PARADE: Intonarumore

PARADE: Intonarumore (Jabalina)

 

 

El título del primer recopilatorio de Parade viene de los “intonarumori”, unos aparatos productores de ruidos construidos por los futuristas italianos Luigi Russolo y Ugo Piatti a principios del siglo XX, con los que compusieron música y dieron conciertos junto al poeta futurista Marinetti. Hoy en día, Intonarumore es también el nombre del estudio de grabación que Antonio Galvañ tiene en su casa, en el que se ha grabado la práctica totalidad de la producción musical de Parade y, por ende, las canciones que componen esta recopilación.


Intonarumore resume así la trayectoria de Parade anterior a su fichaje por Jabalina y a la reciente edición de La fortaleza de la soledad, su quinto álbum. La edición en formato digipak incluye un cuadernillo de 8 páginas, obra de Mario Feal, e incluye en dos compactos 41 canciones (sin contar los cortes instrumentales), entre ellas más de 10 inéditas.


El primero de los dos volúmenes recopila lo mejor de su etapa en el sello Spicnic, que incluye grabaciones oficiales de sus primeros álbumes y EPs, hoy descatalogados o difíciles de encontrar. Entre los 20 clásicos de su repertorio que incluye se encuentran Radar”, “Primer contacto”, “Metaluna Moroder”, “Niño zombi”, “Flora Rostrobruno” o la emocionante “Autopistas elevadas”.

 

El segundo disco está dedicado por completo a las rarezas e inéditos del yeclano. Una cuidada selección de composiciones, agrupada por estilos y separada por pequeños fragmentos instrumentales futuristas, que ofrece 29 canciones que nunca habían sido editadas o que lo habían hecho con muy poca distribución. En él se encuentran temas de sus primeras maquetas, piezas largamente reclamadas por sus seguidores, como su remix de “Niño zombi” o varias versiones (de Alaska y Dinarama, Family, La Casa Azul o Franco Battiato) que acostumbra a hacer en directo.


Pero, al margen de los datos de este álbum, de lo que se trata con esta nueva publicación en la discografía de Parade es homenajear y dar a conocer la labor de Antonio Galvañ, uno de los compositores con más talento surgidos en el pop estatal de los últimos años y que muchos han descubierto con su reciente álbum La fortaleza de la soledad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *