LOVING

Loving

Jeff Nichols (Vértigo)

 

Acostumbrados a la explosión de sentimientos habitual de Hollywood al contar historias de esas más grandes que la vida, pudiera parecer que Loving carece de fuerza o de intensidad dramática. Siendo la antítesis de todo lo anterior, alejándose de los tópicos habituales (especialmente en el juicio final), lo cierto es que esta película busca probablemente llegar al mismo lugar a través de la sutileza, la sobriedad y la contención. Frente al activismo militante, el film opta por una resistencia serena.

 

Esa fue la actitud, incluso sin ser conscientes, del matrimonio interracial que a finales de los 50 sufrió el encarcelamiento y el exilio por su boda cuando una ley en algunos Estados norteamericanos lo impedía. Aunque podría parecer que se distancia  a priori de otras películas de su director como Mud o Take Shelter, lo cierto en que todas aparecen personajes acorralados por una situación que los supera y a la que deben sobreponerse arriesgando todo lo que tienen.

 

Filmada con una elegancia clásica, no evita que afloren la ira y la frustración, pero siempre soterrados, sin efectismos ni discursos, manteniendo, eso sí, su intensidad visual y narrativa habitual. Siempre humildes, dignos, la actitud de la pareja pasa por la fuerza interior de una excelente Ruth Negga y la sobriedad de Joel Edgerton. Preguntando si quiere decirle algo al Tribunal Supremo, resume toda su motivación en una única y escueta frase: “Que quiero a mi esposa”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *