LUCINDA WILLIAMS LIVE

Lucinda Williams en concierto 

 

 

 

Se va convirtiendo en habitual, así que Lucinda Williams se ha sumado a las giras en acústico que últimamente recorren nuestra geografía. En su caso, se anunciaba como una colaboración con Doug Pettibone, multiinstrumentista que ha colaborado con gente como Marianne Faithful, Jewel, Norah Jones, Tracy Chapman, Lisa Marie Presley, Mark Knopfler, Keith Richards, Steve Earle, Elvis Costello, Joan Baez, Mark Knopfler, Michelle Shocked o Vic Chesnutt. Él era la persona indicada, ya que, además, ha sido fiel escudero de Williams durante ocho años.  

 

 

Lo extraño, sin embargo, es que comparezca añadiendo un bajista, David Sutton. Lo lógico, si se debe a motivos económicos, es que solo fueran dos en escena, ya que con un poco más podrían haberle sumado un baterista y ya tendríamos el deseado concierto eléctrico. Máxime teniendo en cuenta que Lucinda solo había estado una vez en España y que esta era su primera gira con varias fechas.

 

 

Como era previsible en estas condiciones, su actuación empezó en acústico, poco a poco, como dejando caer para ser degustadas con calma esas canciones cercanas a la música americana de raíz que pueblan su discografía y que aparentemente le salen sin dificultad. Y acústicas -o para ser interpretadas así- tiene unas cuantas.

 

 

Las sorpresas no tardaron en llegar con dos canciones nuevas de un álbum que aseguró se editará a la vuelta del verano: “Something Wicked this Way Comes” y “I Look at the World”, esta última con la sombra de Roy Orbison bien presente. Aunque aseguró que “I Lost It” también lo era, lo cierto es que este tema muy Creedence se puede encontrar en su álbum más conocido, Car Wheels on a Gravel Road. Tal vez se refería a que se trataba de una nueva versión en la que Doug Pettibone parecía el mismo J.J. Cale.

 

 

 

 

Con la versión de “Hard Time Killing Floor Blues”, de Skip James, el trío se electrificó sonando apabullante. Si hasta entonces la presencia del bajista solo añadía sonido de fondo probablemente innecesario, a partir de ese momento ya se entendía algo más su contribución. A “Joy”, posiblemente lo mejor de la noche, con la mención de Lucinda a la versión de Bettye Lavette, le siguió “Honey Bee”, y ahí remataba el concierto.

 

 

Para abrir el bis, Lucinda eligió “West”, una canción menos habitual en su repertorio y que dedicó a su madre, incluida a última hora a petición de alguien desde las primeras filas. Tras dos tiempos medios, “Blessed” y “Ventura”, llegó el cierre en todo lo alto con “Get Right with God”.

 

 

Se agradece que improvise el repertorio sobre la marcha, aunque eso dejó fuera versiones de Bob Dylan y Nick Drake que estaba haciendo en esta gira o lo más reconocible de su repertorio, como, precisamente, “Car Wheels on a Gravel Road”, acortando la duración de su actuación con relación a otros lugares. De todas formas, quedaba así saldada una cuenta pendiente desde hace tiempo con alguien con más de tres décadas en el mundo la música, aunque fuese en estas ‘singulares’ circunstancias.

 (Sala Capitol, Santiago. 11-6-2013. Promotor: Sweet Nocturna. Ciclo: Galicia Importa. Público: 450 espectadores)

 

 

Ver más fotos aquí

 

{youtube}L4feN1cIumE{/youtube}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *