PARAÍSO AMOR

 Paraíso: Amor (Golem)

  

 

Ulrich Seidhl se ha dedicado hasta ahora a retratar incómodamente la decadencia de la sociedad capitalista centroeuropea, tanto en documentales como en películas de ficción como esta. Primera parte de una trilogía que también se detendrá en la fe y la esperanza, Paraíso: Amor pone el dedo sobre sobre esa moral colonialista del viejo continente que se ha desplazado en los últimos tiempos hacia el turismo sexual.

  

Y lo hace a partir de una premisa interesante: en lugar de centrarse en un hombre, se fija en una austríaca cincuentona con sobrepeso que persigue la ilusión del amor en Kenia cuando lo que encuentra -y quiere decir- es sexo a cambio de dinero. Ninguna imagen más gráfica que la protagonista esterilizando su cuarto de baño africano y, poco después, perfumando su coño.

 

Poco a poco, la mujer se va embruteciendo hasta llegar a descubrir una paz espiritual en la nada tras comprobar que lo que busca es imposible. El director le da a Margarethe Tiesel un papel único que esta hace suyo de forma magistral, retratado todo ello con una mirada turbadora, seca y punzante. Sin dogmatismos, sin música, con largos planos de cámara fija, su hipnótica fascinación reside en ser espejo fiel de la más cruda realidad.

 

{youtube}4GQw8hqQmo0{/youtube}

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *