NIÑO Y PISTOLA

Niño y Pistola, just like casera cola

De vez en cuando un disco te engancha de principio a fin sin que apenas te des cuenta. A un servidor le ha pasado con …Como un maldito guisante, el debut de Niño y Pistola, pasajeros de un imaginario puente aéreo entre el lluvioso Londres de Ray Davies y los Beatles y la California de los luminosos juegos vocales… en el que de repente se hubiera cortado la electricidad. Su actuación en el Felipop no hizo más que confirmar todo lo que de bueno tiene el disco, y nos animó a enviarles un cuestionario que responden a cuatro bandas sus cuatro componentes.

-Antes de nada. Grupo nuevo en la revista. No os queda más remedio que contarnos de dónde venís y desde cuando lleváis juntos.

Quique (Q): Hola. Somos Niño y Pistola, solteros y residentes en Baiona, y llevamos juntos desde que conseguimos sacar a Moncho del turbio mundo del heavy metal, y míralo ahora, con unas converse a rayas…

Álvaro (A): Los cuatro somos de costa suroeste (de Galicia) y nos conocemos desde hace mucho tiempo. Con esto de NYP llevamos unos 3 años.

Manolito (m): Bueno, en realidad Moncho es de Salamanca, aunque lleve 27 años viviendo en Vigo, y tiene un acento raro, sobre todo cuando habla por teléfono.


-No soy de los que no dejan de quejarse de los grupos que cantan en inglés, pero en vuestro caso resulta curioso que lo uséis para cantar y, sin embargo, no sólo el nombre del grupo está en castellano, sino también el título del LP.

Q: Eso es porque somos un grupo español que comercia con un producto de origen extranjero. Somos un poco como la Casera Cola.

Moncho (M): Llevamos toda la vida escuchando grupos de música en inglés. Es la forma en la que nos suena mejor. Además, es más complicado encajar la fonética en las canciones en castellano.

m: El castellano es muy brusco y cuadrado, el inglés es un idioma mucho más moldeable… Además de que el origen del pop es inglés. Aun así cuidamos las letras todo lo que podemos y no descartamos hacer alguna canción en castellano para ver si nos forramos.

A: Otra cosa es el nombre del grupo y del disco, queríamos algo bonito, evocador, y que al mismo tiempo fuese fácil de recordar.


-Llama la atención que sin que vuestras canciones tengan prácticamente nada que ver con el folk, hayáis optado por una formación tan peculiar. No os veo mucho parecido con Violent Femmes, a la hora de componer. ¿Fue
así desde el principio?

M: Todo empezó por falta de presupuesto en las grabaciones de las primeras maquetas caseras: es mucho más fácil grabar guitarras acústicas y percusiones con pocos elementos que guitarras eléctricas y baterías. Pero poco después decidimos tomarlo como una seña de identidad y nos encasillamos como “los que tocan en acústico”.

A: Con Violent Femmes compartimos el rollo semiacústico, pero ellos son más agresivos y nosotros somos más nenazas.

m: Ahora mismo todo se basa mucho en la producción, pero con una instrumentación sencilla las melodías toman más protagonismo. Todos tenemos un pasado eléctrico en otros grupos pero NYP nació en formato acústico.

 

-¿Hubo problemas a la hora de la grabación? ¿No es algo complicado llevar ese sonido al directo?

Q: Realmente el proceso fue a la inversa. Intentamos trasladar el sonido del grupo en directo a un disco. Grabamos el disco tocando todos a la vez y sin claqueta para que las canciones evolucionasen como en los directos.

A: Fue como un súper-ensayo. Lo grabamos en el Abrigueiro (Friol), y Arturo Vaquero enseguida comprendió el sonido que buscábamos.

M: Tenemos menos alternativas sonoras que cualquier otro grupo con guitarras eléctricas o teclados, y eso creo que facilitó las cosas en la grabación.

m: Lo que en realidad es difícil es montar las canciones, hacer que lleguen a sonar llenas sin guitarras eléctricas y sin bombo.

 

-¿Habéis pensado en electrificar el sonido? Tal vez perderíais vuestro toque personal.

M: Ahora no tendría mucho sentido cambiar el formato, nos ha costado mucho tiempo convencer a la gente de que no queremos cargar con más instrumentos y amplificadores de un lado para otro, así que por ahora aprovecharemos esta ventaja hasta que se harten.

m: No descartamos usar guitarras eléctricas y coros gospel en el futuro. Incluso tenemos pensado pasarnos a la electrónica cuando llegue le momento.

A: En cuanto al toque personal, es cierto que este formato nos ha permitido ‘diferenciarnos’ de otros grupos, pero si las canciones están bien construidas y se ha acertado con la melodía, pueden funcionar con otra instrumentación.

 

 -La voz, sobre todo en la primera canción del disco, podría pasar por la de un joven Malcolm Scarpa. ¿Será la alargada sombra de Ray Davies?

Q: Jarl?

A: Me cago en Malcom Scarpa.

m: No conocemos al tal Scarpa. Si conocemos a Ray Davies. La música que hacemos es la que nos gusta, así que se podrán encontrar pinceladas de los Kinks, los Jayhawks, CSN&Y, los Strokes, Divine Comedy o incluso de Radiohead. Esto no quiere decir que sonemos como estos grupos, sino que nos gustan y es en lo que nos basamos para hacer nuestras canciones.

 

-Lo que no escondéis es vuestra Beatlemanía. Os escuché una gran versión de “Jealous Guy” en directo, y la letra de “Anyway (That’s OK)” está llena de títulos de canciones de los Fab Four. Si a eso le añadimos la cita mellotroniana de “Strawberry Fields…”

Q: Esa melodía de melotrón es nuestra y “Jealous Guy” también. Le vamos a meter un pleito a John Lennon que se va a cagar.

A: Hay muchos grupos que nos gustan, pero los Beatles son únicos. Desde la calidad de sus composiciones a la potencia de su sonido, pasando por sus armonías vocales o su poderío como instrumentistas. Llevamos toda la vida escuchándolos y tenemos un cariño especial hacia ellos.

M: ¡Hay canciones de los Beatles que has oído 100 veces y que siguen siendo buenísimas!

m: Si algún día llego a ser presidente de los Estados Unidos, haré obligatorio en el mundo entero tocar una de sus canciones en todos los conciertos (antes de eso crearé un canon por el cual salga beneficiado, evidentemente).

 

– La compañía que os edita el disco os queda algo lejos de Baiona. ¿Algún problema de comunicación?

M: Pues sí, Mulberry está en la otra punta de la península. La comunicación es buena y se han portado bien, aunque sea sólo por el hecho de apostar por nosotros, pero sí que es verdad que la distancia nos impide organizar más cosas con ellos.

Q: Y cuando les preguntamos por las ventas del disco:
“ …como? ..q…ices?..toigo…f.tal!!! voy a ntrar n un túnl y a lo mjor se corrrta…!”

m: Aun así, es un sello pequeño, con sólo tres grupos, y eso hace que se preocupen mucho por nosotros, incluso de forma personal.

 

-¿Hay planes de grabación? ¿Algún cambio preparado?

A: Volveremos a grabar, todavía no sabemos cuándo ni cómo, pero la idea ya está ahí y ya hay nuevas canciones en las que estamos trabajando.

Q: Sí. ¡Y habrá sorpresas, señores! ¡He estado escuchando tecno-rumba!

M: Pero antes, en octubre-noviembre presentaremos al Maldito Guisante por toda la península y veremos qué nuevas canciones aparecen, pero hay mucho que hacer todavía. ¡Ancha es Castilla!

m: ¿Veis como es de Salamanca?

 

Carlos Rego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *