NACHO UMBERT & LA COMPAÑÍA: Ay…

NACHO UMBERT & LA COMPAÑÍA: Ay… (Acuarela)

 

 

Nacho Umbert, cantante y compositor del desaparecido grupo Paperhouse, vuelve a la escena musical después de casi 14 años de silencio tras la publicación de Adiós, uno de los discos más especiales e inclasificables de la escena independiente estatal de los noventa.  Con aromas clasicistas y la voz en primer plano, el peso de este nuevo disco de pop acústico titulado Ay… recae en una decena de pequeños cuentos cotidianos protagonizados por héroes comunes.

 

El embrión de Ay… parte de un encuentro entre Nacho Umbert y Raül Fernández ‘Refree’ hace un par de años. Apenas se conocían. Nacho le presentó en su casa cuatro de sus nuevas canciones con la sola compañía de su guitarra. Después de oír la primera, “Cien hombres ni uno más”, Raül decidió producir el disco. “Imagino un disco pequeño, acústico, que se pueda tocar en tu casa”, dijo después de escuchar la sesión. A pesar de los arreglos y la instrumentación del resto de la banda, el resultado final refleja esa intención inicial.


El que fuera cantante, guitarrista y compositor de Paperhouse mantiene unas estructuras simplísimas como base de las nuevas composiciones. Pero así como en su anterior banda la voz se filtraba como un instrumento más, esta vez apuesta por la importancia de unos textos casi recitados, acompañados por una formación pequeña y acústica.  Las canciones carecen de estribillos claros, más bien caminan y cambian sutilmente de rumbo conforme avanzan las historias. Y la producción acentúa esta idea, enmarcando silencios con paisajes e instrumentaciones de gran potencia.


Melodías de pop clásico en el desengaño de “La verdad es que me da igual”, lirismo de raíz californiana en los coros que cantan las fantasías de dos ancianos en “Confesiones en el palomar”, arreglos burtonianos alimentando las pesadillas de un niño en “La gata soprano”


Nacho Umbert
canta y toca la guitarra española. Refree produce, arregla, toca el piano, el bajo y otros instrumentos. Xavi Molero toca la batería. Silvia Pérez canta los coros. Sergi Claret toca el violín, Anna Carné el cello y Xavi de la Salut la trompeta. Pero La Compañía no es tan solo una banda. La Compañía, según su autor, son todas aquellas personas e instantes que han inspirado y ayudado a Nacho a dar forma a este proyecto tan íntimo y cercano como el pavimento de su casa.

 

{youtube}Bk3RKk8OpEQ{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *