LOS NEGATIVOS

 Los Negativos, reivindicando el pasado

los negativos

 

         Aquí llega, casi 20 años después de su edición, la recuperación en formato digital de Piknik Caleidoscópico, el primer disco de Los Negativos, una banda que casi se encontró tan fuera de lugar en su momento como ahora, aunque con una pequeña diferencia: no ha dejado de reivindicarse su legado durante este tiempo y casi se podría decir que, al menos ahora, se comprende su sonido espejo de los 60 y los últimos 70.

 

¿A quién se le ocurrió la idea de recuperación del disco?

– Muchas discográficas querían reeditarlo y mucha gente nos daba la brasa continuamente. Hubo innumerables e infinitos intentos. Al final, nos pusimos manos a la obra para controlar nosotros mismos la calidad de la reedición, así que supongo que hay que darle las gracias a todos los que nos presionaron, porque somos muy vagos.

 

Hasta ahora vuestros discos cambiaban de mano en mano por una respetable cantidad. Quién lo hubiera dicho cuando los editasteis, ¿no?

– Te aseguro que, de haberlo sabido, nos habríamos quedado unas cuantas copias.

 

¿Sabíais que la versión que circulaba hasta ahora en Internet era una pasada directamente del vinilo, con el sonido de huevo frito de fondo y saltos?

– Mucha gente sólo conocía el disco con saltos y un inquietante sonido a frito de fondo. Alguno pensaba que era un efecto psicodélico hipnótico.

 

¿Qué os parece la reedición tal y como se ha publicado?

– Nos hemos encargado personalmente de la remasterización, del diseño y de las pistas de video, y la discográfica nos ha respetado hasta el más pequeño detalle, como el tipo de papel.

 

¿Qué aportan, a vuestro entender, los extras?

– En primer lugar, para nosotros la maqueta fue, cuando menos, clave, por su difusión. El diseño ilustra cada canción, dándole una nueva vuelta de tuerca. Y las pistas de video son muy importantes para dejar constancia que nuestra música trascendía a nuestra vida privada.

 

¿Qué es lo mejor y lo peor que recordáis de aquella época como Los Negativos?

– Nos recorrimos en dos años toda la Península en más de doscientas actuaciones, lo que nos ha dejado un legado de amistades impagables. Lo peor, comprobar que en los 80 tener a los Love, Brian Wilson o los Seeds como referencia era una losa de cara a los periodistas musicales, no como ahora, que es moderno y culto. ¡Qué pesados!

 

¿Os sentíais un tanto fuera de época en su momento? ¿Se entendió vuestra propuesta entonces? ¿Había algún coetáneo con el que os identificaseis?

– Estábamos fuera de época en los 80 y estamos fuera de época ahora con la reedición, porque somos un grupo de los 80, pero no deja de ser gracioso que se entienda la obra 19 años después. Los Negativos estuvimos implicados en el movimiento garage / psicodélico de mediados de la década con grupos como Sex Museum, sin ir mas lejos.

 

Lo vuestro tenía mucho de la escena de los 60 anglosajona, pero también se recuperaba el sonido de algunas bandas españolas de los 60, ¿no?

– Sí, pero también bebíamos del espíritu punk de grupos como Stranglers, The Dammed, The Jam…

 

¿Os habéis sentido reivindicados con los años? ¿Habéis visto la influencia vuestra en algún grupo?

– El disco, tanto para destacar sus cosas buenas como malas, que también las tiene, es tratado con mucho respeto. Dos años después de editar Piknik Caleidoscópico ya había bandas en las que descubríamos nuestras influencias.

 

Si habéis seguido lo que se ha hecho por aquí en estos 20 años, ¿qué ha sido lo que más os ha interesado?

– Nos han interesado multitud de cosas. Por ejemplo, Hostal Pimodán, de Lori Meyers, que es lo último que nos ha gustado.

 

¿Qué fue de cada uno de los componentes del grupo? ¿Hay alguna intención de volver a hacer un concierto o gira?

– Pues nos dedicamos unos al diseño gráfico y otros a la promoción de conciertos, la pintura y el estudio de lenguas muertas. Por ahora, nuestras vidas necesitan tiempo.

 

Y la recuperación de vuestro 18° sábado amarillo, ¿para cuándo?

         – De momento trabajamos en la remasterización de material inédito grabado entre el disco Piknik Caleidoscópico y el disco 18° sábado amarillo. Después ya veremos.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *