MISTERIOSO VIAJE HOLANDA

Misteriosoviajeholanda, el cielo de lo suyo

 

 

Misterioso Viaje Holanda se forma a finales de 2007 por Pablo Seijas, Nicolás Vieites, Pedro Cuñado, Adrián Seijas y Alejandro Otero. En noviembre de ese mismo año dan su primer concierto juntos en la final del II Certamen Novaxove Music 2007. Por si fuera poco, van y lo ganan. Tras más de dos años preparando su primer asalto, al fin ve la luz ahora Nunca Taxi. Pablo Seijas, su compositor y voz principal, nos lo presenta. Queda para otra ocasión preguntarle cómo se escribe exactamente el nombre del grupo (¿Junto? ¿Separado? ¿Sin la a?)

 

Antes de nada, ha pasado ya un tiempo desde vuestra formación en 2007. ¿Por qué han pasado más de tres años hasta vuestro debut?

– Nos hemos tomado el tiempo que necesitábamos para sacar un buen primer trabajo. No queríamos hacer algo a medias. Queríamos un debut a lo grande, con buenas canciones, bien grabadas, bien mezcladas, con un buen diseño. No nos ponemos techo en cuanto a ambiciones, y creemos que ésa es la manera de conseguir las cosas.

 

¿Cómo ayudó al grupo ganar el concurso de novaxove hace tres años?

 – Nos dio la oportunidad de tocar en varios sitios fuera de Galicia a los que no hubiésemos accedido en ese momento de otra manera, y, lo más importante, nos ayudó a grabar nuestro primer disco, y a contar con colaboraciones importantes que hicieron que el trabajo mejorase.

 

¿De verdad era vuestro primer concierto? ¿Qué recuerdos tenéis de aquella noche?

– Es cierto que era nuestra primera actuación. De hecho, el último miembro en unirse, lo había hecho dos semanas antes… Fue algo muy curioso: en poco tiempo pasamos de tener una maquetilla grabada a ganar un concurso de bandas como ése, que tenía bastante repercusión. La noche fue emocionante ya que era la primera vez que alguien ajeno al grupo nos veía como una banda a tener en cuenta, a la que darle ‘el empujón’. Guardo buenos recuerdos de aquel día.

 

¿Habéis grabado maquetas antes de este disco? Si es así, ¿cuántas y qué canciones recuperáis para vuestro debut?

– Antes del disco habíamos grabado dos o tres canciones. Una de ellas, “Dos semanas”, fue con la que nos presentamos al concurso y nos hizo llegar a la final. Aunque llevemos como Misteriosoviajeholanda algo menos de 3 años, cuatro de nosotros estábamos gestando ya antes lo que sería después el grupo, aunque sin dar ningún concierto… En esa época fue cuando se compusieron y ensayaron algunas de las canciones de Nuncataxi.

 

¿Cómo ha sido vuestra evolución desde aquellas primeras canciones?

– La evolución es algo inherente a un proceso tan artístico y, por lo tanto, pegado a la vida, como es la composición musical. La magia de este trabajo es que te hace quemar etapas a una gran rapidez. Escribes material, y tienes que grabarlo y lanzarlo para poder seguir escribiendo. Y todo eso está íntimamente relacionado con tu propia vida. Es una constante búsqueda del camino hacia uno mismo. Las primeras canciones que hacíamos tenían un toque mayor de sencillez, pero también gran frescura. Desde que somos Mmisteriosoviajeholanda, y desde un poco antes también, fuimos encontrando la llave para escribir buenas canciones, siempre desde un punto de vista original, melódico y lírico. De un tiempo a esta parte han surgido otro tipo de melodías, más maduras. Yo, como compositor, estoy en constante movimiento, lo cual es una estupenda manera de sentirse vivo.

 

¿Tenía entonces el grupo ya una orientación y un sonido claro o se ha ido haciendo hasta llegar al primer disco?

– Se empezaban a definir las cosas, las bases de nuestro sonido, el tipo de arreglos, la lírica de las canciones. Todo fue encajando poco a poco y hemos logrado crear un imaginario propio de la banda, un universo que puede ser considerado nuestro, y que la gente podrá apreciar con este primer trabajo.

 

¿Este debut es resultado de haber ganado aquel concurso o se ha quedado por el camino la promesa de grabar el disco y promocionaros?

– La promesa de grabar el disco estuvo siempre ahí y, gracias al concurso, hemos podido hacerlo como quisimos.

 

Al final el disco aparece con Ernie. ¿Cómo llegó el contacto con ellos?

– Contactamos con Josiño a través de Carlos Brigante, que lo conocía. La verdad es que conectamos con el tipo de grupos que saca Ernie, y es una suerte contar con ellos para este primer disco. Siempre está bien formar parte de algo…

 

¿Sigue siendo vuestra idea combinar canciones de base acústica o eléctrica con nuevos sonidos?

– La verdad es que nuestra idea es escribir las mejores canciones posibles. Lo demás es vestirlas de la manera más adecuada. Nos gusta el resultado de combinar guitarras acústicas con algún que otro sintetizador, y estamos usando además mucho el piano como base de algunas canciones. Sin embargo, entendemos que la definición de un grupo la dan las canciones, no el sonido.

 

 

 

 

La estructura es pop-rock, pero buscáis otras sonoridades, ¿no?

– La estructura puede ser entendida como pop rock, pero realmente a ese nivel no usamos siempre estructuras clásicas de verso-puente-estribillo. La estructura de la canción, casi en el cien por cien de los casos, está supeditada al significado de la letra. No repetimos por repetir. Si una canción repite un estribillo, porque ella así lo pide, pues perfecto. Si no, no lo forzamos.

 

En eso me recordáis al, para mí, mejor disco de Los Piratas, Ultrasónica. ¿Os gusta el grupo y el disco?

– No cabe duda de que Los Piratas fueron un buen grupo. La verdad es que nunca los hemos escuchado demasiado, e incluso algunos miembros del grupo no los conocían hasta hace meses por alejamiento geográfico…Ultrasónica es un buen disco. Tiene buenas canciones, que al final es lo que importa. Realmente fueron el primer grupo español en adoptar influencias claras de lo que por aquella época estaba haciendo gente como Radiohead. Nosotros, de alguna manera, venimos también de esa escuela, y por ello las comparaciones.

 

¿Qué me podéis contar de “El final de la gloria”, una de mis favoritas?

– Es una vieja canción, que surgió como una especie de bossa nova, pero que al final tomó un rumbo más de pop preciosista. En ella practicamos algo que nos gusta mucho hacer con las canciones: juntar una melodía dulce con una letra cargada de significados que no son tan dulces. Ese tono está en parte del disco e, incluso, en canciones que se han quedado fuera de él.

 

¿Cómo es que llegáis a masterizar el disco en Abbey Road?

– La pregunta es: ¿Y por qué no? La posibilidad estaba ahí, a nuestro alcance. Y siempre es bueno rodearte de la mejor gente cuando quieres que las cosas salgan bien. Para la masterización del álbum contamos con el trabajo de Geoff Pesche, un auténtico pez gordo, que se volcó desde el primer momento e hizo que el trabajo saliese redondo.

 

Ya que es Pablo quien compone las canciones, ¿el grupo es una dictadura benévola o una democracia en la que todos opinan por igual?

– El grupo en conjunto es el que se pasa horas y horas en el estudio trabajando las canciones, desde colocar los micrófonos hasta idear arreglos para canciones. Cuando el material sobre el que se trabaja es bueno, todo el grupo se vuelca en hacer que el resultado sea perfecto. Las funciones en directo están más definidas, pero en el estudio las cosas pueden variar. Nos gusta, además, grabar y premezclar nosotros mismos las canciones, haciendo todos un poco la función de productores. Siempre nos ponemos por debajo de las canciones. Ellas hablan por sí solas y nos piden lo que necesitan para brillar.

 

¿Qué os gusta a cada uno de vosotros y en qué gustos musicales coincidís todos?

– Como en todo, cada uno viene de un sitio diferente. Creo que no hay nada que nos guste a todos por igual. Y en cuanto al grupo, no considero que tengamos ninguna influencia clara que se refleje en nuestro trabajo. Cuando nos dedicamos a hacer nuestra música, las influencias desaparecen. Es algo de lo que hay que liberarse desde el principio. Se trata de reflejar lo que tenemos dentro, no lo que escuchamos fuera.

 

¿Algún otro grupo que veáis en nuestro Estado trabajando en la misma dirección?

– En la misma dirección no veo ninguno. Supongo que habrá parecidos a nivel sonido con otras bandas. La gente seguramente vea coincidencias con otros proyectos. Pero realmente no nos fijamos mucho en la música de aquí. Creemos que hay una enorme falta de grandes canciones. La gente está muy preocupada por cosas secundarias como la imagen o la innovación sonora, y no se dedican a escribir buen material. En España falta material del que conecta con la humanidad, faltan canciones universales. Y, al fin y al cabo, es lo que el mundo necesita.

 

¿De dónde viene el nombre del grupo?

– Nos pareció que las tres palabras encajaban bien, juntas, como una marca: Misteriosoviajeholanda. Lo bueno que tiene es que no deja indiferente a nadie.

 

¿Y Nunca Taxi?

– Es una expresión que se usa en Argentina cuando se vende un coche de segunda mano, para explicar que el coche está en buenas condiciones. Con el tiempo la gente empezó a usarlo para referirse a cualquier cosa nueva, de buena calidad, fresca… Buen nombre para un disco debut.

 

Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota en este tiempo en el mundo de la música?

– En Londres, mientras comíamos en un restaurante hindú vimos a un tío por la calle que se parecía a Graham Coxon, de Blur. Nos reímos del parecido que aquel tipo guardaba con el genial guitarrista. Pero cuando salimos, él volvió sobre sus pasos y nos lo cruzamos. Uno de nosotros lo llamó por su nombre de pila, y se giró a saludarnos. Era él. Al darse cuenta de que no nos conocía, se dio la vuelta y se metió por una callejuela. Fue un encuentro curioso, y nos dio para reírnos entre pintas de cerveza toda la noche. ¡Qué rica está la cerveza de Londres!

 

 

{youtube}vevpyQyog1Q{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *