PET SHOP BOYS

 Pet Shop Boys, normalmente no lo haría…

pet shop boys

 

Neil Tennant y Chris Lowe llevan ya más de 20 años de actividad, grabando éxito tras éxito y, al mismo tiempo, con un culto enorme hacia su obra. Su nuevo disco Fundamental ha sido recibido como el mejor de su trayectoria en la última década y en él parecen querer recuperar sus señas de identidad: el pop electrónico melodramático y los arreglos exuberantes. Sin embargo, en esta ocasión hay alusiones políticas a la atmósfera que vivimos tras el 11 de septiembre del 2001, aunque, como era previsible en ellos, con ironía. Nos lo explica Neil Tennant.

 

En este disco volvéis a contar con el gran productor Trevor Horn, con el que ya trabajasteis en vuestro disco Introspective (1988).

– Lo cierto es que queríamos un sonido épico y teatral, y creo que pocas personas como él pueden conseguirlo. Ya habíamos hecho canciones de ese tipo antes como It’s A Sin, aunque ahora la forma de producir el disco ha sido un poco distinta.

 

En esta ocasión habláis de la situación política actual. Por ejemplo, I’m With Stupid (“Estoy con estúpido”) se refiere a la relación personal de Tony Blair y George Bush.

– Bueno, los gobiernos quieren transmitirnos miedo, por lo que, con sus leyes, los ciudadanos somos menos libres. En mi caso en concreto, pienso que los terroristas no son más que criminales con ideas religiosas que utilizan para atacarnos.

 

Has dicho que los discos de Pet Shop Boys, como los libros de Graham Greeene, son o novelas o entretenimiento. ¿Puedes explicarlo?

         – Nuestros discos Please y Actually son novelas. Disco es entretenimiento. El nuevo álbum, Fundamental, es más como una novela. Si fuera una novela de Graham Greene sería más como Brighton Rock: una novela seria con muchas esquinas oscuras y algo de humor.

 

También has comentado que la carrera de Pet Shop Boys es una lucha continua entre el ridículo total y la absoluta falta de vergüenza. ¿Cuál ha salido triunfante?

         – Tengo que reconocer que la desvergüenza, aunque depende de la situación. Hemos hecho un montón de cosas que tenían el potencial suficiente para ser totalmente ridículas, pero hemos salido adelante con ellas, como, por ejemplo, llevar esos sombreros puntiagudos en la promoción de uno de nuestros discos. Si hemos salido airosos de cosas así, es porque creíamos en ellas.

 

¿Cuál es la clave para que consideres a un grupo de pop o rock como clásico?

         – Siempre estoy buscando el deslumbramiento total y aquello que sea fabuloso. Algo asombroso que pueda bailar y que me haga sentir romántico. Es importante que el grupo parezca haber creado un mundo propio. En sus inicios, Blur me lo parecieron. Franz Ferdinand también. Se puede discutir sobre si tienen algo más que eso. Me gustan las portadas de Editors. Muy elegantes. Si me gustan las portadas, ya me han ganado en una buena parte. Pero, por ejemplo, la música de Editors no me gusta de la misma forma.

 

¿Haríais un disco con, por ejemplo, Van Morrison si os lo pidiera?

         – Hmm. Me sorprendería mucho si nos lo pidiera, aunque no estoy seguro de si tiene la clase de voz que Chris y yo podemos entender. Además, dudo que nos lo pasásemos bien. Nunca me he cruzado con Van Morrison, pero no me imagino que se llevase muy bien con Chris.

 

¿Hay algún cantante famoso que haya querido trabajar con vosotros y al que rechazarais?

         – Después de trabajar con Liza Minelli y Dusty Springfield, recibimos una carta de Tammy Wynette diciendo que le gustábamos mucho y que quería trabajar con nosotros. No puedo decir que no nos tentase. Una gran voz. Pero nos podríamos haber encasillado. Como sabes, acabó grabando con KLF y le fue muy bien.

 

¿Estás de acuerdo en que cuando saliste oficialmente del armario en 1994 no sorprendiste a mucha gente?

         – Asumo que todo el mundo ya lo sabía antes, aunque no se atrevían a preguntarlo por amabilidad. Una revista gay quiso entrevistarme y accedí. No tenía sentido ser ambivalente sobre mi sexualidad. Lo que sí fue diferente es que después se nos consideró de otra forma. De repente éramos un grupo gay más que un grupo irónico. También es interesante resaltar que, en términos de ventas, nuestro siguiente disco Bilingual vendió mucho menos que el anterior.

 

Elton John ha anunciado recientemente que prepara una jubilación a lo grande, con una tienda / casa en la que vivir con todos sus amigos, con él encargado de la tienda de discos y tú de la librería. ¿Te agrada la idea?

         – Sí, de verdad. Estaría muy contento a cargo de la librería y Elton John sería ideal para la tienda de discos, ya que no es nada snob con la música. Chris Lowe podría unirse a nosotros, para ver la televisión y dormir.

 

¿Cuál ha sido el momento más extraño por el que has pasado en el mundo de la música?

         – Cuando le presenté a Rick Astley a Michael Stipe (de REM) en la fiesta del quincuagésimo cumpleaños de Elton John. Me di cuenta enseguida de la extraña combinación. Por supuesto, Michael no tenía ni idea de quién era Rick. Tuve que explicarle que tuvo algunos éxitos enormes en los 80. Michael suspiró y dijo que no seguía las listas de éxitos. No parecía impresionado. Por cierto, en aquel momento Rick Astley iba vestido de astronauta.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *