THE TEARS 2005

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


 

The Tears, lágrimas de cocodrilo

 

 

Bueno… Así que Brett Anderson y Bernard Butler están juntos de nuevo. ¡Quién lo hubiera imaginado! Aparentemente, Bernard sí. “Siempre supe que, tarde o temprano, sería así”, dice. Y Brett, por su parte, parece como si, finalmente, hubiera acelerado la desaparición de Suede para poder reunirse con Bernard y plantearle lo que nadie se había atrevido siquiera a imaginar en los diez años anteriores.

 

“La primera vez que nos vimos de nuevo, en diciembre de 2003, me dijo que quería formar una banda”, recuerda Bernard. “Evidentemente, durante años, siempre había querido grabar este disco”. Y así empezó todo, con el mejor dúo de compositores del Reino Unido desde Morrissey y Marr, nuevamente trabajando codo con codo, escribiendo sin ningún objetivo concreto. Hubo de pasar cierto tiempo hasta que se dieron cuenta de que realmente estaban metidos en algo, algo que habían dejado inconcluso en 1994, cuando Bernard abandonó Suede, justo antes del lanzamiento del segundo álbum de la banda, Dog Man Star.

 

“La música es realmente muy, muy inspiradora”, afirma Brett. “No quiero parecer ingenuo, pero resulta muy emocionante trabajar con alguien que cuida tanto lo que hace. Durante años, desde que Bernard dejara Suede, fui yo quien llevó la voz cantante, pero ahora la apuesta es más fuerte. Me siento como si estuviéramos librando un duelo, en una especie de competición amistosa. Cuando estábamos en nuestro mejor momento, era siempre así, con cada uno de nosotros tratando de superar al otro”.

 

Desde fuera, Here Comes The Tears se percibe realmente como un trabajo que rebosa confianza. La voz de Brett sigue cautivando -escucha la pequeña pausa en “Two Creatures”, los exquisitos y emotivos descensos súbitos de “Fallen Idol”-, y pocos guitarristas pueden igualar a Bernard.

 

“Cuando empezamos con Suede, yo quería que sonara como The Smiths, con aquellos discos etéreos y complejos, con mezclas, pero unos directos en los que sólo se oyera la guitarra eléctrica y nada más”, confiesa Bernard. “No he tenido nada que ver con ninguna de las dos cosas durante años”.

 

Para Brett, Here Come The Tears trata, en gran medida, de lo que está sucediendo a nuestro alrededor. “Quería hacer un álbum en el que se reflejaran más el enfado y la actitud de cuestionar las cosas que en lo que había hecho anteriormente”, declara. “Hay muchos elementos de la vida en el siglo XXI que realmente me desaniman, y que encuentro desagradables. “Refugees” trata de cómo los medios de comunicación crean una nueva aspirante a clase inferior, gente que existe en lo más bajo de la sociedad, vendiendo cigarrillos en la esquina. Cuando por debajo todos tenemos las mismas esperanzas, necesidades, miedos y sentido de la familia”.

 

El sarcástico “Brave New Century” retoma este asunto, expresado en sus frases como “Nos sentamos durante horas y devoramos revistas / y adoramos a celebridades de mierda”, que se encadenan con “La Religión apesta a enfermedad / mientras la gente escupe a los refugiados”.

 

Here Come The Tears ha sido producido por Bernard y grabado en su mayor parte en casa. Para él, grabar este disco tal y como quería hacerlo fue una parte importante de un largo proceso sanador. “Cuando todo ese asunto -estar en Suede y dejar el grupo- te pasa cuando tienes 22 o 23 años, no le das importancia”, dice. “Odiaba a todos y todo, y me sentía confundido todo el tiempo. No era capaz de ver lo que de verdad quería hacer”.

 

Ahora, sin embargo, Bernard ha podido hacer canciones intrincadamente, siguiendo la gran visión que tenía en mente, y el resultado es un muro de sonido que a veces parece Phil Spector produciendo a The Spiders From Mars haciendo una versión de “Bridge Over Troubled Water”, pero más exagerada.

 

Otra cosa con la que Bernard no contaba fue con que, “por muy fantástico que pueda ser definir la esencia de una idea en una única obra, es un poco como decorar tu casa; cuando has dejado bonita una habitación, te das cuenta de todo lo que te queda por hacer en el resto de la casa. Un disco era un buen objetivo”, afirma, con el aire de quien sabe que hay mucho más detrás.

 

Ah, ¿y ese gran estallido de guitarra? Sí, The Tears en vivo son una propuesta energética. “Tocar en directo verdaderamente es una gran motivación para mí”, afirma Bernard. “Si hay algo con lo que me siento cómodo es estando encima de un escenario, tocando la guitarra”.

 

Xavier Valiño
<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

STERLIN 2005

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


Sterlin: soledad, eléctrica emoción

Sterlin es un grupo mallorquín que, en palabras de Adela, su cantante, quien reconoce que le gusta más interpretar que componer, hace “canciones con un aire de melancolía afrontada con optimismo”.

Todo está meditado, desde el nombre del grupo, en el que parece haber un homenaje a Sterling Morrison, el componente de The Velvet Underground. “Sí. La Velvet es un grupo que ha significado mucho para todos y pensamos que a Sterling Morrison nunca se le ha hecho el caso suficiente -es un fenómeno a la guitarra-. Pero no es la única razón de llamarnos Sterlin. También buscábamos un nombre fácil de recordar, sonoro, y, además, en la época en que andábamos buscando un nombre, Paco viajaba bastante a Dinamarca con una línea aérea que se llama Sterling”.

El grupo empieza ahora a tener una cierta relevancia, aunque todo comenzó a partir de un encuentro para una banda sonora. “Era un proyecto de Steve, el guitarrista, y fue una de las excusas para empezar a ensayar. El encuentro fue casual. La primera vez que nos vimos fue en un concierto y no teníamos ni idea de lo que iba a pasar. Steve me propuso trabajar juntos en ese proyecto, pero al final la película no llegó a  hacerse y, mientras tanto, ya había nacido Sterlin. Estuvimos medio año preparando las canciones, sin salir del local, y nuestro primer concierto nos pilló de improviso. Debutamos en directo en enero del 2004 y las canciones cambiaron mucho después de ver cómo funcionaban en directo. Tras ese primer concierto, hicimos unos 4 ó 5 más antes de entrar a grabar”.

Algunas de las canciones ya las tenía el guitarrista Steve antes de formar el grupo. “Tenía una maqueta con varios temas que fueron los primeros con los que se empezó a trabajar. Los fuimos probando y, según las íbamos ensayando en el local, se fueron transformando y creciendo. Algunas se quedaron en el repertorio, otras se cayeron y surgieron muchas nuevas. Cuando entramos a grabar teníamos unas 20 canciones propias”.

Al ser un grupo con componentes veteranos en la escena de Mallorca, se puede pensar que ya tenían claro el sonido que querían. “Más que un sonido, buscábamos una sensación. Lo que nunca buscamos ni pretendimos es imitar o sonar como otro artista, aunque, obviamente, detrás de nuestro sonido están todas las influencias de forma inconsciente. El sonido ha surgido de forma natural y hemos tratado de mantenernos fieles a uno de los lemas que tenemos en el grupo, ‘menos es más’. También buscábamos un sonido fresco y directo, aunque no sabemos bien si lo hemos conseguido. Creo que siempre estaremos buscando un sonido; es parte de la motivación a la hora de componer, ensayar y tocar.”

 “Underground”, por ejemplo, remite a The Beatles. “La canción surgió a partir de una guitarra acústica. Le añadimos el piano -que creo que es el elemento que la gente identifica con los Beatles- porque era algo que la canción nos pedía a gritos. Pero si existe una similitud, no ha sido intencionada, aunque es difícil que las influencias clásicas no afloren a la hora de crear”.

En “Rave On” versionean a Buddy Holly. “Hay muchas canciones de los 50 que se han olvidado y nos pareció interesante resucitar alguna de ellas y darles otro punto de vista. En un futuro, nos gustaría hacer un disco con versiones de viejos rockeros muertos. Es una forma de homenajear a estas grandes canciones, rescatarlas para un público nuevo, pero, sobre todo, lo que no nos gusta es ser absolutamente fieles a la original, porque nunca podríamos competir; una versión no tiene sentido si no le das un poco la vuelta. Lo bonito de la música es que no dependa de las modas y sea atemporal. Eso es lo que nos gusta. Una buena canción se convierte en clásico independientemente del año en que se haya compuesto, y es un clásico porque no se ajusta a una moda, simplemente es buena.

Al final del disco, aparece una canción no acreditada en la que el grupo se vuelve más rockero y Adela cambia de registro. “El grupo fue creciendo con esta canción. Es una de las primeras, de las que estaban en la primera maqueta de Steve, pero las primeras versiones eran muy diferentes y la canción ha ido evolucionando. El resultado final no encajaba del todo con la línea general del disco, pero teníamos que incluirla. También representa una de las facetas del sonido del grupo en directo y, además, al final esta canción te da una idea de que Sterlin puede ser algo mas que “The loneliest girl in the world”.

Evidentemente, la voz de Adela condiciona el sonido. “En el sonido del grupo todos ponemos algo. Partiendo de las composiciones de Steve, el sonido va cambiando con la aportación de cada uno. Mi voz es uno de los factores que componen el sonido Sterlin, por supuesto, junto con las guitarras de Paco y Steve, la batería de Toni, el bajo de Juanjo y el piano de Dani”.

Xavier Valiño
<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

SEBASTOPOL 2005

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


 

SEBASTOPOL

 

 

El cuarteto radicado en Santiago, formado en febrero de 1984 gracias a un anuncio en el que se invocaba a Joy Division, Sr. Chinarro, Yo La Tengo y Galaxie 500, tiene nueva maqueta, Amigos del Silencio. Contacto: 639444484; lacortinadehumo@yahoo.es

 

¿Formasteis el grupo como un mero hobby o con la intención de llegar algún día a vivir de esto?

– Pues mucho de lo primero y prácticamente nada de lo segundo.

 

¿Qué grupos os impulsaron a la hora de coger un instrumento y crear una banda?

– Tuvimos instrumentos en nuestras manos mucho antes de saber si haríamos algo con ellos, tocando invariablemente a Nirvana o a los Beatles en reuniones tipo CEAC, excepto Edu (el teclista), que toca por obligación a causa de una apuesta que perdió.

 

 ¿Cómo definiríais vuestra música?

– Sebastopoliana… o lowchinarroplanetariocurtisvelvetiana. Algo así.

 

Las decisiones que se han de tomar en el grupo, ¿se toman de una forma democrática o sólo un miembro tiene la capacidad de decidir?

– Interviene todo el mundo, incluso nuestras familias, amigos y animales de compañía.

 

¿Qué proyectos futuros os ocupan ahora? ¿Cuándo tenéis pensando editar algo comercialmente?

– Elegir las canciones que más nos gusten y grabarlas cuando llegue el momento. Comercialmente nuestra actividad es 100% sumergida y puede que ahora que llega el verano se mantenga así unos meses más.

 

¿A qué grupo os gustaría telonear?

– Al Gran Rafael.

 

¿En qué discográfica nacional e internacional os gustaría estar?

– En la misma en la que esté el Gran Rafael.

 

¿Os soléis presentar a concursos? ¿Sirven para algo?

– Los concursos son muy útiles para dar oportunidades a grupos que de otro modo nunca las habrían tenido.

 

¿Sois un grupo de directo o, todo lo contrario, lo vuestro es el estudio y la producción?

– Nos gusta grabar en directo y añadir algunos detalles, pero pocos.

 

¿Qué es lo más divertido que os ha pasado con el grupo desde el día que lo formasteis?

– Conocer al hermano gemelo secreto de Tom Waits.

 

Xavier Valiño
<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

SARGENTO GARCIA 2005

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


Sargento García, la lucha y el baile continúan

Después del éxito obtenido en Francia por el disco La Semilla Escondida, Sargento García decidió hacer una versión diferente… sólo para España. Con  este fin compuso un tema para Ojos de Brujo, “Seré de Arena”, que grabaron juntos en el estudio Jan Cadela de Barcelona. Además, incluye el remix de Asian Dub Fundation de la canción “More Time”.  

Con tres álbumes que resumen la festiva sensualidad de un ciudadano del mundo, Sargento García se ha convertido en el embajador francés de los ritmos calientes. Su música, -el extremo opuesto del personaje burgués y rechoncho (secuaz del Zorro) de quien tomó prestado el nombre- es picante, resonante, pulcra y revitalizadora, una mezcla acertada y fresca de los mejores ritmos jamaicanos y cubanos. Nunca antes el reggae, la salsa, el son, el cha-cha, el ska, la rumba y el ragga se habían combinado tan armoniosamente en un mismo álbum: un verdadero pionero.

París, 1997. Bruno García, habiendo ya demostrado lo que tenía que demostrar en la escena de rock alternativo (Ludwig Von 88) y con las virtudes cosmopolitas de sus muy alabados sound systems, sienta las bases para un sonido Esperanto al que él denomina salsamuffin. Con origen en el Caribe, pero libre para transitar entre la inspiración y el encuentro fortuito, esta poco convencional y original alianza de sonidos se convierte en algo muy popular.

Con los miembros fijos de Los Locos Del Barrio, un ecléctico contingente procedente de la escena afro-caribeña-latina-parisina, Bruno recorrió toda Francia, y luego respondiendo al reclamo internacional actuando sobre todo en países de hispanos y en Estados Unidos.

Los tres primeros álbumes de Bruno –Viva el Sargento (1997, reeditado recientemente en el sello Labels), Un poquito quema’o (1999, el libro de normas de la salsamuffin), Sin fronteras (2001, un manifiesto nómada que se bifurca para explorar el Mali de Amadou et Mariam, y el mundo gitano de Balbino) se idearon en París utilizando ingredientes exóticos.

Con su cuarto álbum, La Semilla Escondida, Sargento García tomó el camino opuesto, volviendo a los orígenes de estos estimulantes estilos musicales para grabarlos allí mismo, en el lugar de donde proceden, en un estudio, con experimentados músicos. Una vez que se terminaron de hacer las maquetas, la grabación y mezcla finales tardaron en hacerse cinco meses. “No es una gran cantidad de tiempo considerando que es un proyecto bastante particular y ambicioso, que se grabó en tres países distintos”.

“Cuando empecé por primera vez a trabajar en este proyecto, mi objetivo era combinar los dos sonidos que más me gustan: la música jamaicana y la cubana. Esta mezcla de culturas contiene todo lo que busco y defiendo: lucho por un mundo sin fronteras, pero con muchos más colores”.

Y, desde luego, que es eso de lo que se trata: fronteras. Bien sean artísticas o geográficas, el único deseo de Sargento García es saltárselas, traspasarlas. Y así él crea puentes entre las distintas islas caribeñas, donde la fusión cultural y las mezclas son ya la norma, un perpetuo frenesí de estilos que se extienden y se alimentan de sus diferencias, juntándose inesperadamente al azar, con sorprendentes ramificaciones. “La música sólo se puede entender en términos de mezcla y fusión. Todo lo que escuchamos hoy en día es el resultado de una unión de sonidos”.

Sin embargo, a diferencia de pretendientes oportunistas que alegremente se suben a la ola de música latina, Sargento García no puede unir dos grandes estilos musicales sin alterar para siempre sus respectivas esencias y sabores.

La Semilla Escondida es mucho más que un nuevo capítulo en la road movie musical caribeña que comenzó Bruno hace unos años. No hay nada de seguir los familiares senderos del pasado. El terreno, aunque familiar, se está reinventando constantemente. El paisaje se materializa con más agudeza, mientras que Sargento García descubre implacable y sin descanso nuevos cruces de caminos y rastros escondidos. Pero la búsqueda por el cambio y la sed de aventura permanecen inalteradas. Las modificaciones ocurren dentro del marco de la continuidad. El objetivo es soltar amarras manteniendo el mismo punto de anclaje.

“Long Time” es un reggae tradicional construido sobre un ritmo ragga, en el que Bïonik y Hector cantan una oda a la amistad. “Revolución” es una prueba innegable de que Jamaica y Cuba pueden unirse con asombrosa afinidad”. Secciones candentes de vientos celebran la unión de la salsa y el reggae, cuya fusión nunca había sido tan comedida.

En el muy suave “El asalto”, las burlonas flautas evocan un baile de novios con la sección de vientos. “Mi última voluntad (Tonite)” es una pieza optimista y de reggae salvaje, una ráfaga de energía positiva que recorre todo el cuerpo. “Equilibre est fragile”, un tema comprometido con lo político, es un encendido manifiesto reggae, ardiente, temerario y nerviosamente tenso, una epístola llevada a su punto de ebullición que irradia puro coraje”. Se nota que las voces de Bruno han adquirido más expresividad y más fuerza.

El regreso” traslada a los oyentes atrás en el tiempo unos cuantos años, con un riff cha-cha-chá de otra época, que conserva su intemporal belleza. “Tu no sabes na” es un largo e hipnótico cántico potenciado por un fabuloso trabajo de percusión que se parece a los ritmos religiosos utilizados por los rastas para entonar los salmos bíblicos. “Poetas” denuncia a los dictadores y falsos profetas que tienen las manos manchadas de sangre”. Como se puede ver, al igual que en toda la trayectoria de Sargento García, las melodías alegres se alternan con temas de lucha, y el baile no interfiere con la capacidad de pensar. 

Xavier Valiño
<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

SANTI CAMPOS 2005

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


 

Santi Campos, examen de conciencia

 

 

         De Castellón a Madrid. De Malconsejo a una trayectoria en solitario que se inició con Pequeños incendios y que continúa en este 2005 con Amigos imaginarios, título tomado de una canción de Ron Sexmith. Santi Campos se ha convertido en poco tiempo en uno de los mayores valedores del denostado concepto del cantautor eléctrico.

 

         Su segundo álbum en solitario ha contado con la producción de Pablo Sbaraglia y con la colaboración de músicos como Ana Béjar -de Orlando-, Juan Ferrari, Josema Martín -de Vancouvers-, Alfonso Pachés, Fernando Lupano -colaborador de Charly García y Raimundo Amador- o los miembros de Nominees, el otro proyecto actual de Santi junto a The Shannons.

 

         Sus canciones conservan la melodía y el gusto por los textos trabajados y sinceros, pero sus arreglos buscan huir de lo más acomodado para requerir de su oyente una atención que pocos piden hoy en día. Está claro que no ha optado por la vía fácil y que el disco necesita varias escuchas para enganchar. “Eso ha sido algo totalmente consciente. Los discos que me gustan van entrando poco a poco, y quería hacerlo así. Aunque parezca contradictorio, las canciones que requieren un esfuerzo para ser escuchadas, terminan agarrándose con más fuerza… Los arreglos han ido por ese camino. Supongo que podría haber optado por un disco más claramente pop o rock en cuanto a ambiente, pero me habría cansado rápidamente de él, y eso es algo que quería evitar. He de reconocer que es la primera vez que puedo escuchar un disco mío y disfrutarlo”.

 

¿Cómo ves hoy la trayectoria de Malconsejo? ¿Algún arrepentimiento? ¿Alguna gran decepción?

A medida que pasa el tiempo siento que teníamos algo especial. Éramos cuatro personas con un objetivo común y éramos muy amigos, no he conocido a ningún grupo tan unido como lo estábamos nosotros. Vivíamos en una burbuja. Arrepentimiento no hay, pero sí muchas decepciones, ya que ni los discos ni los directos conseguían reflejar ni lejanamente la magia que conseguíamos a veces en el local de ensayo. Éramos muy inseguros y autodestructivos como músicos, y creo que eso impidió que se pudiera ver todo lo que teníamos dentro.

 
¿Qué te enseñaron aquellos años?

Muchas cosas. Gracias a todas aquellas dudas, ahora soy un músico mucho más seguro, y más ambicioso a nivel creativo; doy menos importancia a los errores puntuales y trato de disfrutar más. También me influye menos mi entorno a la hora de hacer la música que quiero hacer. Otra cosa importante que aprendí, y que intento llevar a la práctica, es que es fundamental ser amigo de la gente con la que tocas, pues eso se transmite en el escenario.


¿Seguís en contacto los miembros del grupo?

Sí, siempre que voy a Castellón o ellos vienen a Madrid nos vemos.


Pequeños incendios coincidía con tu traslado de Castellón a Madrid. ¿Hay algún hecho que haya marcado Amigos imaginarios?

Varios, asociados con mi estancia en Madrid, y en muchos casos con mi relación con la gente del mundo de la música, que es el ambiente en el que me muevo. Este mundillo es tan pequeño y cerrado que a veces tengo la sensación de vivir en una aldea. También hay algunas canciones que ya estaban hechas en Castellón, pero, extrañamente, encajaban muy bien en el disco, cuya temática principal es -creo- el paso del tiempo. De alguna forma, es una especie de revisión de mi pasado, de examen de conciencia.


¿Es cierto que el título está tomado de Ron Sexmith? ¿Qué pretendías reflejar en él?

– Sí, es cierto, es una canción de Retriever. El disco se iba a llamar Vendiendo arena, pero a última hora decidí cambiarlo… Me parecía un título bonito y que encajaba a la perfección. Algunas de las canciones del álbum hablan de gente que yo consideraba amigos y luego resultaron no serlo; otras hablan de la infancia, una época muy dada a tener amigos imaginarios… Incluso creo que esa estética un poco de cómic manga del diseño de la carpeta va muy bien con el título.


¿Te asusta exponerte en tus textos, ser tan sincero?

No me lo planteo. De alguna forma creo que la sinceridad debe ir asociada a cualquier persona que desarrolle algo creativo. En mi caso puede parecer más evidente, ya que los temas de mis canciones son muy personales. Rebatiendo lo que acabo de decir, no sé si soy realmente sincero en nada de lo que hago.


¿Es ser personal tu forma de hacer algo universal, que pueda llegar a todos?

No sé si sabría hacer otro tipo de letras, por lo que en el proceso no entra la voluntad, no hay un plan. De cualquier forma, sí que me gustaría que mi música llegara a la mayor cantidad de gente posible, y creo que los temas de los que hablo pueden facilitar las cosas, cualquiera se puede identificar fácilmente con las canciones.

 

¿Qué tenía el poema de Gil de Biedma para adaptarlo para el disco?

– Ángel González  y Gil de Biema son mis poetas preferidos. En el caso de este poema, a medida que pasan los años me voy sintiendo cada vez más identificado con él… Habla de sí mismo de adulto y de joven, y en ambos casos da la sensación de no estar a gusto, de sentirse un poco invasor de un cuerpo y de una vida que no se adaptan muy bien a sus dudas.

 

¿Buscas conscientemente la unidad y coherencia de las canciones de tus discos?

 No a la hora de escribirlas, pero sí cuando las selecciono y a nivel de producción. Como músico y como oyente soy más de álbumes que de singles, y me gustan los discos que están planteados como un todo, aunque esto en ocasiones no le haga mucho bien a cada canción por separado. Creo que  he conseguido lo que quería en ese sentido: el disco tiene coherencia en conjunto, pero es muy difícil sacar una canción que sea realmente representativa de lo que puedes encontrar en él.

 

Creo que tu voz transmite algo que es difícil de explicar, pero que toca a quien la escucha. ¿Estás de acuerdo?

– Me gustaría que fuera así, aunque la verdad es que no me siento muy orgulloso de mi voz; canto a pesar de ella, y no gracias a ella (je, je)…  Hay gente que me dice que le gusta, precisamente por ser muy peculiar, y hay gente que a la que no le gusta. Hace años era un tema que me preocupaba, pero he de reconocer que cada vez me importa menos; poco a poco me voy acostumbrando a lo que tengo y aprendiendo a sacarle provecho.


¿Te vas acercando cada vez más a sonidos más clásicos?

Siempre he sido bastante clásico en cuanto a gustos, y hasta los grupos actuales que más me gustan se basan mucho en sonidos antiguos, aunque en la mayoría de los casos traten de llevarlo a su terreno y no se conformen con la mera copia. Creo que la forma de conseguir algo verdaderamente original es absorber bien las referencias y canalizarlas de la manera más personal posible, y eso es lo que intento hacer.


Da la impresión de que te nutres sobre todo de cantautores norteamericanos, ¿no?

Me nutro básicamente de música norteamericana, pero no exclusivamente cantautores. Me encanta el rock hecho allí, desde The Velvet Underground a Luna, de The Band a Giant Sand, de Big Star a Wilco… Aunque también me gustan mucho los grupos británicos de final de los 60 y principios de los 70. Salvo excepciones, no me suele llegar la música británica actual, ni la española. 

 

Tengo entendido que, de las bandas actuales, sientes una especial devoción por Wilco. ¿Cómo ves su progresión? ¿Te interesan tanto sus primeros discos como los últimos?

En cierto modo, Wilco es una banda revolucionaria: con elementos muy clásicos han inventado algo nuevo, hasta el punto que son prácticamente un género en sí mismos. Aunque mi favorito es Yankee Hotel Foxtrot, me gustan todos sus discos, y creo que aun son mejores en conjunto y en orden cronológico.

 
¿Cuáles son tus últimos descubrimientos musicales?

Intento estar al día. Escucho un montón de discos nuevos que me gustan, pero hace algún tiempo que no oigo nada que se me haya hecho imprescindible. De todas formas hay muchas bandas nuevas que son muy excitantes, aunque no hayan descubierto la pólvora, como Rumiko Jr o Broken Family Band.


Supongo que estás en Rock Indiana porque te gusta tu música. Pero, ¿ves posible que Santi Campos grabase para otro sello?

Llevo en RI más de 7 años, primero como músico, y desde hace casi tres también como socio, nunca me he planteado realmente estar en otro sello, aunque todo se arregla con una buena oferta, je, je. Hablando en serio, antes desde fuera y ahora desde dentro, creo  que no hay nadie en este mundillo tan honesto y buena gente como Pablo y Fito.


¿Es rentable o te beneficia vender discos a cinco euros?

– Es un debate complicado. Gracias a esta política, Indiana sobrevive y edita discos, y tal vez sea una de las pocas independiente que no van en picado. Por otro lado se nos han cerrado algunas puertas, y nuestros discos no están en tantos sitios como nos gustaría, pues muchas tiendas son reacias a ajustarse a ese precio. Me gustaría que mi álbum estuviera en más sitios, aunque no estoy muy seguro de que esto ayudara a vender más discos, si la forma de estar es subiendo el precio.


¿Cuál es tu aportación en The Shannons y Nominees y qué buscáis en ambos grupos?

En los dos grupos soy guitarrista y eventual compositor. De las dos bandas he aprendido mucho, sobre todo a disfrutar en directo y a mejorar con la guitarra. Aunque son muy distintas en planteamiento: Shannons se más intuitivo y poco ensayado, y todo gira alrededor de Edu Orbezua, en cambio Nominees es una banda que ensaya  con regularidad, y deja menos cosas al azar. En ambos casos buscamos hacer buenos discos y ofrecer conciertos intensos.


Por último, ¿qué queda hoy en Santi Campos del chaval que empezó en Neumáticos?

– Han pasado más de quince años, y la verdad es que no me reconozco muy bien. He aprendido a soltar lastre y a disfrutar más de la música y de la vida. En cuanto a gustos musicales, creo que soy bastante más abierto, aunque en esencia me gusta lo mismo: la música intensa, emocional y poco cerebral.

 

Xavier Valiño

 

<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>
1 1.049 1.050 1.051 1.052 1.053 1.115