NEW YORK DOLL

New York Doll (Filmin)

New York Doll

        

Seguramente centrar una película en las figuras de David Johansen, Sylvain Sylvain, el desaparecido Johnny Thunders o incluso la banda que los unió en el Nueva York de mediados de los 70 (New York Dolls) hubiera conseguido una mayor atención. Pero a veces los caminos secundarios proporcionan mayores sorpresas y emociones, y resultan finalmente más satisfactorios.

Eso debió de ser lo que pensó en su día el director Greg Whiteley cuando decidió dedicar un film y parte de su tiempo al bajista de la banda, Arthur ‘Killer’ Kane. Desde luego, había una historia, la del músico que lo había dejado todo para servir al Señor como mormón. Y el momento elegido no pudo ser más oportuno: cuando Morrissey les propone reunirse de nuevo tras 27 años para encabezar el Festival Meltdown.

Ahí surge de nuevo los celos, los reproches pero, también, la reconciliación con el pasado, la aclamación popular por su viejos y nuevos fans, y es cuando todo el pasado ha de reevaluarse. Casi al final, antes de un giro inesperado que pone todo aún más en perspectiva y eleva toda la historia, su protagonista reconoce que “Puede que sea un soñador, pero el sueño se ha convertido en realidad”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *