MANCHESTER FRENTE AL MAR

Manchester frente al mar

Kenneth Lonergan (Universal)

 

¿Es posible superar un trauma que lleva a una persona a vivir su existencia como si le hubieran condenado a cadena perpetua sin estar encarcelado? Tal y como responde Manchester frente al mar, se puede intentar domesticarlo, pero su carga nunca se irá y, además, uno debe aprender a gestionar la rutina de la vida diaria al mismo tiempo.

 

La tercera película de Kenneth Lonergan, tras Puedes contar conmigo (2000)  y Margaret (2011), que también trataban del dolor y la pérdida, se centra en un portero que, inesperadamente, debe hacerse cargo de su sobrino en la ciudad en la que nació y de la que tuvo que huir en su momento. Condenados a entenderse, a pesar de sus evidentes diferencias, su relación sirve para revivir el pasado trágico que los ha marcado a todos.

 

Casey Affleck es el protagonista principal, un personaje que actúa aparentemente de forma irracional, que no quiere socializar ni busca pareja. Con unas relaciones entre los personajes perfectamente trenzadas (modélicas son las escenas de la confesión ante la policía y el reencuentro con su mujer, una espléndida Michelle Williams), se revela como un detallado estudio de la culpa, la pérdida y el perdón (tanto de los otros como de uno mismo), tratado sin sobresaltos ni efectismos, pero sin rehuir la ira o el humor. Exactamente como la vida misma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *