MAGA

 

Maga, rojo al blanco y negro

maga

 

         Como ellos mismos aclaran, el trío sevillano Maga lleva seis años bregando en el mar del pop estatal, con cinco discos a sus espaldas, entre EPs y LPs. Ahora presentan su tercer disco de larga duración que, al igual que los anteriores, carece de título. Sin embargo, todos los conocemos por el color de su portada que, probablemente, también tiene algo que ver con su contenido. ¿O no? Ellos nos lo cuentan.

 

Me da la impresión que éste será recordado como el ‘disco rojo’ de Maga. ¿Había intención de cambiar de registro tras los discos ‘blanco’ y ‘negro’?

– No somos un grupo que se plantee nunca la necesidad de cambiar de registro. Ello se debe principalmente a que hasta ahora siempre hemos estado muy contentos y orgullosos con lo que hemos hecho previamente, y a que siempre hemos entendido la evolución de la música de Maga como algo natural, constante y no traumático. La evolución que se pueda constatar en este nuevo disco es la que tenía que haber. Lo antinatural para nosotros habría sido sacar otro ‘disco negro’.


¿Cómo fue surgiendo un álbum más luminoso? ¿Era así la intención?

– En el estado de ánimo con el que se afrontan las composiciones no suele haber intencionalidad alguna: no es nada fácil componer marcándote antes unos objetivos demasiado cerrados. Las canciones surgen y, si te llenan, se trabajan y se graban. La única intencionalidad de este disco era aprovechar al máximo el sonido compacto del grupo en directo, resultado de los muchos conciertos que hemos dado en estos años. Por ello lo hemos grabado mediante tomas en directo en las que todos tocábamos a la vez, como se hacía antiguamente.


También me parece más accesible. ¿Os lo han comentado? ¿Lo habíais previsto?

– Sí, sí que nos lo han comentado y nosotros mismos nos dimos cuenta de ello una vez grabado todo el material. Nuestro anterior disco supuso un trabajo de experimentación y de búsqueda de posibilidades sonoras de las canciones que a veces pudo ir en detrimento de la accesibilidad de algunas canciones.


¿Qué hace falta para que un disco así llegue a más gente?

– Eso te lo podría responder U2, que de ello saben mucho. Broma aparte, ésa es una cuestión que pertenece al campo de la promoción, parcela que escapa al grupo. Lo que sí es obvio es que la promoción se realiza a base de billetes y, con ese apoyo detrás, si el material es bueno, rueda solo.


¿Hay nuevas fuentes de inspiración o siguen siendo los mismos temas de siempre?

– Las fuentes siguen siendo las mismas de siempre, es decir, algo tan simple y complejo a la vez como nuestras vidas, nuestras experiencias, nuestras sensaciones. Lo que sí es cierto es que nuestras vidas cambian y, por lo tanto, surgen nuevas cuestiones o nuevos puntos de vista desde los que escribir.


Creo que Maga es el grupo que más ha reivindicado a Golpes Bajos, uno de mis grupos de referencia de siempre. ¿Por qué os gustan tanto?

– Pues porque por nuestra edad pudimos vivir in situ muchas cosas de las que se hicieron en los 80, porque nos parece uno de los grupos más creativos y respetables de aquella época, porque es uno de los pocos grupos de aquella etapa que no cayeron poco después en un deterioro creativo penoso, porque nos encanta la voz de Coppini…


¿Y cómo ha sido el encuentro con Germán Coppini?

– Pues pudimos ponernos en contacto con él gracias a nuestro manager. Le planteamos nuestro deseo de que colaborara en el disco, le pareció genial, le gustó la canción, la grabó y ahora va a participar con nosotros en algunos de los conciertos de presentación del disco. Es un tío genial y para nosotros es un placer poder contar con él.


También os veo mucho en la tradición de los grupos de los 80, en especial el primer lustro. ¿Es ésa la música que más os ha marcado?

– Pues me sorprende esa apreciación, porque no creo que Maga suene concretamente a ninguna época en concreto. De hecho, en estos tiempos de tanta saturación revivalista eso es algo que nos enorgullece. Somos muy eclécticos en cuanto a gustos y nos encantan grupos de todas las épocas y, si me apuras, estilos.


Lo que no sospechaba en vosotros era que os gustase el rock latino. ¿O es Andrea Echeverri una excepción?

– La verdad es que no somos muy seguidores de la música latina, pero sí es cierto que, desde que conocemos a Aterciopelados, siempre nos ha encantado la voz de Andrea, por eso nos pusimos como reto conseguir que cantara en nuestro disco, y ahí la tenemos.


Florent sí que os toca más de cerca. ¿Cambian mucho las canciones con la intervención de invitados?

– Precisamente “Pasó el cometa” es la canción que más se ha visto afectada con la colaboración. Teníamos ciertas dudas con respecto al aire final de esa canción, y la intervención de Florent fue determinante para imprimir una nueva dimensión a la canción y aclararnos las ideas.


¿Alguna anécdota que nos podáis contar de estos años de aventura musical?

– La más reciente que se me ocurre está relacionada con el video clip de “Pasó el cometa”. Lo grabamos a finales de abril en Segovia. Nos dijeron que grabaríamos algunos planos por la noche en un bosque. Nos presentamos allí con ropa primaveral y resultó que tuvimos que pasar dos noches hasta al amanecer en medio de un gélido bosque a 1º de temperatura. Somos de Sevilla y aquí los días más crudos de invierno llegamos a 5º. Imagínate, nos queríamos morir. Era un espectáculo vernos a los tres temblando de frío.


Por último, ¿qué objetivos os quedan por cumplir?

– El objetivo fundamental sigue siendo seguir disfrutando de esto y creernos lo que hacemos. Hasta ahora ésa ha sido la clave de que el grupo tenga ya casi seis años y cinco trabajos discográficos a la espalda.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *