LUNA

Luna, paladares exquisitos

 

            Guitarras que suenan rugiendo. El tipo que está a tu lado en la barra del bar murmulla con la boca medio cerrada: “No sé lo que estás diciendo…pero, de cualquier manera, me da igual”. ¿Es éste el lugar? Estás viviendo a base de una dieta de cigarrillos medio secos y cerveza calentorra, y puede que hoy no estés en la misma franja horaria en la que estabas ayer. Bienvenido a “Chinatown”, el corte principal de Penthouse, el nuevo álbum de Luna.

 

            Dean Wareham también lleva escondida en la manga una considerable cantidad de ingenio. En el delicioso “Lost In Space”, Luna combinan el humor negro con el doloroso arrepentimiento por más de mil resacas. La frágil melodía suena como campanadas cuando él nos asegura que nos merecemos que “nos acorten la condena…por buen comportamiento”.

 

            Luna se mueven en otro universo. Tomemos como ejemplo “Moon Palace”, una canción que mezcla referencias culturales no demasiado populares (el espía caído Christopher Boyce, el guiño a la novela de Paul Auster o el solo de Tom Verlaine) o “Rythm King”, una canción transgresora que se eleva como un oración para que la muerte de Nixon sea continua y eterna.

 

            Los temas e ideas para las canciones de Luna se pueden encontrar, cualquier día de estos, en los bolsillos de Dean Wareham. Las va anotando en los envoltorios de las chocolatinas o en las cajas de cerillas. A menudo no completa una canción hasta que no le toca hacer la colada, cuando obligatoriamente tiene que ir recopilando todas las anotaciones sueltas.

 

            Por eso se aprecia un regalo adicional de su Penthouse como “Bonnie & Clyde”, cantado en francés por Wareham y Laetitia Sadier, de Stereolab. La versión original estaba interpretada por Brigitte Bardot y el mítico Serge Gainsbourg. Y en “Hedgehog”, con el volumen de las guitarras por encima de lo habitual en sus sedosas texturas, llega la frase para la posteridad: “No es divertido leer galletitas de la suerte para ti solo”. Claro que no, Dean.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *