Lost on the River: The New Basement Tapes

Lost on the River: The New Basement Tapes (Harvest)

Lost on the River - The New Basement Tapes

Se supone que el momento de edición de este álbum estaba pensado de antemano para hacerlo coincidir con la publicación oficial, 47 años después, de The Basement Tapes. Si lo entendemos como un complemento al mismo, perfecto. Como un disco colaborativo entre varias luminarias del rock de hoy, también. Pero no como parte del proyecto, y mucho menos como una colección de canciones a comparar. No, no van por ahí los tiros.

Pongámonos en antecedentes: el editor de Dylan se pone en contacto con T Bone Burnett (excelente criterio; difícil pensar en alguien mejor) para poner música a unos textos de Bob Dylan hallados que datan de la época de las Cintas del sótano. Este selecciona a varios músicos que se avienen a colaborar en el proyecto y a quienes uno imagina que se sintieron como si les hubiese tocado la lotería: Elvis Costello, Jim James (My Morning Jacket), Taylor Goldsmith (Dawes), Marcus Mumford (Mumford and Sons) y Rhiannon Giddens (Carolina Chocolate Drops).

A imagen y semejanza de cómo Wilco y Billy Bragg encararon un proyecto similar en los dos volúmenes de Mermaid Avenue (textos de Woody Guthrie que les pasó su hija Nora para que les pusieran música), cada uno de ellos compuso la música para alguna de estas canciones. Se juntaron una semana y grabaron cerca de 50 temas, que dejaron finalmente en 20, en los que quien había escrito la música llevaba la voz cantante y los demás contribuían con sugerencias y arreglos.

Hay variedad en el resultado, pero no dispersión. Resumiendo, Jim James parece estar en continuo estado de gracia (uno llega a pensar que le podían haber dejado el proyecto entero), Elvis Costello va de lo más eléctrico a la balada más clásica, Taylor Goldsmith acerca sus temas al sonido de Dawes, Marcus Mumford lucha por no quedar en evidencia entre tanto talento y Rhiannon Giddens se revela aquí como la sorpresa al ser quien menos proyección tenía hasta ahora. Lo dicho: tomado como un complemento, es un dignísimo acompañamiento a las Cintas originales. Que sea el momento idóneo para su edición ya es otra cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *