ULTRASÓNICA 1997 ENTREVISTA CON MANTA RAY Y CORCOBADO

Manta Ray y Corcobado, a traición

 

Sorpresa, sorpresa. Javier Corcobado, algo así como el personaje más inclasificable del rock hispano, metido en colaboración con el grupo astur Manta Ray, el más aclamado por la crítica últimamente, auténticos artesanos de las melodías más hipnotizadoras. ¿El resultado? Diminuto cielo, una  grabación única que parece ser no tendrá continuidad. Corcobado marca la pauta del trabajo, con sus atormentadas letras, y Manta Ray intentan ampliar su universo sonoro. El pasado mes de mayo hicieron su única gira por territorio estatal que tuvo parada en Santiago, después de que su concierto en Lugo quedara definitivamente cancelado.

 

Lo primero es cómo surge el contacto con Corcobado para la grabación del tema de “El crack” del recopilatorio Canciones del centenario del cine español.

– Manta Ray preparamos una versión para homenajear una de nuestras películas favoritas. Astro Discos nos propuso que buscásemos un colaborador y pensamos que Corcobado podría producir la canción. No lo conocíamos y la idea nos daba morbo, la verdad. Durante la grabación nos entendimos muy bien. Pero él nunca había estado entre nuestras referencias.

 

¿Os gustaba su faceta de letrista o os atraían más las músicas que había venido haciendo con alguna de sus bandas como Mar Otra Vez, Demonios Tus Ojos, los Chatarreros de Sangre y Cielo o Cría Cuervos? ¿Y habíais leído alguna de sus libros?

– Lo que más nos atraía era su propuesta musical, muy arriesgada y diferente a todo lo que siempre se hizo por aquí. Respecto a sus libros, estamos esperando a que escriba alguna novela y de sus libros de poemas sí había leído El sudor de la pistola 13.

 

¿Estáis de acuerdo en que las bandas de los 90 son muy reacias a reconocer sus deudas con otros grupos del Estado y, sin embargo, se sueltan más fácilmente con las del otro lado de la frontera?

– Tal vez, pero eso no ha de ser necesariamente algo negativo. Cuando surgieron Penelope Trip, reivindicando con su sonido a Felt o My Bloody Valentine, sin ellos proponérselo resultaba una ruptura con parte del pop español de los 80 que había derivado hacia cosas realmente horribles. Sin embargo, al mismo tiempo también surgían Patrullero Mancuso, que siendo diferentes -y a veces geniales-, nunca dejaron de reconocer su deuda con grupos como Derribos Arias.

 

Después de aquella primera grabación de “El crack”, ¿cómo llegáis a la conclusión de que merece la pena grabar un disco entero? ¿Fue un proyecto que fue creciendo poco a poco?

– No, fue todo muy repentino. Nos lo propuso Roberto Nicieza, antiguo batería de Australian Blonde y hoy responsable de Astro Discos, después de haber pagado una comida acompañada de abundante (y barato¿ vino. En un estado lamentable de ebriedad, Javier y nosotros firmamos los contratos y aquí estamos.

 

¿Quién llevaba la voz cantante en el proceso de composición y cómo se adaptaban las canciones?

– Nos fuimos al monte asturiano a preparar el disco. Allí nos levantábamos, tocábamos un poco, comíamos, Javier cantaba, tocábamos otro poco, comíamos, Javier tocaba, veíamos capítulos de los Simpson, comíamos, etc.

 

Supongo que después de un mes de convivencia tenéis suficientes elementos como para desmentir la aureola de malditismo que rodea a Corcobado y que su trabajo está por encima de todo.

– Sí, por supuesto, hay que acabar con todo eso. Como dijo Carlos Edmundo de Org: “Desublimar desublimar tanto fetichismo tanto fetichismo”.

 

¿Asumisteis desde Manta Ray el reto con la suficiente confianza y hasta qué punto el resultado final se parece a la idea inicial que teníais?

– Éramos conscientes de que era un proyecto arriesgado, y la verdad es que no teníamos ni idea de la clase de disco que podíamos hacer. Pero eso fue, en gran parte, lo que nos atrajo de la idea.

 

¿Con qué otro artista os meteríais en un proyecto semejante sin pensároslo dos veces?

– Sólo con Leonard Cohen.

 

¿Os esperabais la repercusión que tuvo vuestro primer disco como Manta Ray?

– Sí, hemos recibido críticas muy buenas y eso ha causado cierta expectación. Pero, de momento, no vendemos tantos discos como para sentirnos presionados por ello o algo así. Lo único que nos importa ahora es tratar de superarnos en el próximo disco de Manta Ray.

 

¿Veis en vuestro trabajo una evolución coherente o pensáis que algún seguidor puede sentirse despistado con trabajos así?

– Es evidente que canciones como la versión de “Getsemaní”, de la ópera rock Jesucristo Superstar, que poco tienen que ver con Manta Ray, pueden despistar a alguien, porque de hecho yo me siento confuso a veces. Pero cualquiera que escuche las canciones que Manta Ray compusimos en Diminuto cielo no tiene que verse defraudado con respecto a la música de Manta Ray en solitario.

 

¿Y la expectación ante Diminuto cielo os ha desbordado hasta cierto punto? ¿No era vuestra intención inicial dejarlo en la grabación nada más y volver a vuestra actividad como Manta Ray?

– La verdad es que desde Xixón uno no es muy consciente de si hay mucha expectación o no. El proyecto inicial era cosa de sólo tres meses. Pero ha habido algún retraso y, una vez hecho el disco, se impone esta  gira, que acaba en Galicia, para enseguida preparar el próximo disco de Manta Ray.

 

¿Con este trabajo no se consigue hacer más accesible el mundo de Corcobado?

– Yo creo que este disco es menos comercial que, por ejemplo, el single de “Parole”. Pero ni a Javier ni a nosotros nos preocupa esto. La accesibilidad para el público de una música no ha de condicionar su calidad.

 

¿Y para Manta Ray no se trata de volver más intensa su propuesta con unas letras tan inmediatas -por lo del castellano- como atormentadas?

– Manta Ray solemos tener un repertorio muy compacto, mientras que este disco es mucho más versátil por la variedad de sus canciones. En este sentido, no creo que sea más intenso Diminuto cielo. Las letras de Javier sí dotan a nuestra música de una tensión especial, pero también hay momentos relajados como “Gitanita”.

 

¿Qué sería lo único que os podría convencer para continuar con esta aventura y no dejarlo en un único disco?

– Que la tierra chocara con otro planeta.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *