PERDER LA RAZÓN

Perder la razón (Karma Films)

 

 

 

 

El inicio, con cuatro ataúdes entrando en un avión, introduce al instante en la historia e inquieta al mismo tiempo. El final tras el largo flashback, con los sucesos fuera de cámara, es modélico para tratar un tema tan peliagudo como el infanticidio. Basada en hechos reales, Perder la razón relata la historia de una mujer que pasa de la felicidad al abismo al convivir con su marido y el doctor que lo adoptó desde pequeño trayéndolo de África.

 

 

 

No hay la misma sutileza al tratar la relación del matrimonio, con brochazos algo más gordos, que la de la pareja con su protector. La atmósfera opresiva y cargada se muestra mucho más efectiva ahí, en esa ambigua relación no aclarada del médico con su protegido y en la relación de poder que mantiene sobre su nuera, quien solo parece respirar en un viaje a Marruecos. 

 

 

Según su director, quería tratar temas como la feminidad, el poder, el dinero, la falta de autonomía y la tragedia que surge del altruismo cuando esconde una relación perversa. La mejor prueba, su actriz protagonista, Émilie Dequenne, premio de interpretación en Cannes, que en cuatro minutos en un plano fijo en un coche entonando una canción muestra la montaña rusa en la que se ha convertido su aniquilación sentimental.

 

 

{youtube}q9ARJSMA7Z8{/youtube}

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *