NIÑOS MUTANTES 2008

Niños Mutantes, veneno-polen

 

Unos quince años, cinco discos de larga duración, un álbum de versiones, varios EPs, muchas giras por toda la Península… Y, sin embargo, en la primera división del pop estatal casi nunca se ha tenido en cuenta a Niños Mutantes, por elementos ajenos al grupo. Puede que todo cambie con su nuevo álbum, Todo es el momento, que, de nuevo, presentan en directo con una larga gira.

En los últimos tiempos parecía que Niños Mutantes había dejado de lado el disco de larga duración con canciones propias. ¿Era un respiro o a qué se debía?

– Pues sí, era un respiro. Después de seguir la dinámica habitual durante tres discos y varios EPs, nos apetecía trabajar de otra manera, sin seguir demasiado las reglas del mercado y buscando la inspiración sin pensar en fabricar 20 canciones para un álbum. La verdad es que fue una experiencia muy buena que, entre otras cosas, nos devolvió las ganas de volver a hacer un álbum en el sentido más clásico.

 

Por fin aparece Todo es el momento. ¿Cuáles son las primeras impresiones?

– A partir de la octava o novena canción ya pensábamos que estábamos haciendo lo mejor de nuestra carrera, algo muy especial. Llegamos casi a los veinticinco temas y sabíamos que esto tenía otro color, lleno de registros nuevos que no habíamos tocado nunca y canciones atemporales, de ésas que son redondas sin importar quién las haya hecho, pero resulta que las hemos hecho nosotros, ja, ja.

 

Parece que hay unanimidad en que es vuestro mejor disco. ¿Lo compartís? ¿Y también que es vuestro momento?

– Sí, unánimemente y la gente que nos rodea también. Es que se veía venir. En la gira del disco de versiones tuvimos llenazos históricos y la gente estaba deseando que sacásemos algo nuevo. Por ahora la crítica también coincide en todo esto y en que es nuestro momento. El título no es una casualidad, aunque también quiere decir otras cosas.

 

Da la impresión de que, en todos estos años, nunca se os ha hecho todo el caso que os merecéis. ¿Cómo lo habéis vivido vosotros?

– Pues a veces mejor y otras regular. Efectivamente, en algunos momentos parecía que daba igual lo que demostrásemos, nunca hemos sido los favoritos de los ‘creadores de opinión’ y nunca hemos tenido su apoyo incondicional, pero el caso es que, cinco discos después, seguimos aquí, tenemos más fans que nunca y probablemente estamos en nuestro mejor momento. Así que esto es lo que cuenta. Por otra parte, los compañeros nos quieren, nos defienden y nos respetan y eso también reconforta mucho.

 

¿Podéis contarnos cómo ha sido el largo proceso de grabación?

– Sobre todo ha sido largo, sí. Empezamos en noviembre de 2007 llevándonoslo todo a un cortijo de la Alpujarra que acondicionaron para nosotros nuestros colegas de Producciones Peligrosas, nuestro estudio de siempre. Allí estuvimos una semana grabando y hermanándonos con la naturaleza y el buen vivir al más puro estilo Vétales, concentrados en grabar las bases y disfrutar de la música. Después hubo que pulir algunas cosas en el estudio de siempre buscando mejores sonidos de guitarra y haciendo todas las tomas de voz. Eso se llevó todo diciembre, aunque de forma intermitente. Por último, a mediados de enero, le mandamos todas las pistas a Fino Oyonarte, el productor, a Madrid y estuvimos mezclando y produciendo en Cinearte otras dos semanas prácticamente.

 

Vuestro sonido está más que consolidado. ¿Puede que ahora se acerque más al del directo?

– Este proceso tan complejo tenía la intención de que las canciones sonaran más naturales y todas las canciones están grabadas en riguroso directo. Para nosotros esto es muy importante por la veracidad del producto, pero también creemos que un disco no tiene que sonar como un directo. Son aspectos diferentes de un mismo grupo, ambos importantes y ambos con características y matices muy distintos que hay que saber apreciar y saborear.

 

¿Ha sido el tratamiento del sonido el elemento más claro a la hora de grabar este álbum?

– Ha sido muy importante, por eso queríamos a Fino en el disco, para que buscara esos sonidos que cada canción se merece, y la verdad es que creemos que lo ha clavado.

 

¿Buscabais también intentar algo nuevo? Por ejemplo, “Ayurveda” y “Te favorece tanto estar callada” se escoran algo hacia el baile y “Arañicas” es más psicodélica.

– Siempre hay que intentar hacer algo nuevo, si no estás muerto artísticamente. Por otra parte, el grupo ha ampliado mucho sus referencias en estos años; hay influencias muy diversas y eso hace que las canciones tengan registros más variados. Entre otras cosas, queríamos hacer un disco positivo, quitarnos de encima ese aire dramático que siempre hemos tenido y hacer canciones y letras más positivas, más frescas y más cercanas.

 

“No puedo más contigo” es mi favorita. ¿Qué nos podéis contar?

– Es una de esas canciones imperecederas de las que hablábamos. Si la cantas en inglés, podría ser de The Zombies, The Beach Boys o The Shadows en los arreglos de guitarra y, para colmo, tiene una de las mejores letras del disco. Es una de nuestras favoritas. Nos emocionamos mucho cuando la interpretamos en directo e intentamos conservar ese aire sesentero.

 

En cuanto a los textos, parece que hay algo más de luminosidad. ¿Qué lo ha motivado? ¿Ser padres, por ejemplo?

– Ja, ja. Sin duda ser padres te cambia la vida y las canciones dedicadas a nuestros enanos son muy positivas ambas. Pero no ha sido sólo eso. Ya te digo, no queríamos seguir siendo tan trágicos. La etapa adolescente atormentado ya pasó y nos apetece hablar de la vida, incluso de los mismos temas, con toda normalidad, como diría ZP.

 

¿Seríais capaces de decir en algún momento qué canciones os han servido de inspiración para alguna de las vuestras?

– Uf, más bien ha habido momentos obsesivos por grupos concretos. Pixies y Nirvana muy al principio, incluso Stone Roses. Hay canciones muy influenciadas por Grandaddy, dEUS o por Radiohead en discos anteriores. Y en el nuevo es que hay de todo, pero hay una muy influenciada directamente por Dylan que no desvelo para que se hagan apuestas.

 

Después de cerca de 15 años juntos, ¿cómo veis vosotros la evolución de vuestras canciones?

– Al principio, como no sabes tocar, eres todo inspiración y frescura. Yo diría que ahora somos músicos y que en este disco hemos sido capaces de mantener y expresar toda esa frescura gracias a las ganas que teníamos de hacer este disco. Es como si fuera nuestro primer disco pero sabiendo tocar los instrumentos.

 

¿Y como personas dentro del grupo?

– Creo que somos más amigos que nunca y eso es muy complicado en un grupo que lleva haciendo kilómetros tantos años.

 

¿Ha cambiado para vosotros en estos años lo que queréis contar con vuestras canciones o la forma de hacerlo?

– Sí. La perspectiva ha cambiado, como te decía. A todos nos han pasado mil cosas. Nuestro bagaje personal es mucho más rico y eso se nota a la hora de escribir. La rabia adolescente deja paso a la filosofía de barra fija. Ja, ja.

 

Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota en estos años en la música?

– Pues creo que ya hemos sido invitados a cuatro bodas de seguidores incondicionales; ahora sólo nos falta el funeral…

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *