OASIS

Oasis, vaqueros de medianoche

 

“Si alguien me hubiera dicho hace 12 años que hoy estaría en una banda con mi hermano y dos tipos a los que no les gusta el fútbol, le hubiese contestado: ‘jódete, no me voy a unir a los Bee Gees’”, dice Noel Gallagher, una de las dos cabezas de Oasis. La otra es su hermano Liam y los dos tipos no futboleros son el bajista Andy Bell y el guitarrista Gem Archer, quienes, junto al batería Zak Starkey (hijo del beatle Ringo Starr) han grabado Don’t Believe The Truth, el nuevo álbum del grupo más pendenciero de la última década Oasis.  

Sí, no es un disco como sus dos primeros álbumes, pero se podría situar en un honroso tercer puesto. “Hace diez años que Oasis no se encerraba en un estudio de grabación para trabajar con espíritu de grupo”. Parece que la tormentosa relación fraterna entre Liam y Noel Gallagher ha pasado a la historia y junto a Andy y Gem han creado un álbum fuerte y con alguna idea distinta. 

“Cuando escuchamos Don’t Believe The Truth nos sentimos confundidos porque no sabemos qué músico ha tocado un instrumento ni en qué momento. Zak Starkey se ha encargado de la batería, pero Liam también lo ha hecho, inventándose percusiones con dos cucharas y una caja de cereales. Todos hemos empujado y peleado dentro de las cuatro paredes del estudio y, por primera vez, Oasis funciona como una verdadera banda”, reconoce Noel. 

Don’t Believe The Truth contiene 11 canciones de las que Noel Gallagher ha escrito cinco. “Let There Be Love” define el momento actual de la historia de Oasis. “Mucky Fingers” suena distinto a cualquier tema compuesto antes por Noel y parece un cruce entre The Velvet Underground y Bob Dylan, con un órgano comprado por Internet. 

“Lyla” (primer single del álbum) y “The Importance Of Being Idle” son puro Oasis, tan simples y escuetas que bien hubieran podido ser una cara B en 1994. “Part Of The Queue” es la confirmación de que Noel ha recobrado su aura como compositor y observador de las pequeñas cosas. 

Tres canciones son obra de Liam Gallagher. “Las he elegido entre más de cien”, asegura. “Meaning Of Soul” puede dejar sordo a cualquiera en 90 segundos como un enérgico rock and roll de los años 50. “Love Like A Bomb” es una ensoñación que escribí con la jodida Julie Christie en la cabeza y en “Guess God Thinks I’m Abel” cuento la conversación que tuve una noche en un garito donde Dios me dijo: ‘Tú eres Abel’”. Así de simple. 

Gem Archer es una caja de resonancia que ha empujado a Liam hacia el estudio de grabación para trabajar con las ideas que flotan a su alrededor. La influencia enigmática de Andy Bell encaja bien con Liam, al que describe como “un fenomenal talento”. “Se inventa todos los acordes y por cada canción tiene diez temas que son igualmente buenos”, afirma Bell. 

El álbum Don’t Believe The Truth comienza con “Turn Up The Sun”, precisamente una canción de Andy Bell con una introducción al estilo de Midnight Cowboy que se resuelve en un explosivo rock and roll. También se acerca al pop en “Keep The Dream Alive”, “una canción inspirada en la película El ídolo con David Essex como estrella”, asegura. Gem Archer aporta también “A Bell Will Ring”, que se sitúa en otro nivel dentro de los diferentes sonidos del álbum. 

Don’t Believe The Truth significa el regreso de Oasis en una carrera que comenzó en 1994 con Definitely Maybe y continuó con (What’s The Story) Morning Glory? (1995), Be Here Now (1997), The Masterplan (1998), Standing On The Sloulder Of Giants (2000), el directo Familiar To Millions (2000) y Heathen Chemistry  (2002).  

En todos estos discos, la banda de Manchester ha mantenido un estilo inspirado en lo mejor del pop y rock británico (Rolling Stones, The Who, The Jam, The Kinks) visto con la mirada del cambio de siglo. El nuevo álbum Don’t Believe The Truth los mantiene en esa tesitura. No estará entre los discos definitivos del 2005, pero les permitirá seguir dando conciertos multitudinarios, siempre que no hagan honor a sus antecedentes y…

Xavier Valiño

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *