MATTHEW SWEET

Matthew Sweet, afirmación individual

 

         El genio del power-pop saluda a sus 41 años editando dos discos, aunque sólo uno de ellos ve la luz en España, Living Things. Además, después de 20 años de trayectoria, se enfrenta a su primera gira por España. 

Después de ocho años, ¿sientes que estás ante un nuevo principio y con más libertad que nunca?

– Sí, es como un nuevo principio. Por lo menos así lo siento en mi fuero interno. Aunque ése debería ser, precisamente, el reto de cualquier artista en una carrera larga: cómo encontrar ese nuevo sentimiento una y otra vez…


¿Es éste tu disco con un sonido más psicodélico?

– No sé si será el que tiene más sonidos de ese tipo, pero ya he intentado esta clase de sonidos antes, tanto en el disco In Reverse como, probablemente, también en Altered Beast… Lo cierto es que realmente me gusta esa sensación psicodélica. Incluso en el álbum Girlfriend había algunas canciones que lo tenían.

¿Fue Altered Beast lo más cercano que has hecho a este Living Things o su antecedente directo?

– Supongo que se puede decir que sí, por lo menos en lo que respecta a la libertad de expresión con la que ambos fueron compuestos. Además, se da la circunstancia de que este disco lo hice sin el apoyo de ninguna compañía de discos, algo distinto a lo que hasta ahora había sucedido. En un principio ni siquiera estaba pensando de hacer un disco pero, de alguna forma, llegué a la conclusión de que debía hacerlo. ¡Y lo hice! 

¿Dónde se compuso el álbum y cuál era el ambiente?

         – El disco lo compuse en su gran mayoría mientras estábamos en un retiro para componer canciones con The Thorns en Santa Inez, en California. Lo hice en el tiempo libre que tenía en esa colaboración con The Thorns. Y la principal razón por la que estaba realmente pensando en la naturaleza es que me encontraba en un rancho, escribiendo debajo de un gran árbol. El ambiente del disco es variado: a veces melancólico, a veces malicioso y otras… ¡incluso estúpido! 

Van Dyke Parks toca en el disco, pero es extraño que no haya compuesto nada.

– Me lo encontré en la fiesta del 60 cumpleaños de Brian Wilson y quedamos para cenar algún día. Cuando fuimos a cenar, yo acababa de volver de Santa Inez y había grabado el esqueleto de algunas canciones con el batería Ric Menck. Así que invité a Van Dyke Parks a que viniera y tocara algún teclado, aunque él se aventuró haciendo mucho más. Me gusta su forma de escribir y me encantaría hacerlo con él, pero aún no ha sucedido… 

Me gusta como mezclas sonidos nuevos con tu estilo clásico en “The Big Cat Of Shambala”. ¿Qué pretendías realmente?

– Se trata de mi oda a los leones, después de haber estado visitando el santuario de leones Shambala propiedad de Tippi Hedren, la estrella de Los pájaros de Alfred Hitchcock -y madre de Melanie Griffith-. Le canto al león en la canción. Quería una atmósfera africana en la canción y Van Dyke Parks apareció con su amigo Doug Lacy que toca esa percusión… Sé que suena más caribeño que africano, pero a mí me pareció bien. 


Casi al mismo tiempo has editado un disco en Japón titulado Kimi Ga Suki *Raifu. ¿Qué hay en él y sabes si se editará en Europa?

– Pues se trata de un disco completamente nuevo con canciones nuevas de Matthew Sweet. ¡Descubridlo! Espero que se edite en Europa. En los Estados Unidos, por fin, se puede conseguir y lo vendo yo directamente.


¿Cómo resultó tu experiencia con Pete Droge y Shawn Mullins como The Thorns?

– Fue frustrante de alguna manera, pero en otras me ayudó a verme a mí mismo más claro. ¡Nos lo pasamos bastante bien y trabajamos duro por no mucho dinero!


El disco de The Thorns nunca se editó en España y había que conseguirlo de importación. ¿Crees que la industria musical no te valora como es debido?

– Bueno, creo que la industria subestima el valor de los artistas veteranos y no los apoya, pero trato de no pensar en ello. Al final, el buen material aparece de cualquier manera, así que intento hacer un buen trabajo y no preocuparme demasiado.


Después de tanto tiempo, ¿qué hay de excitante en empezar con un nuevo disco?

– Creo que es lo desconocido lo que me excita más… En un momento dado no hay nada y, al minuto siguiente, tienes una canción. ¡Es como un milagro!


Tengo entendido que tienes una gran colección de arte de los años 60 ¿Por qué esta obsesión?

– En los 60 y principios de los 70 se hizo mucho arte y diseño interesantes. Fue una época menos conservadora en general, creo, especialmente si hablamos de los adultos más jóvenes. Entonces se hicieron un montón de declaraciones individuales y, ahora, las cosas están mucho más homogeneizadas. Nací en 1964, y creo que tiendes a que, más adelante, te gusten las cosas de tus primeros años.


Sólo has tocado dos veces en España. ¿Cómo te fue y cómo será tu próxima gira española?

– Me lo he pasado en grande en ambas ocasiones. Siempre me parece sorprendente cuánta gente parece conocer mis canciones… No sé por qué no he ido más veces, aunque es cierto que me negué a volar durante 8 años. Tengo muchas ganas de hacer esta gira por pequeñas salas. Son mucho más cercanas que un gran festival y, normalmente, más excitantes para mí y para la audiencia.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *