MARAH 2008

Marah, nacidos para correr

 

Pocos grupos como ellos para mostrar que el espíritu del rock está bien vivo entre alguna gente de las nuevas generaciones. Marah llegan, con su sexto disco, hasta nuestro Estado, puede que el lugar en el que más cómodo se encuentran tocando en directo. David Bielanko nos cuenta cómo es su nuevo álbum. “Para mí, nuestro nuevo disco Angels Of Destruction! es, a la vez, como la punta del iceberg y el fondo del pozo. Déjame explicarlo”.

 

“Hace 6 meses todavía estaba un poco bebido cuando fui a mi primera reunión de Alcohólicos Anónimos. Lo que quiero decir es que para mÍ estar sobrio suponía una completa auto-transformación. Todo estaba a punto de cambiar. Iba a cerrar un capítulo de mi vida y entregarme completamente al trabajo. De esta forma, reconectaría con mi banda (a quienes amo verdaderamente y considero la mejor del mundo) y me daría a mÍ mismo la excusa perfecta para pasar todo el tiempo disponible creando más y mejor música como un súper adicto al trabajo en vez de como un súper alcohólico.

 

Nuestro nuevo álbum comenzó su vida como un disco doble. Yo escribí canciones, mi hermano Serge también. Repasé todo el material que habíamos escrito anteriormente y a veces incluso me fui a dormir pronto para intentar soñar con grandes canciones que todavía no hubiéramos escrito, pero que escribiríamos dentro de unos años. Las canciones se empezaron a amontonar. Las había buenas, y algunas muy buenas también.

 

Pronto Angels Of Destruction! se convirtió en un disco triple. Esta nueva música era rock & roll, era folk, punk y además era inteligente, triste, graciosa y perfecta en todos los sentidos. No sólo gustaría a nuestros fans de siempre, también se llevaría a todos los fans de todas las demás bandas (¡luego en los Grammys tendríamos que pedir perdón a miles de bandas!). Tras esta revelación vinieron unos cuantos ensayos que confirmaron esta impresión. ¡Nosotros solitos íbamos a salvar el rock & roll, y nos lloverían los elogios!

 

Hace 20 días estaba evitando llamadas, evitando a mis compañeros de grupo y devolviendo facturas. Con la fecha de entrega de nuestro disco a unos pocos días vista, la realidad empezaba a tomar el control. ¡Dios mío! ¡Finalmente empiezo a estar sobrio! ¿35 canciones? ¿Un disco triple? ¿Quién coño pensé que era? Y además, ¿como iba a lidiar nuestro sello, Yep Roc, con nuestro opus? Y eso sin mencionar la presentación en una caja especial con tarjeta estilo holograma que toca un piano de salón al abrirlo.

 

¿Podría permitírselo Yep Roc? ¿Y nosotros? ¿Les cegaría nuestra brillantez, o a lo mejor sería su pequeño cuartel de Carolina del Norte el que ardería en llamas? Llegados a este punto, la decisión no importa. Era demasiado tarde para todo eso. El balón se nos había escapado de las manos, el argumento se había perdido, y el equipo Marah estaba desesperado y buscando la forma de recuperarse.

 

Ahora, Angels Of Destruction! tiene 12 canciones. Aunque sólo es una pequeña parte de todo el material que hemos grabado últimamente, no podemos evitar sentir una excitación ansiosa por el futuro. Nuestro sexto disco no es sólo nuestra despedida de nuestros amigos de Yep Roc, sino que será el trampolín hacia un futuro excitante, por muy incierto que se presente…

Puede que pronto ya no haya más discos compactos. Puede incluso que con solo apretar tu barra espaciadora aparezca en tu salón Chris Martin cantando “Yellow” con su irritante falsete. Da igual. Estaremos preparados. Al menos el nuestro es un disco temático, en formato folk punk technicolor, que habla de religión, destrucción, redención y alegría.

 

Grabamos toda la música juntos, los 6 en la misma habitación, tocando lo más fuerte y alto que pudimos. Como todo lo que hemos hecho siempre, desde la primera canción de nuestro primer disco hasta la última del último, nos jugamos todo lo que teníamos: nuestra pasta, mascotas, nuestras relaciones personales y nuestra reputación. Todo vale, y lo que salga de aquí ya no está en nuestras manos. ¡Nuestro cubo está rascando el fondo del pozo, y rogamos a Dios que suba con agua!

 

Si hay cualquier cosa que se haya hecho mal, yo asumiré la culpa y les pediré perdón, pero sé que no querrán saber nada de eso. No será necesario. Será perfecto. Estamos unidos por nuestro amor mutuo, nuestras almas, sudor y sangre. Estas cosas siempre saldrán a la superficie. ¿Cómo no lo iban a hacer? Y pronto será el momento de llevar nuestra mentalidad de banda y nuestro tremendo show de rock & roll a la carretera de nuevo. Juntos haremos que tiemblen las paredes de las salas y daremos vida a Angels Of Destruction!

 

He intentado describir nuestro nuevo disco lo más precisamente posible. Para hacerlo, he tenido que explicar mi sobriedad para poder ilustrar la extraña sucesión de eventos de los últimos tiempos. Por respeto al grupo, espero que “mi historia” no se convierta en “nuestra historia”, sino más bien que sea sólo parte de la foto, que es “nuestra música”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *