NICK GARRIE: The Nightmare of J B Stanislas

NICK GARRIE: The Nightmare of J B Stanislas (Elefant)

 

 

 

 

Todos aquellos irremediablemente enganchados a la música son conocedores de que, escondidos en los archivos de algunas discográficas, hay joyas irrepetibles que injustamente quedan ocultas al paso de los años, debido principalmente a los extraños caprichos de la industria y del destino. 

 

 

Tras ofrecer el reconocimiento necesario a Nick Garrie, un artista que solo tuvo un número 1, concretamente en España, con ese 49 Arlington Gardens que registró hace dos años junto a Duglas T. Stewart (BMX Bandits), Ally Kerr, Norman Blake (Teenage Fanclub) y toda una troupe de grandes y reconocidos músicos escoceses, llega el momento de centrar toda la luz sobre su obra mítica. Y es que The Nightmare of J B Stanislas es un eslabón perdido dentro de la historia de la música, una obra maldita que rezuma inspiración por sus cuatro costados, una mezcla de la intensidad de Tim Buckley con el deje psicodélico de The Left Banke, irrepetible e inexplicable.

 
Su historia comienza con un joven Garrie que es llamado en 1969 por el sello francés DiscAZ (también hogar de artistas como Brigitte Bardot o Michael Polnareff) para grabar un disco de debut, tras haber escuchado unas maquetas que les impresionaron de gran manera. La producción queda a cargo de Eddie Vartan (hermano de Sylvie Vartan, e importante representante de la escena rock francesa), que echa mano de una orquesta de 56 músicos para llenar de arreglos y líneas melódicas un álbum que su compositor traía acústico y desnudo.

 

El resultado es el susodicho The Nightmare of J B Stanislas en el que la sobriedad de las melodías de Garrie, sus historias abstractas inundadas de la brisa de Saint Tropez, crean una extraña fórmula química con las orquestaciones de Vartan, dando lugar a esta obra increíblemente adictiva, un auténtico canon de belleza, de imaginación, de arreglos ampulosos y llenos de fantasía. El final de tan apasionante sueño viene cuando, pocos días después de que el disco saliese a la venta, el capo de DiscAZ, Lucien Morisse, se suicida, dejando el disco huérfano de padrinos y de promoción, lo que acabó por hacer que pocas copias llegaran a la calle.


Todo esto justifica esta edición definitiva, que incluye el disco original, aquellas maquetas que impresionaron a la gente de DiscAZ, su primer single, unas grabaciones realizadas en Portugal en 2002, y sobre todo, The Cuts, recuperación de algunas de las composiciones de aquella época y que nunca llegaron a ser grabadas, y que son ahora registradas por el propio Garrie acompañado una vez más por la tropa escocesa de 49 Arlington Gardens.

 

A esto hay que sumarle una edición cuidada al detalle y rematada con un increíble libro de 44 páginas en el que Garrie novela su propia vida, y con ello, la historia de este disco que nunca más volverá a recibir el apellido de maldito. Esta obra es la que ha hecho derretirse a gente como Gary Olson (Ladybug Transistor), Francis Mcdonald (Nice Man, Teenage Fanclub), Guille Milkyway (La Casa Azul) o Tracyanne Campbell (Camera Obscura), y ahora es el momento de que reciba el merecido tributo, del cual esta increíble edición es el primer paso.

 

{youtube}dJFFGBkP_B4{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *