MISS CAFFEINA

Miss Caffeina, amor en guerra

  

    

  

 

 

Tienen editados cuatro EP’s (Destrucción creativa, En Marte, Carrusel y Magnética), el último con siete canciones, lo que da casi para dos discos. Llevan unos cinco años dando conciertos que se han buscado. Tienen muchos seguidores labrados en las redes sociales. Y ahora, por fin, presentan su debut, Imposibilidad del fenómeno. Miss Caffeina nos lo presentan.

 

 

No todo el mundo quiere o puede empezar así, con cuatro EP’s antes de su debut. ¿Por qué fue así en vuestro caso?

– Sergio (S): Somos una banda muy inquieta, y tenemos un nivel de exigencia y de inconformismo muy alto. No queríamos que nuestro disco fuese un grandes éxitos de estos últimos años y queríamos poner encima de la mesa que Miss Caffeina es avanzar y evolucionar, no quedarse estancado. Teníamos también mucho respeto por la idea de hacer un disco y esperamos a estar seguros de que era nuestro momento. Ahora es nuestro momento.


¿Cómo os ha ayudado esa experiencia para la grabación del disco?

– S: Hemos podido acumular una experiencia que nos ha permitido poner encima de la mesa hacia donde queríamos ir y saber qué medios y personas queríamos alrededor para conseguirlo. En estos años, lo más importante es que hemos conseguido tener las cosas claras y llegar a un nivel de engranaje interno en que ya somos una familia y así funcionamos.


Desde dentro, ¿en qué concretaríais vosotros la evolución de la banda en ese tiempo antes de editar vuestro primer álbum?

– S: En la forma de hacer canciones y en el sonido. Hemos ido madurando en lo personal durante este tiempo y creo que se nota. Y como todo, cuantas más canciones haces, más aprendes como hacerlas, y a liberarte de prejuicios y ser cada vez más tú mismo. Respecto al sonido, creo que lo más obvio es que hemos aprendido a manejarnos en un estudio con un productor y un ingeniero, a pedirles cosas y a tener clara la dirección.


En este primer disco, si no me equivoco, recuperáis tres canciones de las maquetas. ¿Por qué queríais hacerlo? ¿Qué pasará con las otras?

– S: Las más antiguas van a estar ahí, para que quien quiera escucharlas lo haga. Forman parte de nuestra trayectoria, pero miramos hacia delante. Hemos recuperado tres de Magnética porque nos encajaban muy bien con el sonido y con el concepto que teníamos del disco, de lo que hablamos y como lo decimos. Era una cuestión de encaje y de saber que no queríamos dejar estas tres canciones en el tintero, porque el disco lo va a escuchar mas gente que los EP’s y nos daba pena dejarlas en el tintero, aunque en directo recuperamos algunas más.


Casi se puede hablar de un disco con un nexo común, el desamor, salvo, tal vez, “Cabaret” y “Capitán”. ¿Fue intencionado o es algo de lo que os habéis dado cuenta a posteriori?

– S: Es un disco que habla de la transición de una visión del amor Disney a una visión mas adulta, menos edulcorada y más oscura, pero en la que no renunciamos a ser felices. No componemos con un propósito concreto, pero cuando lo haces sobre vivencias tuyas o cercanas se acaba imponiendo el momento personal que atraviesas. El amor, y el desamor sobre todo, está muy presente, pero sobre todo es esa transición la que se impone como eje del disco, una visión Disney a la que le hacemos la guerra.


¿Imposibilidad del fenómeno como título tiene que ver con ello?

– S: Pues precisamente eso: el fenómeno era una visión agradable, edulcorada y con finales felices. Eso se ha revelado imposible. Nos hemos encontrado con otra cosa, y no es ni tan dulce, ni tan bonita… Hay más oscuridad, pero no por ello damos una visión derrotista.


Ahora mismo, “Mecánica espiral” es mi favorita. ¿Qué nos podéis contar de ella?

– S: Es una canción que habla de acabar siempre en el mismo punto, como si hubiera una ecuación mecánica que lo predijese. A nosotros también nos gusta mucho y yo personalmente le guardo mucho cariño porque es de las primeras que compuse con Alberto.


¿Y de “Ley de gravitación universal”?

– Sergio: Es la fase más eufórica del amor. Ese primer momento en que parece que todo está en contra pero sabes que hay algo muy fuerte, capaz de violar la ley de la gravitación universal y despegarte del suelo.

 

 

 

¿Seríais capaces de decir alguna canción ajena en la que os hayáis inspirado para una de las vuestras?

– Alberto (A): “Fix You” de Coldplay para hacer “Mi rutina preferida”. No tanto en el sentido musical como en la intención de la letra que habla de proteger a alguien.


La voz de Alberto y los arreglos os acercan al pop, pero supongo que en directo sonáis más potentes. ¿Cómo lo veis vosotros?

– S: En estudio siempre se percibía una versión más arreglada y menos cruda que luego en directo se hace más cañera. Con el disco creo que el sonido que hemos sacado es mucho mas incisivo, son besos, pero con mordiscos.   


Contadnos lo de vuestro nombre y Buenas Noches Rose. ¿El grupo aparece en el álbum como homenaje?

– Sergio: Aparece Rubén en Magnética y en el disco Alfredo ha grabado una guitarra muy emocionante en “Perfecto”. Ha sido una manera de sellar nuestro amor por la banda muy romántica.


¿Tenéis claro a qué público puede llegar el grupo o eso ya escapa a lo que podéis hacer?

– S: Nosotros hacemos canciones que pueden ser historias de mucha gente. Son sencillas pero sin renunciar a la belleza por ello. En ese sentido, una persona que se enamore, desenamore y tenga vivencias se puede ver reflejado en nuestras canciones. 


¿Creéis que el productor, Ricky Falkner o más bien la gente que ha producido (Sidonie, Zahara, Love Of Lesbian y Standstill), puede servir de referencia para quien no os conozca?

– S: Seguro que sí. Ricky es un seguro de vida en un estudio y la gente lo sabe. Su talento y su forma de hacer las cosas resulta siempre en cosas preciosas, así que en ese sentido trabajar con Ricky es muy positivo.  


Lleváis un contacto directo con vuestros seguidores gracias a
Internet. ¿Ventajas e inconvenientes?

– Sergio: Yo sólo le veo ventajas. La más importante: que tienes los pies en el suelo en todo momento, te impide vivir en una burbuja.

 
¿Cómo se lleva trabajar con Sergio en Barcelona?

– A: Ya estamos acostumbrados a las distancias a la hora de cuadrar fechas y ensayos, además tenemos una comunicación continua y muy fluida vía mail prácticamente todos los días. Para lo realmente importante él viaja a Madrid, con lo cual por ahora no se hace demasiado difícil.

 
No habéis parado de girar en los últimos tiempos, incluso sin disco. ¿Cómo se consigue?

– S: Pues con mucho trabajo y tratando de promocionarte de la manera que mejor puedas, a través de Internet en nuestro caso hasta ahora. Hemos ido a tocar a muchos sitios gracias al boca a boca.


¿En qué medida os compensa hacer música? ¿Cómo lleváis trabajar y vivir en estos tiempos tan revueltos?

– S: Para mí es un factor complicado porque mi trabajo me gusta mucho. Pero la música me realiza. Me hace sentir pleno. Si tienes ganas e ilusión, eso lo cubre todo, aunque me gustaría poder dedicarle todo mi tiempo a la música.


¿Cuáles son ahora los objetivos del grupo y, siendo realistas, qué
creéis que podéis lograr?

– S: La música es una carrera de fondo. Así nos lo tomamos. Pensamos a largo plazo. Con este disco pretendemos dar un paso firme hacia delante en esta carrera, que al final es solo contra uno mismo.


Por último, ¿cuál ha sido la mejor anécdota de este tiempo en el mundo de la música?

– A: El momento surrealista de oír a gente cantar canciones que tú has compuesto en pijama.   


¿Qué os apetece contar del invierno?

– Sergio: A mí, que ahora vivo en Barcelona, el invierno vivido cerca del mar me parece menos duro, pero sigue siendo igual de inspirador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *