaron.

 

 

 

La película es ella, Judi Dench. Decir que está perfecta es descubrir poco, pero no se debe pasar por alto. Y contar que Stephen Frears, el director irlandés, sabe darle un aire melodramático que escapa a la típica serie de sobremesa, también era previsible, gracias a su leve tono de comedia y a asumir su tono de obra pequeña que no menor.

 

Además de una historia social, con varios giros finales que la diferencian de otras y suben sus enteros, Frears también opta por centrarse en la relación materno-filial de esos dos personajes tan distintos que por el camino van reconociéndose y contagiándose. Ahí radica su columna vertebral y su fuerza.

 

 

{youtube}eDIo8uAV4Og{/youtube}

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *