PETER GABRIEL

Peter Gabriel y el club de la luna llena

 

 El 21 de septiembre, coincidiendo con la luna llena, se publicaba Up, el nuevo disco de Peter Gabriel después de diez años, y su primer álbum de estudio desde que en 1992 publicase su álbum más exitoso, Us. 

Hace exactamente diez años que a Peter Gabriel se le ocurrió el título de su, ahora, nuevo disco Up.  “Este álbum es algo así como arriba –Up– y abajo, más vertical que horizontal, y eso se va a ver reflejado en mi próxima gira,” comenta el antiguo componente de Genesis. 

Parece que el disco responde a unas influencias y a un plan muy concreto. “Las influencias de la luna y del agua proporcionan un telón de fondo al disco. Mi idea es enviar el álbum a varios grupos por todo el mundo para que se pueda hacer una Serie de los Ríos con Up – “Up the Orinoco”, “Up the Amazon”, “Up the Mississippi”, “Up the Ganges”, etc.”   

En la página web de Peter Gabriel, por ejemplo, siguiendo su llamada, ya han firmado 20.000 personas -lunáticos los llama él- para unirse al “Full Moon Club” (club de la luna llena) y escuchar fragmentos del nuevo álbum, que se iban poniendo a disposición del público todos los meses coincidiendo con la luna llena.  Como indicaba su autor, “sólo hay que mantenerse atento al cielo por la noche para saber cuándo va a ser la próxima descarga de música.”  

En cuanto al disco, apunta que “este álbum es un registro de “finales de libros”, que se preocupa más del principio y del final de la vida que de lo que transcurre en el medio. Reconozco que es un álbum personal, que refleja la vida que surge de la muerte, y que reconoce modelos y fuerzas que actúan por encima y por debajo de nuestro enfoque habitual.”   

Le pedimos un repaso por las canciones del disco y lo hace encantando. “En el primer tema, “Darkness” (“Oscuridad”), te introduce en “la casa en el bosque”, donde se exploran los temores y la imaginación de la infancia para ir aceptándolos gradualmente. A continuación, “Growing Up” (“Creciendo”) contempla la naturaleza efímera de las cosas y cómo el hombre intenta encontrar su sitio en la estructura del universo y en la estructura de su vida.” 

“Después, “Sky Blue” (“Cielo azul”) habla de perder el rumbo en la vida y en el amor, y encontrar en la inmensidad de la naturaleza una forma de afrontar la soledad.  Luego, en “No Way Out” (“No hay salida”), la vida corriente “nadando en una bolsa de plástico” es arrancada por un accidente de tráfico. La primera crudeza del dolor y el seguir adelante son experiencias que se tratan con ternura en “I Grieve” (“Sufro”).”  

Peter Gabriel sigue su repaso sin hacer ni una pausa. “La canción más escueta del disco se llama “The Drop” (“La gota”). La llamo mi pequeño sorbete. Tiene lugar en el cielo, en un avión mirando a través de las nubes e intentando imaginar qué hay más allá. Le sigue “More Than This” (“Más que esto”), el tema más positivo y edificante con una confirmación de que “existe algo más allá”. Es uno de los temas que surgió mientras toqueteaba la guitarra.” 

La televisión tiene bastante que ver con su primer single. “Supongo que “The Barry Williams Show” tiene cierto humor: explora los límites de la televisión basura y el emparejamiento entre comportamiento disfuncional y televisión de masas.  Hay un gran contraste con el tema siguiente, “My Head Sounds Like That” (“Mi cabeza suena así”), que es tranquilo e introspectivo, y en el que hablo de un estado mental en el que la parálisis realza la sensibilidad para oír, de forma parecida a como la sensación de que vas a vomitar te hace muy sensible al olfato.” 

Aún queda una última canción. “En audio la expresión “signal to noise ratio” (relación señal / ruido) se utiliza para indicar el nivel de fuerza de una señal sonora en relación con el ruido de fondo.  En este último tema, “Signal to Noise”, la señal a la que me refiero es un sentido de moralidad personal y compasión.” 

Para finalizar, le preguntamos por los diez años que ha tardado en publicarse el nuevo disco. “En estos últimos siete años he estado trabajando en más de 130 ideas diferentes, y después de los álbumes OVO y The Long Walk Home, éste es el tercer proyecto que se desarrolla a partir de esa colección de material. Se han registrado tantos centenares de horas de grabación que este álbum probablemente sea el primero en contar con su propio departamento de arqueología.”   

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *