OVNI

 

OVNI, directos y aplastantes

 

         Cada cierto tiempo aparece un grupo que recoge perfectamente la inmediatez y el descaro del primitivo rock’n’roll. Con el primer disco de OVNI, 1984, las comparaciones con The Strokes y el sonido de Nueva York de finales de los 70 son continuas, aunque, por lo general, se olvidan de Tequila, su referente más directo.

 

¿Cuánto tiempo lleváis funcionando y cómo se formó el grupo? Tengo entendido que ya existía en Argentina hace unos ocho años.

– OVNI empezó hace varios años en Buenos Aires, época en la que hicimos elegantes conciertos, pero nada trascendente. Así que nos pareció buena idea venir a Barcelona para seguir nuestra banda, hasta que dimos con los otros miembros del grupo. Primero fue Pere, que también hizo el diseño del primer EP “Rompiendo Todo” -con el que, sí, queríamos rendir homenaje a los Sex Pistols-. Más tarde, ya en la grabación de 1984, Esteban se unió inmediatamente a la banda, junto a Carles Cagigal, que ya estaba en la banda desde que produjo el primer EP.

 

¿Fue difícil llegar a grabar el primer disco?

– Grabarlo no fue difícil, aunque creo que grabar un buen álbum sí es difícil. Pero más difícil aún es editar hoy en día un disco. Nosotros tuvimos la suerte de haber hecho una maqueta que gustó a Rock On Music, que nos ofreció la oportunidad de debutar aquí en España.

 

¿Cómo se supera un palo como la muerte de Carles Cagigal? ¿Tuvisteis que sacar fuerzas de flaqueza?

– La muerte de un amigo no se supera, ya que su vacío estará siempre. Creo que hemos intentado positivizar su acto, porque, a fin de cuentas, hoy él es libre.

 

¿Está conseguido el sonido crudo que, supongo, buscabais en el álbum?

– Sí; desde un buen principio queríamos hacer un disco contundente, rockero y oscuro. Experimentamos demasiado. A las guitarras, por encima de todo, queríamos sacarles un sonido retro. Trabajamos el concepto de válvulas y grabamos en cinta abierta en directo la mayor cantidad de instrumentos, para sólo agregar por último los recordings y voces.

 

Al igual que en el libro 1984, hay un cierto tono oscuro en el disco, ¿no? ¿A qué se debe?

– Después de la gira de “Rompiendo Todo”, que fue bastante cañera, por cierto, nos pasaron un montón de cosas, algunas positivas, otras no tanto. Creo que las letras del disco recogen todas estas experiencias, angustias, miedos y, aunque parezca a simple vista fresco e intencionalmente inmediato, es mucho más introspectivo y retorcido, e incluso premonitorio.

 

¿Qué creéis que aporta 1984 al rock estatal? ¿Cuáles son, según vosotros, sus mayores méritos?

1984 aporta una visión diferente de ser una banda de rock, una manera distinta de escribir canciones y la intención constante de hacer la música que nos gusta cantada en español.

 

¿Con qué sonido os identificáis más: el punk británico, la escena de Nueva York de finales de los 70 o la nueva ola?

– Creo que lo que hicimos se acerca más al sonido New York de finales de los 70, aunque también coqueteamos bastante con la nueva ola y nunca nos olvidamos del punk británico.

 

Siempre se habla de The Strokes, pero a mí me gustaría mencionar a Tequila. Muchos los veían como un grupo para fans, cuando ahora son valorados como uno de los primeros grupos de rock tras la Transición. ¿Qué hay de Tequila en vosotros? ¿Cuál ha sido su influencia?

         – Antes de llegar a España no conocíamos ni un tema de Tequila. Ahora sólo conocemos dos. No está mal y el sonido se acerca bastante a lo que hacemos, pero nuestra propuesta es mucho más enfermiza. Ariel Rot es un gran músico y lo respetamos un montón, pero fuimos más de la quinta de Los Rodríguez.

 

Lo que siempre me ha gustado de los músicos argentinos, al menos los que hemos conocido en España, es que, a diferencia de los españoles, se preocupan más por la música y menos por lo que digan los demás o por cómo se les considera entre la escena independiente. ¿Estáis de acuerdo?

– La variedad es mundial, no creo que esto sólo pase en España, aunque en parte estamos bastante de acuerdo con lo que nos estás comentando.

 

¿Habéis ido a Argentina como OVNI? ¿Cómo están las cosas por allí para este tipo de grupos?

– Matías ha sido el único que ha estado en Buenos Aires recientemente. En Argentina hay muchas bandas, pero después de la crisis muy pocos apuestan por ellas. En nuestro caso nosotros estamos mirando poder hacer algo en Argentina. De momento ya hemos salido en algunos medios gráficos que están al tanto de lo que estamos haciendo en España…

 

¿Qué puede esperar quien se pase por uno de vuestros conciertos?

– Rock’n’roll, actitud y, sobre todo, verá un grupo con un directo aplastante… Animamos a toda la gente que les guste este tipo de música a que venga a vernos en directo. No siempre tenemos la oportunidad de estar tocando por vuestras tierras y nos gustaría que todo el mundo que le apetezca se venga a vernos.

 

Por último, ¿creéis que ha valido la pena dar el salto desde Argentina para hacer rock en España?

– Sí, por supuesto…

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *