PELLE CARLBERG LIVE 2011

Pelle Carlberg: contra el viento, buena cara

 


Estábamos pagando la novatada, algo que sin duda se irá mejorando. La semana anterior, Lacrosse habían actuado gratuitamente en una de las explanadas exteriores de la Cidade da Cultura casi sin publicidad alguna, por lo que la mayoría ni nos enteramos. El viernes siguiente, en competencia directa con Cultura Quente, se programaba otra actuación, la de Pelle Carlberg. Algunos más empezamos a conocer el ciclo “Tardes no Gaiás”. Pero parecía que tampoco iba a poder ser. Al llegar al deslumbrante complejo se anuncia que el viento ha tirado la torre de sonido y se cancela el concierto. Por suerte, hay quien piensa que contra la adversidad, imaginación.

 

Sí, era Pelle Carlberg y no de una estrella al uso. El sueco y su banda (tres músicos y una vocalista) no querían marcharse de Compostela así, tras haber viajado expresamente desde Sevilla para ofrecer su concierto. Ante la frustración por las inclemencias del tiempo y la poca previsión de la organización, en pocos minutos deciden improvisar una actuación que tiene que ser, a la fuerza, distinta.

 

Se improvisa un lugar en el medio de los dos edificios acabados, donde el viento no moleste, y se va corriendo la voz entre los que aún esperamos resignados antes de volver a casa de que existe la posibilidad de un pase acústico. Mientras todos hacemos tiempo en la cantina, la banda prepara en el mismo local su repertorio adaptándolo a las nuevas circunstancias. Además, sin que aún lo sepa nadie, también preparan una sorpresa con la que superar los imprevistos.

 

 

Media hora más tarde, con el público que aún espera sentado en los pufs que el recinto ha dispuesto para acontecimientos así, Pelle Carlberg explica todo lo sucedido, se disculpa por el cambio y anuncia que empiezan con una canción compuesta expresamente para la ocasión en la cantina, mientras aguardábamos. Los primeros versos ya dan cuenta de ello: “Estaba en el escenario cuando la torre de sonido se cayó. Nuestro batería casi muere, aquello llegó del infierno. Santiago de Compostela, eres bastante ventosa, pero qué narices… El show debe continuar”. No será lo mejor de su repertorio y seguramente no la lleguen a grabar nunca, pero es una buena forma de ganarse a todo el mundo desde el principio.

 

A partir de ahí, el repertorio se va improvisando. Sobre el listado de canciones que tenían pensado tocar en un principio en el escenario que quedó inutilizado, Pelle y sus músicos van eligiendo sobre la marcha aquellas que se pueden adaptar a una interpretación acústica (casi: el bajo pasaba por un pequeño amplificador). Por eso, cuando toca un solo eléctrico el guitarrista lo silba y explica que eso es lo que hubiera tenido que sonar.

 

No es todo. Para darle sentido a la nueva versión de sus canciones, Pelle presenta cada una de ellas explicando su origen. Al tiempo, convoca a su vocalista (Linda María) en algunas canciones, comenta sobre el apodo de su batería (El pequeño gamba) o se pasea entre el público. Para rematar, su ‘éxito’ “Pamplona”, que reconoce estar inspirada por las visitas de su abuelo a los San Fermines después de haber escuchado “We’re from Barcelona” de sus compatriotas I’m from Barcelona en la radio.

 

Al final, mientras vendía compactos y algunas bolsas, Pelle se disculpaba una vez más por no haber podido ofrecer el concierto pactado. Cuando todos le aseguraban que esto había sido mucho mejor, él también terminaba por reconocer que había sido “una experiencia que se tiene una sola vez en la vida”.

 

(Cidade da Cultura, 22-7-2011. Público: 150 espectadores. Promotor: Fundación Cidade da Cultura)


(Ver más fotos)

 

{youtube}vXt_0iTG0AM{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *