MARY J. BLIGE 2008

Mary J. Blige, hasta la mañana

 

Habría pocos argumentos, si es que los hubiera, para negar que Mary J. Blige es una de las cantantes soul más consistentes de nuestro tiempo. La prueba es sus discos y los quince años que lleva en activo. Desde su debut en 1992, partiendo del ya clásico What's The 411 y a lo largo de todo su recorrido hasta llegar a The Breakthrough del 2005, Mary J. Blige ha ayudado a redefinir el R&B, y lo que es aún más importante, lo ha logrado siendo una artista que usa su don para elevar espíritus, para influenciar experiencias vitales y para llevar su corazón, su alma y su verdad a todos aquellos que la quieran escuchar.

 

El octavo disco de estudio de Mary, Growing Pains, sigue los pasos de Reflections, la antología más comercial de Mary (2006). Al preguntarle qué pueden esperar los fans de Growing Pains, Mary J. Blige se muestra tan franca como acostumbra. “Van a tener una visión de mi estado mental y de cómo veo el mundo”, afirma. “Y espero que la mayoría escuchen el sincero y honesto amor que siento por ellos. Siempre me muestro como soy. Os quiero a todos. Os llevo a todos conmigo. Voy a brillar con todos vosotros. Así que eso es lo que van a encontrar, ese compromiso. Espero que estén muy contentos con ello”.

 

La felicidad y la fuerza de Mary queda patente al escuchar Growing Pains. Trabajando en colaboración con unos de los mejores nombres de panorama, como Tricky y Dream, Neyo y Stargate, The Neptunes, Dre y Vidal, Jazze Pha, Sean Garrett, incluyendo colaboraciones de Ludacris, y Usher, Growing Pains es el sonido de una artista enamorada, conectada, con control y sin miedo a demostrarlo, haciendo partícipe al público de su mundo propio. En él lanza un mensaje que dice: quiérete a ti mismo; cree en ti mismo y manda toda la negatividad a paseo.

 

Mary manda este mensaje alto y claro y de forma muy funky en su single de éxito “Just Fine” producido por Jazze Pha y Tricky y escrito por Mary y Dream. “Just Fine,” un canto a la vida, nos trae a una Mary feroz y llena de glamour como bien muestra su video clip. ¿El sentido del tema? “A veces sientes que estás pasando por un momento difícil, los 365 días del año son duros. Pero cuando tienes uno de esos días buenos, a lo mejor el pelo te ha quedado bien hoy o no estás inmersa en un atasco, se trata de un día en el que todo sale bien. Tiene que haber un momento”, Mary se ríe “en que también llegue uno o dos días de esos.”

 

La alegría y el sentimiento positivo se mantienen con el segundo single, “Work That”, que obliga a mover las caderas y que es un tema optimista, fuerte y que trata de cómo encontrar la parte buena de uno mismo. “Cuando conozco a una mujer que no sabe cómo abordar su problema de peso o de imagen, siempre le digo: ‘Tengas lo que tengas, haz que eso te funcione, funciona con lo que tengas”’.

 

Mary sigue sus propios consejos en el acaramelado “Till the Morning.” Producido por The Neptunes y escrito por Pharrell, “Till The Morning” nos lleva atrás en el tiempo, a las referencias clásicas de los temas de club de los 80. Mary dice: “Trata de lo que hagas, sea lo que sea, ‘hasta que se haga de día’. Bien pasar toda la noche en un club o estar en la cama con tu hombre disfrutando con él toda la noche, eso es tu ‘hasta que se haga de día’”.

 

El amor es la fuerza tras “Roses,” otra colaboración con Tricky Stewart y The Dream. Un medio tiempo, sentido y maduro. “Roses” habla del esfuerzo necesario para hacer que las cosas funcionen, la realidad de las relaciones que no son siempre rosas y violines”. Las relaciones son también la temática del sensual “Shake Down,” una interpretación de tiempo medio con Usher que tiene el sentimiento de los clásicos dúos R& B.

 

Growing Pains permite escuchar a una Mary crecida, sobre todo a nivel vocal, con inflexiones jazz, la coquetería de los grupos de chicas y un fraseo lleno de matices. Además, continúa madurando en el estudio, tomando el control del proceso creativo y de la grabación al completo. “Hacer discos es diferente de cuando empezaba, porque ahora sé lo que quiero y no hay 50 personas a cargo del proyecto. Ahora Kendu Isaacs (su marido y socio creativo) y yo llevamos las riendas. Kendu tiene buen oído, yo también, y somos honestos el uno con el otro”.

 

No es necesario decir que cuando alcanzas ese nivel de éxito todos los ojos están puestos en el próximo lanzamiento. Mary mantiene el equilibrio centrándose en lo que de verdad importa. El camino. El crecimiento. El amor. Y como siempre la música y los fans. “Siempre intento recuperarme y mejorar y eso es lo que representa Growing Pains. Trata sobre la aceptación del dolor que conllevan los cambios y el crecimiento. Sin dolor no hay placer”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *