GILLES PETERSON

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


 

Gilles Peterson y el África oculta

 

 

         Empezó emitiendo desde su propia emisora pirata cuando aún era adolescente, con una antena situada entre un árbol y una cabina de teléfonos. De ahí pasó a ser uno de los pinchadiscos más afamados del mundo. Ha sido locutor en numerosas emisoras, conduciendo desde 1998 en la BBC su programa “Worlwide”, que se emite en 15 países.

 

         Además, tras su papel como responsable de recopilatorios de la discográfica Blue Note, creó el sello Acid Jazz, que dio nombre a todo un estilo. Poco después, fundaría Talkin’ Loud, donde ha editado un buen montón de discos con la escena de los clubes de baile como denominador común. Tras su disco del año pasado, Gilles Peterson In Brazil, aparece un nuevo recopilatorio con su nombre y su selección, Gilles Peterson In Africa.


¿Cómo te vino la idea para este disco?

         – Todo fue bastante natural. Brasil fue -y continúa siendo- una inspiración para mí. Aquel disco de Gilles Peterson In Brazil tuvo muy buena aceptación el año pasado, así que, una noche, después de una buena cena con los chicos de Ether, hablando, bebiendo un buen vino y pinchando discos antiguos y nuevas mezclas nos pusimos a hablar de África. Estábamos todos expresando nuestra admiración por Fela Kuti y surgió la idea.


¿Son canciones que pinchas en tu programa de radio o como DJ?

         – Me gusta pinchar música variada, pero cada semana incluyo algo africano. Recientemente ha sido Konono No.1 mi preferido. Siempre he apoyado la música de Fela. Y he conseguido involucrar a algunos de los mejores remezcladores: Kerri Chandler, IG Culture, Carl Craig y Masters At Work. Siempre habrá referencias a África, incluso aunque no sea algo puramente africano. No puedes pinchar este tipo de música sin alguna referencia al continente.


¿Cuándo descubriste la música africana?

         – Recuerdo que me interesaban las sesiones de afro-funk de Paul Murphys en el Electric Ballroom a principios de los 80. Gerry Lyseight y otro DJ en Londres ponían mucho a Fela Kuti y Manu Dibango en sus sesiones en el Mambo Inn en Brixton. Tuve la suerte de firmar a Femi Kuti para mi sello Talkin Loud y él me hizo conocer la música africana en más profundidad.

 

¿Quién fue el artista que cambió tu percepción de esta música?

         – Fela Kuti es un gigante, no sólo de la música africana, sino de la música en general. Fue un innovador. He coleccionado un montón de vinilos raros en mis viajes de los últimos 20 años. Fui con Femi a Lagos, visité y pinché en el mítico club Shrine que fundó su padre y ahora lleva él, y volví con, literalmente, cientos de discos alucinantes de toda África del periodo dorado de los 60 y 70. Una de las razones por las que quería editar una recopilación de música africana es que sabía que tenía canciones muy raras que iban a sorprender y enganchar a la gente.


¿Es posible hacer un recopilatorio así sin incluir a Fela Kuti?

         – Por supuesto que es posible, pero, personalmente, no se me ocurriría hacer algo así. Sería como un recopilatorio de soul de Alantic sin Aretha Franklin, algo impensable.


¿Cuáles son tus últimos descubrimientos del continente?

         – Konono No. 1 son increíbles. Usan partes viejas de coches para hacer música que suena tan moderna, fresca y relevante hoy como la de los remezcladores que usan ordenadores y toda la tecnología más avanzada. ¿Cómo lo explicas? También estoy revisando las últimas reediciones de música de Etiopía, de la que conozco algo, aunque una parte es totalmente nueva para mí. Te recomiendo Asmarina.


¿Por qué has incluido a gente como Thievery Corporation o Masters At Work?

         – El material clásico en el disco titulado “The Soul” está muy basado en el jazz y el soul mezclados con los ritmos tradicionales africanos. La generación electrónica ha llegado y lo ha metido todo en una olla, lo ha mezclado todo y ha obtenido algo fresco y vibrante, pero los ingredientes, los elementos y las referencias son las mismas, y quería llamar la atención sobre ello.


¿Crees que la música africana ha gozado de mayor atención en los últimos años y ves su influencia en el pop?

         – Creo que desde mediados de los 80, cuando las músicas del mundo empezaron a tener una mayor audiencia en Europa, la música africana se ha convertido en la principal causa de esa explosión a través de artistas como Toure Kunda o Mory Kante, quienes primero tuvieron éxito en Francia y, después, en más sitios. La polinización en la música está hoy tan extendida que hay puro ya, así que podemos escuchar música africana en el pop y viceversa, y mucho más en sus mezclas.

 

¿Crees que este disco es apropiado para los recién llegados a la música africana, para quienes buscan nuevos nombres o para quienes simplemente quieren bailar?

         – No realmente. No creo que haya un artista que hubiese sido incluido en un disco para un recién llegado. Tal vez Miriam Makeba, pero entonces estaría su canción “Pata Pata”. No se trata de un disco financiado por las multinacionales, con el respaldo de Paul Simon y todo eso. Más bien, todo lo contrario; me gusta pensar que es un antídoto: se trata del África alternativa, el África real. Y, como tal, me gustaría sugerir que es un buen inicio para amantes de la música que quieran acercarse a la música africana. Pero no se trata de un disco para quien venga de unas vacaciones de dos semanas en un hotel de la costa de Kenia en el que la gente del lugar es explotada.


¿Cuál sería el tema que lo tiene todo?

         – “Mahlalela” de Letta Mbulu. Fue editado originalmente por el sello Motown y cuenta con The Crusaders haciendo los coros. Se trata de un tema soul perfecto. 


Supongo que tratas de hacer bailara a la gente y descubrirles nuevos artistas al mismo tiempo. ¿Cuál era el objetivo?

         – Uno de mis objetivos era mostrar que África no es todo koras, mbiras, djembes y la percusión tribal. Es mucho más rico y con más texturas. Tiene una larga y vieja historia que se remonta a siglos atrás y, por lo tanto, una profundidad increíble. La música africana toma de todo -jazz, gospel, soul, funk, orquestas militares, Cuba, Brasil, salsa, cumbia…-, a la vez que retiene los elementos tradicionales, y eso es lo que la convierte en algo único. Mi pretensión era acabar con las ideas preconcebidas de la gente y ensanchar sus horizontes.

 

¿Es este disco el segundo en una serie de Gilles Peterson alrededor del mundo?

         – Nunca pretendí hacer tal cosa; no se trata de la jodida serie Rough Guide. Brasil siempre ha sido mi pasión y se puede decir que se me conoce por ello. Hice esta colección por lo que ya te he comentado. Así que ahora toca esperar y ver. Tengo mucho jazz escandinavo raro que daría para un buen disco… Pero lo siguiente será algo que no tiene nada que ver. Intentaré editar lo mejor de las grabaciones que hemos hecho para mi programa de radio de la BBC ‘Worldwide’, aunque hay mucho que hacer antes con las discográficas para los permisos. Tengo material único e importante de gente NERD, Björk, Roots Manuva, Alicia Keys, Zero 7, The Matthew Herbert Big Band, Beck y muchos otros que no debería quedarse en los archivos de la BBC.

 

Xavier Valiño
<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

GARBAGE 2005

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


 

Garbage, sangre, sudor y lágrimas

 

 

El día que los miembros de Garbage se reunieron en Wisconsin para empezar a trabajar en su cuarto disco, Bleed Like Me, crearon el primer tema “Right Between the Eyes” en sólo 30 minutos. Pero a partir de ese momento las cosas no iban a ser tan fáciles. Desde ese primer día, la banda se enfrentó a la enfermedad, a operaciones quirúrgicas, a desacuerdos creativos, a importantes cambios vitales y a lo que unos consideran una ruptura y otros un merecido año sabático.

 

“Para mí, personalmente, el mero hecho de haberlo terminado ya es un milagro”, afirma la cantante Shirley Manson. Pero entonces también es un milagro el mismo hecho de que Garbage siga ahí después de diez años. Cuando Manson se juntó por primera vez con Butch Vig, Steve Marker y Duke Erikson, la banda empezó a ser tachada como el grupo de ‘tres productores y una chica’. Vig y Erikson habían sido, respectivamente, batería y líder de Spooner, un grupo de pop guitarrero del Medio Oeste, y también habían llevado una radio universitaria a mediados de los ochenta, Fire Town.

 

Marker, antiguo compañero de universidad de Vig, grabó los primeros temas de Spooner en un cuatro pistas en su propio sótano; los dos continuaron juntos y fundaron Smart Studios, produciendo y grabando los trabajos de bandas post-hardcore tan influyentes como Killdozer y Die Kreuzen. Después Vig sacó adelante discos tan importantes como Gish, de Smashing Pumpkins y, por supuesto, Nevermind, de Nirvana, así como discos de Sonic Youth, L7, House Of Pain y Freedy Johnston.

 

Se suponía que Garbage iba a ser como un juego, un vehículo para que los tres viejos amigos aprovecharan su éxito y se lo pasaran bien al otro lado de la sala de control. Pero alguien tenía que cantar. “Iba a ser algo pasajero en nuestra historia personal,” explica Manson, que empezó su carrera tocando los teclados en el grupo escocés Goodbye Mr. MacKenzie, y después lideró su propia banda, Angelfish.

 

Tres discos más tarde (Garbage en 1995, Version 2.0 en 1998 y Beautiful Garbage en 2001) Garbage ha visto cómo sus álbumes encabezaban las listas del mundo entero, ha conseguido innumerables singles de éxito (“Queer”, “Happy When It Rains”, “Stupid Girl”, “Special” o “Cherry Lips”) y han tocado en cerca de 1000 conciertos

 

La cosa ya se estaba gestando cuando grabaron Beautiful Garbage. Entonces ocurrió todo lo del 11 de septiembre. Y de pronto, conceder entrevistas y hacer gira de promoción parecía poco apropiado y, la verdad, no muy divertido. Incluso una gira como teloneros de U2, en un momento en que Bono realmente trató de aprovechar el dolor de la nación, se convirtió en un suplicio. A mitad de camino, a Vig le diagnosticaron una hepatitis A.

 

El grupo continuó con dos baterías sustitutos, Matt Chamberlain y Matt Walker, animados por el propio Vig, pero aquello vino a sumarse a las complicaciones. “Era la primera vez en 20 años que tocaba con otro batería”, recuerda Erikson. Y encima, Vig se casó con la que fuera su novia durante muchos años, Marker y su mujer tuvieron su primer hijo, una hija de Erikson se separó y Manson perdió la voz, una pesadilla terrible que culminó con una intervención quirúrgica para quitarle un quiste de las cuerdas vocales.

 

Cuando llegó el momento de pensar en otro disco, Garbage volvió obedientemente a Madison. Pero sencillamente las cosas no salían, especialmente con Vig. Después de unas semanas frustrantes, volvieron a Los Ángeles. “A nivel psicológico, no le estaba poniendo corazón al asunto”, explica Vig. “Sentía que ‘tenía’ que ir. Si pretendíamos terminar aquel disco, necesitábamos un descanso para recomponer nuestro talento creativo”.

 

Y por otro lado, está la opinión de Marker: “En ese momento, Garbage se disolvió”, explica, una opinión que también comparte Shirley Manson. “Me hundí mucho en aquel momento, la verdad”, cuenta Erikson, que es siempre la voz de la razón. “Los cuatro hubiéramos estado dispuestos a romper con todo. No era tanto ese tipo de drama de que ‘no estábamos de acuerdo en la línea que debía seguir nuestra música,’ continúa. En distintos momentos, diferentes miembros del grupo aportaban cosas, pero entonces los otros tres no estaban a tono. Cuando pierdes el vínculo común de la música, entonces no te queda nada”.

 

Menos mal que la historia tiene final feliz. “Nos dimos cuenta, después de tomarnos unos cinco meses para reevaluar el asunto”, explica Marker, “de que habíamos conseguido superar otras mierdas…” “Y todavía queríamos seguir juntos”, termina Manson. “Todos los grupos que aparecieron a la vez que nosotros han desaparecido, pero nosotros seguimos ahí, deseando grabar discos, independientemente del éxito, de las expectativas o cualquier cosa externa. Eso es un sentimiento muy poderoso, y creo que finalmente nos ayudó a hacer el disco que queríamos”.

 

Lo que también les ayudó fue un experimento fallido: entraron en el estudio con Dust Brother John King, en una sesión que dio como resultado el tema “Bad Boyfriend,” pero nada más. “No quiero ofenderle”, dice Erikson. “Fue una experiencia interesante, conocer la forma de hacer las cosas de otra persona, pero nosotros estamos muy a gusto con nuestros métodos. Y comprendimos que nuestros métodos eran realmente buenos”.
“Simplemente nos hizo darnos cuenta de que somos los únicos que podemos hacer un disco de Garbage”, confirma Vig.

 

Así que, después de un montón de discos intercambiados por mensajería urgente y archivos de sonido enviados por correo electrónico, desde los estudios caseros de cada uno de los miembros del grupo, volvieron a encontrarse en Smart para lo que la mayoría de los grupos llaman ‘mezclar’, un proceso de selección, collage y regrabación que es fundamental para la forma en que Garbage graba sus canciones. Pero esta vez lo hicieron sin exageraciones: menos temas, menos loops, menos samples, menos teclados.

 

“La palabra clave era: simple”, explica Erikson. “Creo que se trata tanto del tremendo esfuerzo que hemos hecho como de las propias canciones. Dependíamos completamente de las canciones, más que de la producción”. También se apoyaron en las guitarras, guitarras y más guitarras. “Eso es de lo que más orgulloso estoy en este disco”, cuenta Marker. “Creo que hemos demostrado que por encima de todo somos un grupo de rock, un grupo de guitarras con la voz de Shirley. Cuando hicimos el primer disco, nunca habíamos tocado en directo”.

 

“Cuando la gente viene a vernos, nadie se espera que sonemos tan duros”, dice Manson. “Es como: ‘¡Oh, Dios mío, una banda de rock!’ Creo que nunca hemos sido capaces de captar eso en un disco, pero en este estamos más cerca”.

 

Ella misma tiene cierta responsabilidad en ese aspecto final del disco porque, después de ver a sus compañeros sentarse en la sala de control, con las guitarras colgadas al cuello y tontear con los acordes, Manson se plantó y dijo: “Bueno, ¿dónde está la energía de este disco? Así que por primera vez en mucho tiempo, los chicos empezaron a colocar amplificadores, subieron el volumen a tope y se pusieron a tocar. Creo que eso se nota. Las guitarras suenan fantásticas por eso”.

 

Las guitarras le dan a “Why Do You Love Me” un trasfondo al mismo tiempo siniestro y suplicante, con una melodía que Vig describe como “estilo Spector” “Sí, como uno de esos grupos acelerados con chica al frente”, corrobora Erikson. Hay un tema funky, pensado para ser un clásico de las pistas de baile, “Boys Wanna Fight”, que lanza un derechazo descarado a los asuntos internacionales, mientras que el mordaz y cantarín “Sex Is Not the Enemy” ataca directamente a los llamados líderes morales.

 

El disco incluye aportaciones de Matt Walker (Filter, The Smashing Pumpkins), el bajista Justin Meldel Johnson (ImaRobot, Beck) y, especialmente, un batería a tiempo parcial con el que Vig trabajó en el pasado. “Fue fabuloso”, dice, refiriéndose a Dave Grohl, antiguo batería de Nirvana y ahora líder de Foo Fighters, que fue la estrella invitada en el tema “Bad Boyfriend”. “La tocó un par de veces y después se metió en la sala de control para escuchar el resultado. Y en mitad del descanso, miró a Duke y le dijo ‘¿Y aquí que tengo que hacer? ¿volverme loco?’ Y le dijimos, sí, toca como un loco. Y en la siguiente toma se puso a tocar como un salvaje. Es la batería que se oye por encima de la guitarra, es un momento muy caótico en la canción. Tenía un gesto horrible mientras tocaba, fue tremendo volver a verle tocar así”.

 

Y al tiempo que ese momento le hizo a Vig reflexionar sobre su trayectoria y lo que había estado haciendo en todo este tiempo como productor, BLEED LIKE ME le hizo maravillarse del trabajo de Garbage. “Hemos logrado como grupo mucho más de lo que nunca hubiera creído”, dice. “Sólo haber conseguido hacer un cuarto disco ya es una suerte increíble”, corrobora Manson. “Tenemos una larga historia detrás. Creo que estamos sorprendidos por eso, y orgullosos de ello”.

 

“Es muy duro mantenerse juntos como grupo, sería mucho más fácil para cada uno de nosotros seguir su propio camino individual”, continúa. “Pero todavía creo en esa idea de grupo, creo que la gente puede juntarse y encontrar una forma e trabajar juntos por algo. Todavía sigo enamorada de ese lado romántico del rock’n’roll”.

 

Xavier Valiño
<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

EELS 2005

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


 

Eels, el fantasma y el Sr. E

 

 

Mr. E es de esos que si no tuviera manos, haría música con los pies. Al menos, ésa es a la conclusión que uno llega después de escuchar su nuevo disco: la última demostración de talento de E y la prueba irrefutable de que a veces un disco doble es la mejor forma de expresar todo lo que uno lleva dentro, sin dejarse nada.

 

En sus palabras, estos dos discos hablan de “Dios y todas las cuestiones relacionadas con el tema de Dios. También trata de cómo aferrarme a los jirones que quedan de mi cordura y del cielo azul que sale al día siguiente de una terrible tormenta”, añade. “Es una carta de amor a la vida misma, en toda su hermosa y horrible gloria”.

 

El álbum, Blinking Lights, está lleno de instrumentación poco habitual, así como de notables estrellas invitadas. Una canción, “Last Time We Spoke”, presenta al perro de caza de Everett, Bobby, Jr., haciendo un solitario solo. Unas cuantas canciones después, el fan y colaborador de Eels, Tom Waits, grita un solo literalmente en “Going Fetal”.

 

Más tarde, el guitarrista de R.E.M., Peter Buck (haciendo su segunda aparición en un disco de Eels) toca el dobro, la guitarra y el bajo en la canción co-escrita por Buck “To Lick Your Boots”. Además, en un álbum que hace uso del arpa en varias de sus canciones, es interesante saber que el rey del arpa del rock & roll, John Sebastián, de The Lovin' Spoonful, hace una rara aparición tocando el arpa en una canción “Dusk: A Peach In The Orchard”, co-escrita por Sebastian.

 

Blinking Lights es un álbum casero y épico. “Se trata de un reflejo emocional de la condición humana, grabado principalmente en mi apartamento de Los Angeles durante un período de varios años”. En sus dos discos se dan cita canciones sobre la fidelidad, la responsabilidad, la madurez, la dignidad, las decepciones, la comodidad, la esperanza y la renovación.

 

Es el disco más personal de Eels desde Electro-Shock Blues, en 1998. Aquel álbum trataba del casi simultáneo suicidio de la hermana de Everett con la enfermedad terminal de su madre, desde su punto de vista personal. “Este nuevo álbum me sorprende luchando con los demonios familiares, habla de cómo los efectos de las tragedias del pasado se convierten en algo personal en la vida adulta, a veces atrevidamente autobiográfico, y otras veces construido alrededor de las historias de otros”.

 

“Después del éxito comercial de Beautiful Freak (1996), tomé una decisión. Todo parecía ser una experiencia vacía; estar en ese mundo de lo que es ser cool y popular representaba todo lo que yo odiaba y ahora me estaba convirtiendo en parte de ello. Me odiaba a mí mismo más de lo que lo había hecho nunca. Y estaba aprendiendo grandes lecciones sobre lo que realmente importa de esas tragedias que estaban ocurriendo. Necesitaba ir a algún sitio más profundo. Si alguno de los discos vendían menos, no me importaba”.

 

“La familia con la que crecí había desaparecido por completo en 1998. Tuve que enfrentarme a ello mientras hacía Electro-Shock Blues. Pero es algo que nunca va a cambiar y sus implicaciones son demasiado poderosas en mi vida”, dice. Y la ‘maldición’ no acabó en 1998: la prima de Everett, Jennifer, era una de las pasajeras del avión que se estrelló en el Pentágono el 11 de Septiembre de 2001. “Hay una especie de sonido fantasmal en Blinking Lights”, dice Everett, “tal vez porque vivo con un grupo de fantasmas”.

 

Xavier Valiño
<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

DELUXE 2005

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


Deluxe: melodía, no actitud

 

         Los jóvenes mueren antes de tiempo. Así de lapidario está Xoel para lo que se supone será el gran paso de Deluxe, su tercer disco. A él le parece difícil: ha pasado a cantar en castellano, sí, pero los textos son más oscuros.  

¿Cómo ha sido la experiencia con Lovely Luna?

         – Ha ido bien, ya que no había ningún objetivo que cumplir. Lo que hemos conseguido es nuestro objetivo principal: disfrutar. Por ejemplo, hace poco dimos un concierto en Vigo en el que, y ya sé que está mal que yo lo diga, disfruté como en los primeros conciertos del Instituto. Muchas veces soy frío y me parece que el mundo de la música es frívolo, pero en esa actuación me emocioné, como cuando te quedas sólo con la parte romántica de la música. 

¿Crees que el disco no ha sido entendido?

         – Sí, hubo una cierta confusión, ya que mucha gente se acercó con el prejuicio de que estaba yo, el tío de Deluxe. Por otra parte, como partía de la discográfica Mushroom Pillow, se le condenó al mundo independiente, cuando yo creo que era un disco para gente más bien adulta, con más cultura musical y gustos abiertos. Lo que reflejaba es más nuestro lado americano y de los 60 o 70. 

Con este nuevo disco como Deluxe parece que será más fácil dar el gran salto. ¿Cómo te enfrentas a ello?

         – Me alegro que lo veas así, pero yo soy más pesimista en este aspecto. Creo que cada uno llega a ser lo que quiere ser, si se trabaja para ello. Mi intención era dar un gran paso a nivel artístico, pero no a nivel de ventas, aunque nunca se sabe. Creo, desde mi punto de vista, que mi disco anterior era más comercial, con una producción más moderna y limpia, y en este disco las letras son oscuras y trágicas, con lo que no va a encajar muy bien con la sociedad actual. 

De llegar el gran éxito, ¿crees que estás preparado después de tantos años en el mundo de la música?

         – Si pudiese manejar mi destino futuro, te diría que preferiría que no fuese así, ya que no es mi camino. Si vendiese lo mismo, perfecto. Duplicar las ventas no estaría mal, pero pasar a multiplicarlas creo que no sería bueno. He ido creciendo poco a poco, y me gustaría seguir por ese camino, aunque está claro que yo no domino eso, aunque no haya hecho nada para conseguirlo. El disco anterior, si lo hubiese cantado en castellano, se adaptaría más a las exigencias del mercado. 

¿Qué opinas de los que están empezando a criticar tus textos y que opinan que era mejor en inglés porque no se te entendía?

         – Siempre va a haber gente que no va a estar de acuerdo. La verdad es que estoy harto de escuchar comentarios banales sobre cosas que la gente no conoce en profundidad, como que los Doors eran muy malos, que los Beatles eran el gran timo del rock…Por otra parte, es muy respetable, porque somos libres de decir lo que queramos. 

¿Es “Los jóvenes mueren antes de tiempo” un homenaje a los Smiths?

         – Sí, no te voy a engañar. Cuando haces una canción, no lo haces intencionadamente, aunque después te das cuenta.  

¿De qué canción has quedado más contento?

– Como autor, creo que ésta es mi canción favorita del disco. En este álbum, lo que queda claro es que me gustan las melodías de los grupos de los 80, algo que hasta ahora no había reivindicado en público, de grupos como The Smiths, Depeche Mode, The Housemartins… El sonido de aquella década no ha envejecido muy bien, pero en los 90, en la que se trataba más de actitud, no ha habido ni el 10% de melodías como las de los 80. Es lógico, ya que se trata de algo cíclico. Me está afectando el revival de los 80, por tema generacional, y en eso no soy nada original. Alguien me ha hablado del disco Música moderna de Radio Futura en relación a este álbum, y se da la casualidad de que es el único disco de ellos que tengo y que me gusta mucho, por cierto. 

Lo que si me parece es un disco más homogéneo. En tu anterior álbum había más variedad de sonidos.

         – Todo el camino que he recorrido hasta ahora me ha llevado hasta este disco, y creo que he encontrado un estilo más personal. Para bien o para mal, este disco se diferencia bastante a lo que se hace en este país. 

¿Por qué siempre optas por tocar casi todo tú?

         – Pues igual que tú preferirás preparar esta entrevista solo que con otra persona. Se puede hacer con otras personas, pero al final lleva más tiempo y te rompes más la cabeza. Lo hago más que nada para aprovechar el tiempo, ya que me estoy dando cuenta de que no tengo tanto tiempo como querría para hacer todo lo que tengo en mi cabeza. De todas formas, como toqué todo excepto la batería, acabé contento con este disco pero muy cansado, así que ya veré si para el próximo me busco una banda para grabarlo. 

¿Algún descubrimiento musical reciente?

         – Anthony & The Johnsons, que tiene un punto tétrico, como de ópera, con una voz brutal y fantasmagórica. 

Supongo que tu compañía tendrá un rasero para fijar el éxito de este disco y los medios otro, pero ¿dónde fijas tú el éxito o fracaso de este álbum?

         – Me gustaría que la gente a la que le guste el disco, le guste mucho. También me gustaría invitar a la gente a dejar de discutir y a escuchar más música y disfrutarla, que es para lo que está hecha.

Xavier Valiño
<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>

DE-PHAZZ 2005

ULTRASÓNICA ENTREVISTA CON VERANO EN LISBOA

Ultrasonica e-zine :: Xavier Valiño

ENTREVISTAS 2005


 

De-Phazz, el estilo del mosaico

 

 

El estilo es una característica ambigua en la vida. Todo el mundo quiere tenerlo, pero muy pocos lo consiguen. Mucha gente lo busca en el sitio equivocado o intentan comprar un substituto más o menos aceptable. Lo que unos llaman estilo puede ser mal gusto para otros. Y mientras esto último puede ser discutido y argumentado hasta el infinito, lo que no admite discusión es que la música de De-Phazz es simplemente una cuestión de estilo.

 

Algo más de un año después de su debut, este proyecto abierto que gira entorno a la órbita de Pit Baumgartner prueba que hay mucha vida tras Death By Chocolate. La reencarnación se llama Daily Lama y es el nuevo y cuarto álbum de De-Phazz. Los diversos ingredientes de Daily Lama, una vez bien mezclados, resultan en algo mucho más allá que la simple suma de sus partes: dub y disco, soul y jazz, chanson electrónica y lounge, un toque de dancehall y cualquier posible ritmo latino mezclándose para resultar en algo, cuando menos, interesante.

 

“Hace ya más de cinco años que tengo libertad creativa de combinar música orgánica y electrónica bajo el nombre de De-Phazz”, dice Pit Baumgartner, el productor, fundador y editor de este ente. “Soy perezoso a la hora de practicar con la guitarra aunque domino bien el sampler”, asegura.

 

Valga como ejemplo de esto último su remezcla del “Wait Til’ You See Him” de Ella Fitzgerald incluida en Verve Remixed. “Me veo a mí mismo más como un compilador que combina las diferentes y variadas piezas de un puzzle musical, que ensambla las pequeñas piezas de un mosaico, que como un compositor”, asegura Pit.

 

“A principios del 2002 fue hora de empezar el proceso una vez más”, dice. “Compilé algunos de mis mosaicos musicales y los envié a mis sospechosos habituales. Entre estos, se encuentran los ya conocidos Otto Engelhardt (que no sólo es capaz de tocar una gran variedad de instrumentos), sino que también es un maestro en su vertiente lírica, los cantantes y compositores Karl Frierson, Pat Appleton y Barbara Lahr (que también cuenta con el primer disco como artista en solitario en mi sello, “Phazz-a-delic”), el trompetista Joo Kraus (famoso por sus trabajos jazz de finales los 70 y su reciente éxito “Tab Two”) y muchos, muchos otros”.

 

“Todos ellos escribieron, rimaron y compusieron sus propias ideas musicales respecto a las cintas primigenias”, cuenta Pit sobre el proceso, “y me las devolvieron con las correspondientes notas. Volví a escucharlas, las arreglé de nuevo y las grabé para volver a enviárselas. Y así seguimos, cruzando cintas, hasta que cada uno de los involucrados se sintió feliz con el resultado final”.

 

El proceso de colaboración se desarrolló a la velocidad de un pequeño cuento de hadas y acabó en este nuevo álbum, Daily Lama, en el que consiguen que músicas cada vez más diversas formen una unidad compacta.

 

Xavier Valiño
<a href="http://www.addfreestats.com" > <img src="http://www8.addfreestats.com/cgi-bin/connect.cgi?usr=00802541Pauto" border=0 title="AddFreeStats.com Free Web Stats!"></a>
<script src="http://www.google-analytics.com/urchin.js" type="text/javascript"> </script> <script type="text/javascript"> _uacct = "UA-1011382-1"; urchinTracker(); </script></body> </html>
1 1.012 1.013 1.014 1.015 1.016 1.075