NEW BUFFALO 2008

New Buffalo, artesana del sonido

Sally Seltmann es prácticamente una desconocida en nuestro Estado. Sin embargo, su debut, The Last Beautiful Day, se editó por aquí. Esta australiana de Melbourne, relacionada con The Avalanches, podría estar jugando en la misma liga que Feist, a la que su música recuerda.

Tocaste en un grupo de pop-punk hace unos años. ¿Cómo se llamaba y cómo fue la experiencia? ¿Tocabas el piano entonces?

– Sí, fue hace como unos 10 años. Se llamaba Lustre 4. Editamos un EP de 5 canciones. Fue un gran grupo y recuerdo con mucho agrado haber formado parte de él. Llevo tocando el piano desde que tenía 5 años, pero en Lustre 4 tocaba la guitarra.

¿Fue casarte y mudarte a Melbourne el punto de arranque para hacer música diferente?

– Mudarme a Melbourne fue, sin duda, un punto de arranque para hacer música bajo el nombre de New Buffalo.

The Last Beautiful Day fue editado en 2004. ¿Cómo ves hoy esas canciones?

– Tiene gracia, pero hay canciones en el disco de las que siempre me sentiré orgullosa y otras que creo que están simplemente bien. No he tocado en directo ya desde hace un tiempo, así que no he tenido que pensar en esas canciones en una temporada, lo que está bastante bien.

Ninguno de tus dos EPs fue editado en España. ¿Qué podemos encontrar en ellos?

– Mi primer EP, “About Last Night”, tiene un hermoso sonido electrónico y orquestal. Lo acabo de reeditar y se puede conseguir a través de mi web, www.newbuffalo.net. El segundo, de título homónimo, tiene algunas versiones diferentes de canciones de The Last Beautiful Day, así como algunas canciones nuevas. Lo hice con una producción más minimalista.

¿Por qué te decidiste a tocar el piano? ¿Es el instrumento con el que aprendiste a tocar?

– Sí, se trata del primer instrumento que aprendí a tocar. Me encanta el piano, porque puede tocar acordes y muchas melodías, todo al mismo tiempo. Y puede ser realmente un instrumento de percusión también.

Tus canciones traen a la mente un montón de diferentes imágenes visuales. ¿Es algo hecho a propósito o te diste cuenta más adelante?

– Me gusta tratar de evocar diferentes imágenes a través de mis letras, de los sonidos y la instrumentación.

Al cantar, parece que tu voz se va a romper, pero nunca lo hace. Se adapta a las canciones perfectamente. ¿Siempre has cantado así de forma natural?

– Cuanto más he cantando, más cómoda me siento con mi propia voz. Es un poco extraño el concepto de que mi voz se pueda utilizar y entender como un instrumento.

¿Te atreves a decir alguno de los samples que has utilizado en el disco?

– La mayoría de los samples están colocados hacia atrás, o se trata de pequeños fragmentos encadenados y vueltos a cortar y colocados en otra progresión diferente.

 

 

¿Hubiera sido el disco diferente si se hubiera hecho con Jake Davies?

– Sí, probablemente habría sonado un poco más pulido. Estoy feliz de haber llegado a trabajar con Jake, pero también estoy contenta de haber hecho este álbum yo sola.

 
Querías un poco de jazz, algo de música clásica y también el sonido de una gran banda. Supongo que es más fácil y barato con los samples. Además, sería otro disco contando con una gran orquesta u otros músicos. ¿Era ésa la idea para el disco?

– Me gusta el viejo sonido imperfecto que aparece cuando se combinan pedazos de samples de viejos discos con otros instrumentos. Yo programé la mayoría de los sonidos orquestales en el álbum a partir de otros grabados previamente como saxofón, violín, violonchelo, etc., sonidos que cargué en mi equipo y que luego dibujé sobre un teclado; posteriormente los toqué a través del piano. Creo que el álbum sonaría muy diferente si lo hubiera grabado con una orquesta en vivo. Más pulido y con menos personalidad.

¿Has conseguido el sonido que tenías en mente antes de la grabación?

– Sí, sabía el sonido que quería antes de empezar a grabar el disco. Por supuesto que algunas cosas cambiaron a lo largo de la grabación, pero tenía una idea clara de la forma en que quería el sonido y el ambiente.

 
¿Y qué hay acerca de la fijación con Marilyn Monroe? “On Sunday” podría haber sido una de sus canciones.

– ¡Sí, me encantan esas antiguas melodías! Crecí tocando una gran cantidad de ese tipo de canciones.

 

Beth Orton, Lisa Germano, Björk, Brian Wilson… Son nombres que aparecen relacionadas contigo. Pero a mí me recuerdas más a Feist. ¿Te gustó su segundo disco? Creo que fue editado después del tuyo.

– Sí, me encanta Feist. Escuché su álbum después de haber terminado de grabar mi álbum. Ahora estamos las dos en el mismo sello (Arts & Crafts) en Canadá, y tengo con ella una gira por allá. Ella es una persona encantadora, y es una extraordinaria cantante y músico.

Has hecho giras con varios grupos hasta ahora. ¿Cómo ha sido con ellos?

– Todas las giras que he hecho con otras bandas hasta ahora han ido realmente bien. Sólo he tenido una mala experiencia con un manager de una gira, pero nunca ningún problema con las otras bandas.

¿Alguna anécdota?

– En una gira por Canadá con Feist todos participamos en una cena del día de Acción de Gracias, Feist y su banda y Jason Collett y su banda. Hicimos asado de cena, a continuación, tarta de calabaza, y luego nos sentamos a cantar canciones y nos lo pasamos en grande.

 
Supongo que tienes un nuevo álbum casi terminado. ¿Qué puedes decirnos al respecto?

– Sí que está casi terminado. Estoy grabando y produciendo el nuevo álbum yo misma. Estoy casi en el punto en que puedo decir: “¡Gracias a Dios, he acabado!” ¡Espero con impaciencia ese día!

Por cierto, y ya que estás casada con uno de ellos, ¿sigue existiendo The Avalanches?

– Sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *