OASIS

Oasis, rock’n’roll stars

Heathen Chemistry, el nuevo disco de Oasis, llega once años después de su primera actuación en su ciudad natal, Manchester, y ocho años después de Definitely Maybe, su primer álbum. Cuando en los 90 la gente le había vuelto la espalda al rock and roll, Oasis surgieron para revolucionar el mundo de la música y los medios, que encontraron sus nuevos héroes. Ahora llegan de gira por nuestro Estado, tres semanas después de editar su quinto disco.

Un sábado por la mañana del pasado invierno, después de poner a la venta 120.000 entradas para los conciertos de verano de la banda en el Finsbury Park de Londres, Noel Gallagher recibió una llamada de su manager a la hora de comer diciéndole que nada había cambiado, que se habían vendido todas las entradas y que su grupo seguía siendo el más querido del rock británico.

“Y eso que no habían oído nada del nuevo repertorio” dice Noel, moviendo la cabeza con admiración. “Nuestros fans no tenían ni idea de nuestro nuevo trabajo, podíamos haber hecho un disco de reggae”.

No ha sido así. Lo que han editado es Heathen Chemistry: potente, sí; experimental, no. Viene a ser algo así como el tercer mejor disco de Oasis; el quinto en estudio y el mejor, según dice Gallagher, desde que su segundo álbum, What’s The Story Morning Glory, se convirtió en el disco más vendido de la historia en Inglaterra.

“Hemos evolucionado un poquitín,” comenta Noel. “Pero para reinventarnos completamente nos las tendríamos que haber ingeniado y no somos capaces de eso. Yo no podía intentar cambiar de personalidad y sé que Liam tampoco porque yo estaría detrás de él diciéndole: “pareces un gilipollas”. Desde luego, no me veo embutido en unos pantalones de cuero. Nuestros grupos favoritos siguen siendo Los Beatles y los Sex Pistols. Nosotros hacemos la música de Oasis y nada más.”

Cierto. De manera similar, no hay nada en el título del disco que anuncie algo demasiado profundo e importante, algo que se les ocurrió a partir de una camiseta que Noel se había comprado en Ibiza. “Me encanta este disco,” afirma Noel. “¿Iba a decir yo lo contrario?”

Con cualquier otro ídolo del pop uno compartiría su cinismo, pero viniendo de un tipo a veces tan sincero como para renegar literalmente del tercer disco de la banda, alguien que afirmó que incluso su cuarto disco Standing On The Shoulder Of Giants contenía sólo tres o cuatro temas geniales, se le puede hacer algo de caso.

“Es una recopilación de temas mejor que las últimas dos o tres. Todo se resume a eso: los temas son mejores. Todo resulta más difícil. Ahora tiro a la basura muchas más canciones. Uno no va y escribe a la primera “Strawberry Fields Forever”. No sé si soy mejor músico ahora,” comenta, “pero hay algo en el grupo que engendra mejores temas”.

Se niega a analizarlo más profundamente, pero admite que la contribución de Liam en tres de los temas -no precisamente los más conseguidos- y los nuevos miembros Gem Archer y Andy Bell le han hecho subir el nivel. “Quizá sea un rollo competitivo, no lo sé. Keith Richards dijo que uno no va en busca de las canciones, son ellas las que te encuentran. Las mejores canciones,” dice, “brotan de ti. Uno se sienta con la guitarra y un trozo de papel y un bolígrafo, saca la primera línea y el resto sale inmediatamente”.

Eso fue lo que le ocurrió a él varias veces el verano pasado. “Estaba en un hotel cerca del Buckingham Palace. Era un día cálido, ni puta idea de qué echaban en la tele, y me sentía enamorado de mi chica. Escribí “She Is Love” en diez minutos. Con “Live Forever” ocurrió lo mismo. Son temas que significan algo para otra gente. Los escribes, pones agua a hervir, vuelves, los grabas, los vuelves a tocar y ya está: listo. Dejas pasar seis meses y tienes a 60.000 personas cantándolos en un estadio contigo. ¿Qué coño es eso? Magia.”

Noel cree que consiguió esa magia de forma similar con “Stop Crying Your Heart Out”. “Ese tema me encontró él a mí,” dice. “Trata de cómo uno interacciona con su propia vida, de hacerse la vida mejor a uno mismo, de no intentar cambiar el destino. Tiene potencial para ser un éxito mundial.”

Al igual que “She Is Love”, versa sobre la nueva novia de Noel. Del mismo modo, muchos darán por sentado que “Force Of Nature” trata sobre su ex-mujer. Pero se equivocan. “Me tocará repetir esto un millón de veces,” dice cansinamente. “La escribí para una película con Jude Law y Jonny Lee Miller un año antes de divorciarme y tengo el vídeo que lo demuestra. Ahí lo tienes. Voy a llevar este vídeo a todas las entrevistas que tenga para este disco”.

En cualquier caso, es un tema que rinde tributo en la introducción al clásico de Iggy Pop “Nightclubbing”, recreado de verdad en una caja de ritmos de hace veinte años. No nos sorprende que Noel piense que aún conserva la inspiración, pero ahora resulta que cree que su hermano también lo tiene. “Cuando escuché “Born On A Different Cloud,” comenta Noel, “no pensé que la había escrito Liam. Pensé que mentía porque él siempre ha dicho, a pesar de todo lo que lleva andado, que si no podía escribir temas como ése, que estaría desperdiciado. Esto un día u otro tendría que pasar”.

Además, ahora da la impresión de que las cosas les van bien. Los hermanos Gallagher han dejado atrás salir volando a casa después de las giras y las amenazas de disolución de la banda. Oasis se están adaptando a seguir juntos para largo. “He aprendido a querer mucho a este tío,” dice Noel. “Es auténtico. La gente dice que es pose, pero él siempre ha sido así: insolente, escandaloso, divertido. Ahora él ya ha entendido que cuando uno está trabajando no puede comportarse como si tuviera dieciséis años cuando tiene treinta. En cuanto ha empezado a escribir canciones ha dejado de dar tumbos.”

Gracias a ese cambio, y a la influencia tranquilizadora y la experiencia musical de Gem y Andy, la grabación de Heathen Chemistry ha sido tranquila, y no ha estado teñida de pataletas ni huidas. La energía y el carácter han sido siempre el motivo de que la banda entrara en el mundo de la música y no de la construcción del mito como ha quedado demostrado. “No somos flor de un día,” comenta Noel dejando ver una vez más su carácter. “Llevamos haciendo esto años. Hemos llegado a lo más alto, hemos echado un vistazo desde allí y la vista es fantástica. Hemos estado en lo más bajo: miembros de la banda que nos abandonaban, drogas, bebida, sentencias judiciales… Que no nos digan lo que tenemos que hacer, sabemos lo que hacemos. Llevamos tiempo sabiéndolo. Hemos sido lo peor, lo más grande, lo mejor.” 

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *