LOS LOBOS

Los Lobos, raíces y mucho más

   

The Ride, el nuevo disco de una de las grandes bandas del rock americano, Los Lobos, los trae en plena forma, rodeados de amigos como Elvis Costello, Rubén Blades, Mavis Staples, Richard Thompson, Bobby Womack, Tom Waits o Café Tacuba, aunque casi ni los necesitaban. 

“Estamos todos muy orgullosos de nuestro nuevo disco,” afirma Louie Pérez, uno de los componentes de Los Lobos. “Refleja nuestra evolución como músicos que llevamos tocando mucho tiempo y que hemos trabajado duro para absorber un montón de estilos y de ideas durante un largo y estimulante viaje musical. Además, nos lo pasamos en grande haciendo música con nuestros amigos.” 

El título, según afirman, intenta recoger el viaje y las aventuras que han pasado desde que comenzaron hace 30 años. “Ha sido un viaje increíble,” asegura el cantante y guitarrista David Hidalgo. “Y cada vez es mejor.” 

Seguro que sí. Desde su aparición en Los Angeles, el grupo compuesto por David Hidalgo, Louie Pérez, César Rosas y Conrad Lozano, junto con Steve Berlin -que se unió a ellos en 1983-, Los Lobos han pasado de ser un grupo de pequeños escenarios a ser aclamados en medio mundo en la época de “La Bamba”, para convertirse en los máximos representantes de “la música de raíces y mucho más”, como les gusta definirse. 

The Ride ha sido un reto por varios motivos. Los Lobos se han producido a sí mismos por primera vez. “Lo hicimos de una forma muy relajada, sin prisas. Algunos de nuestros amigos se pasaron por mi estudio casero,” dice el cantante y guitarrista César Rosas. “En otras ocasiones enviamos las cintas por correo. Así que hicimos las canciones cara a cara o por correspondencia.” 

“Estamos muy excitados con este nuevo disco,” dice el teclista y saxofonista Steve Berlin. “No hay trucos, no hay distracciones. Sólo se trata de música auténtica. Para nuestro disco número 13 todo fue como sentarse en el comedor con buenos amigos haciendo canciones sólo por el placer de hacerlas.” 

“Trabajar con esta gente fue algo extraordinario, especialmente con Bobby Womack,” explica el bajista Conrad Lozano. “Cuando nos juntamos en el estudio no tardó mucho en convertirse en uno de nosotros.” 

Sin embargo, para César Rosas hay otro momento que prefiere recordar. “Lo que más me ha gustado fue la contribución de Rubén Blades. Es un músico extraordinario y fue increíble trabajar con él.” 

Tom Waits, por su parte, utilizó una de las cintas que recibió de Los Lobos por correo como la base para la canción en la que interviene, una aventura musical salvaje y estridente, como era de esperar. “Se titula “Kitate”, como diciendo ‘aléjate de mí’, pero Tom Waits lo deletreó mal a propósito. Al final, la canción no es ni en inglés, ni en español, sino su propia versión híbrida de spanglish con una mezcla similar de estilos, incluyendo ska, mariachi y ritmos de Nueva Orleans que sólo se pueden describir como algo único.” 

Grabado en buena parte en Los Angeles, The Ride revela una amplia versatilidad. Los Lobos colaboran en este nuevo disco con el salsero panameño Rubén Blades, leyenda de la música, actor cotizado y político en su país natal, en “Ya Se Va”. También participa Bobby Womack, clásico del soul, en “Wicked Rain / Across 110th Street”, una buena muestra de la conjunción conseguida entre ellos. 

Mavis Staples, otra de las grandes del soul de todos los tiempos al frente de Staples Singers, pone su gran voz a “Someday”. Café Tacuba hacen una canción surreal y de un misterio casi humorístico en “La Venganza de Los Pelados”. Mientras, Elvis Costello, grabó su parte de “Matter Of Time” en una iglesia de Oslo, en Noruega, y luego la banda la acabó en su estudio. 

“Nos lo hemos pasado muy bien haciendo este disco. Creo que nos representa muy bien, a nosotros y nuestro viaje musical,” concluye, a modo de resumen, Louie Pérez.

Xavier Valiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *